27 de enero de 2013

Casi una novela (Megan Maxwell)

Datos técnicos
Título: Casi una novela
Autor. Megan Maxwell
Editorial: Versátil
Primera edición: Enero de 2.013

Sinopsis
Rebeca ha vivido una vida solitaria desde que sufrió un último desengaño. 
La irrupción de Pizza, una encantadora perrita que se encuentra sola y abandonada, dará un giro a su vida inesperado. 
Pizza, una cazadora de piel y una niña encantadora, se encargarán de que el destino de Rebeca cambie radicalmente. 
Cuando conozca al sexy y archiconocido piloto de moto GP Paul Stone perderá el miedo a vivir que le impedía tomar las riendas de su vida.


Autor
Megan Maxwell, nacida en Nuremberg, hija de española y norteamericano, es el seudónimo bajo el que escribe Carmen, una romántica empedernida nacida en Alemania, pero criada por su madre y su familia en Madrid.
Durante años trabajó como secretaria, hasta que, por causas del destino, un buen día decidió escribir novelas románticas, destacando entre ellas, además de la que nos ocupa, que obtuvo el Premio Dama 2010 y el Premio Rosa de Romántica's del mismo año,  Te lo dije Deseo concedidoNiyomismalosé, Te esperaré toda mi vidaLas ranas también se enamoran (Premio Dama 2.011 y Colmillo de Oro 2.011), Fue un beso tontoOlvidé olvidarte, Y a ti que te importa, Desde donde se domine la llanura, Los príncipes azules también destiñen, Pídeme lo que quieras y Llámame bombón (que he comprado hoy en preventa y podré leer a partir del día 4 del mes que viene; creo que es esa fecha, pero tampoco estoy muy segura).


Argumento
Rebeca Rojo, una abogada que vive con Pizza, una perrita que encontró cuatro años antes abandonada en una cajita, comprando los regalos navideños tiene una "discusión" por una cazadora con un hombre muy atractivo.
Unos días después, cuando va a esperar a su hermano Kevin a la estación de Atocha, una niña se pone a jugar con su perra Pizza; cuál no será su sorpresa cuando se de cuenta de que la niña va acompañada del "hombre de la cazadora".
Rebeca no tiene ni idea de quién es Paul Stone, famosísimo piloto de moto GP, pero ambos sienten una profunda atracción.
¿Conseguirá Rebeca volver a confiar? ¿Y triunfar en su trabajo aunque sea mujer y su jefe sea, además de un machista redomado, una mala persona?.

  • Eres joven, tesoro mío —continuó—. Tienes veintitrés años. Eres linda, educada, tienes una casa bonita. ¿Pero qué más tienes? —La cara de Rebeca se transformaba por segundos, pero la toledana prosiguió—: Sé que no te gusta que me meta en tu vida. Y sabes que no me meto —se mofó—. Pero ya hace tiempo que pasó lo de Félix y creo que ya es hora de que encuentres a alguien que te quiera como tú te mereces. Sabes que eres como mi hija, que por ti haría cualquier cosa. Por ello, y a riesgo de que me mandes a paseo, como haces algunas veces, me permito decirte que no todos los hombres son iguales. Los hay buenos y malos, mejores y peores, guapos y feos, ¡pero hay que conocerlos!
  • Pero a Rebeca le quedaba por comprar algo para su hermano. De pronto vio en el escaparate de una tienda una cazadora de cuero marrón. ¡Eso le gustaría! Fue decidida a comprarla, pero justamente el hombre que entró antes que ellas en la tienda, también buscaba lo mismo.  
    Vaya por Dios, pensó Rebeca. S
    olo quedaba esa. Hasta la semana siguiente no recibirían más. Rebeca, dispuesta a llevarse la cazadora, miró al hombre que se disponía a probársela y, sorprendiéndose a sí misma, dijo: 
    —No creo que sea su talla, ni su estilo. 
    El hombre se dio la vuelta para mirarla. No sabía si hablaban con él y, cuando vio a aquella joven, la miró  extrañado y preguntó con una sonrisa: 
    —¿Por qué cree que no me va? 
    Ainsss, madre... ¡Qué digo... qué digo!, pensó con rapidez. 
    —Creo... creo que ese color no va con el tono de su piel. Además, esa talla es pequeña para usted. Se ve a la legua. 
    El desconocido, tras cruzar una mirada con Ángela, que se había quedado sin palabras, se dio la vuelta, se miró en el espejo y se la probó. En ese momento Rebeca se fijó en él. Era un hombre muy atractivo, y por su acento al hablar, se adivinaba que no era español. Parecía americano. Treinta y pocos años, más alto que ella, con buen porte, e iba impecablemente vestido con un traje de Armani. Sin poder dejar de observarle, se fijó en su oscuro pelo y en sus inquietantes ojos, que la traspasaban a través del espejo.
  • Mira, Rebeca, te confesaré algo. En este último año, aunque tú no lo supieras, te he estado observando. Sé la cantidad exacta de veces que Richard te ha pedido ayuda, y tú le has ayudado desinteresadamente. Tengo buenos informadores. —La miró sonriendo—. Tampoco creas que no he notado el poco interés que Cavanillas ha mostrado hacia tu trabajo por tu condición de ser del sexo femenino. En la reunión dije que Cavanillas consideraba a Richard un número uno, pero creo que ese calificativo te corresponde a ti. Solo quiero, y necesito, que respondas como hasta ahora. La única diferencia que habrá entre antes y ahora es un ascenso en tu carrera. La oferta que te estoy haciendo es interesante para ti y tu futuro, y no creo que seas tonta y vayas a desaprovechar esta oportunidad.
Opinión personal
Siempre me ha sorprendido lo prolífica que es Megan Maxwell; creo que no conozco a nadie que escriba tanto como lo hace ella.
Después de leerme el prólogo empiezo a entender un poco, aunque no mucho, que se puedan publicar varias obras al año.
Esto no es una crítica, es algo que me pregunto algunas veces, porque yo estoy más que encantada de ser una "guerrera" y una "maxwellita", y de tener siempre pendiente algo suyo para leer, porque sé que acertaré.
Esta novela, según nos cuenta la propia Megan, es la primera que escribió. El título, como ella dice, también tiene historia: cuando la visitaban sus amigos o familiares y le preguntaban que qué eran los folios que había por el medio, ella contestaba Casi una novela.
Ha querido mantener el título, aunque ha cambiado el nombre al personaje principal, que se llamaba Megan, y de ahí tomó ella su seudónimo.
Para mí no se nota que sea una opera prima, aunque sí he percibido la evolución de la autora. Cuando el otro día eliott me vio leyéndolo, me dijo: "¡Pero si es Megan!, ¿Por qué no te ríes como siempre?. Pues porque es Megan haciendo romántica, no haciendo chick-lit.".
Ambientada en Madrid, la novela está estructurada en un prólogo, 48 capítulos y un epílogo.
Escrito en tercera persona, con un narrador omnisciente, siguiendo un orden cronológico lineal, con un estilo fresco y desenfadado, con unos diálogos chispeantes, su trama está muy bien trabada, con una intriga (sí, como lo leéis, Megan también es capaz de mantenernos en tensión dándole suspense a sus historias) latente durante toda la lectura. El ritmo es muy ágil, gracias a la forma de escribir de Megan, muy ameno.
Como todas sus novelas, está protagonizado por una mujer fuerte, Rebeca, que no solamente ha sufrido y está sufriendo lo suyo en su vida privada (sin padres, con una hermana viviendo en Estados Unidos y un hermano "nómada), también en su vida laboral, con un jefe directo, Cavanillas, que le hace la vida imposible por el mero hecho de ser mujer.
Pero ninguna de las otras mujeres tiene nada que envidiarle: Ángela, su asistenta, que es como una madre para ella; Lorena, la hija de Paul, que me ha recordado muchísimo a mi sobrina porque son de la misma edad;  Tina, la abuela de Lorena, la suegra que todas quisiéramos tener (creo que de éstas quedan pocas); y Carla, la que tiene la historia más dura de todos los que aparecen en Casi una novela, que es con la que más me he identificado.
Los masculinos también muy bien perfilados,  y como en todas las obras que he leído anteriormente, son hombres que sufren, lo demuestran y no se avergüenzan de ello. De entre todos me quedo con Samuel, es el que me ha parecido más cercano; Paul me ha gustado menos, pero no porque no sea bueno, que lo es, aunque no puedo explicaros el motivo, porque ni yo misma lo entiendo.
Los espacios y ambientes perfectamente descritos, principalmente el mundo de las motos (del que he de confesaros que no tengo ni idea; soy más de fútbol, que le vamos a hacer, o de balonmano; ahora, mientras escribo, están subiendo los integrantes de la selección española a recoger su medalla de oro de campeones del mundo; sí, ya sé que esto no procede, pero me apetece contároslo para que no se nos olvide nunca). Y el mundo laboral y lo difícil que es para una mujer llegar a un puesto de responsabilidad cuando tienes a tu lado a un inepto que se está arrogando tus méritos.
Aquí vemos por primera vez los esquemas que han llevado a Megan a lo más alto: encuentros y desencuentros entre los protagonistas, amiga/hermana confidente, persona mayor y niña haciendo de "celestinas", "chico" extranjero y con dinero; lo único que no es similar es que en este caso no vive en un barrio obrero.
Lo mejor de la novela, como siempre, los diálogos interiores de sus personajes, los encuentros y desencuentros de los protagonistas y las "celestinas" (vamos, las que ayudan a que chico/chica se junten, o, por lo menos, lo intentan).
El desenlace, con unos giros argumentales, llevan a un final inesperado en cuanto a la intriga se refiere.
Como siempre digo, los libros de Megan no son solamente ideales para leer en verano, sirven para cualquier momento, porque con sus historias desconectas completamente y pasarás unos momentos entretenidos o te echarás unas lagrimitas, según proceda.


Valoración: 8

Leído el 25 de Enero de 2.013






Montse Martín 

24 comentarios:

  1. Coincido contigo en que los libros de Maxwell son para pasar un muy buen rato. Me gustaría leer esta novela, me ha gustado lo que cuentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, albanta!
      Exactamente, para entretenernos, que es lo máximo que podemos pedirle a un libro.
      Besindios.

      Eliminar
  2. Me ha quedado muy claro qué tipo de novela es. Que pueda escribir tanto es un poco inquietante y hace desconfiar pero gusta mucho así que... Me lo apunto para cuando necesite ese tipo de lectura.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Norah!
      Es un poco "anómalo" lo de publicar tanto. Pero si sucede, como en este caso, que son obras que ya estaban escritas con anterioridad, se entiende mejor.
      Besindios.

      Eliminar
  3. No conocía a la autora pero has despertado mi curiosidad. Me gustan ese tipo de lecturas que te sacan una sonrisa y se hacen amenas, me recuerda un poco a los libros de Marian Keyes que tanto me gustan. Sobre todo por sus protagonistas femeninas tan actuales con las que cualquiera se puede sentir identificada.
    ¡Mil gracias Montse!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, L.I.M.!
      Marian Keyes son palabras mayores, por lo menos para mí, aunque Megan no le anda a la zaga. Pero la Keyes, en sus últimas novelas, está muchísimo más sería y toca temas muy duros, que más que hacernos reír, nos hacen llorar, pero no de emoción, de rabia y de impotencia.
      Mil gracias a ti, siempre.
      Besindios.

      Eliminar
  4. No he leído nada de esta autora. No me atraen mucho los argumentos de sus novelas, como es este caso.
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen!
      Austen no es, obviamente. Entiendo que a ti este tipo de literatura no te guste, aunque es ideal para pasar unas horas muy entretenidas.
      Besindios.

      Eliminar
  5. Yo conozco a Megan, claro, y no tengo perdón porque no me estrené con ella aún y ahora no tengo claro cual sería el mejor primer título para un género que me es desconocido.
    ¿Alguna idea?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mientras!
      Tú lo has dicho y yo lo ratifico: no tienes perdón.
      Sabiendo que hay muchas cosas que te provocan "caries", yo empezaría por "Las ranas también se enamoran", que es el mejor de los que yo he leído.
      Espero ver pronto una reseña en tu blog, arggggg.
      Besindios.

      Eliminar
  6. No he leído aún nada de esta autora porque reconozco que el género no me llama mucho la atención. Como creo que siempre hay que dar al menos una oportunidad para juzgar con conocimiento de causa me anoto este título que quizá me llama más que otros.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jara!
      Si este género no te llama la atención, no puedo hacer nada :((( Pero prueba con Megan haciendo chick-lit, como en "Las ranas también se enamoran". Te garantizo las carcajadas.
      Besindios.

      Eliminar
  7. Me alegra mucho saber que la novela te gustó y lo pasaste bien con ella. Mil gracias por la reseña y mil besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Megan!
      Muchas gracias a ti por pasarte por aquí y, principalmente, por escribir.
      Besindios.

      Eliminar
  8. Aún no me he estrenado con esta autora, pero no creo que tarde ;-),jeje
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Zeno!
      Pues deberías hacerlo, porque tienes las carcajadas aseguradas.
      Besos.

      Eliminar
  9. Algún día me animare con ella porque no descarto este tipo de novelas entre mis lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Fesaro!
      Te pasarás un buen rato, aunque es más lectura para "chicas".
      Besindios.

      Eliminar
  10. Estoy de acuerdo contigo Montse, "las ranas también se enamoran" me encantó! Voy a empezar hoy mismo con éste último. No sé qué ha hecho Megan conmigo, pero en este mes he leído todo! Impaciente por leer el "Llámame bombón" y la segunda parte de "Pídeme lo que quieras". Gracias por tu sinopsis!
    como diría una guerrera-Maxwell.... SLAINTE!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Eva!
      Para mí "Las ranas también se enamoran" es el mejor de todos los que he leído, porque fue el que más emociones despertó.
      Después, "Te esperaré toda la vida". Los demás me han gustado mucho, pero no tanto como esos dos.
      A mí me quedan unos cuantos, porque Megan es para hacer un descanso entre obras.
      Gracias a ti, siempre.
      Besindios.

      Eliminar
  11. Me encanta el Chick-Lit y todavía no he leído nada de Megan :( La verdad que tengo pendiente 'Las ranas también se enamoran', pero ya sabes que se van colando y colando y al final nunca llego a ponerme con él. Tengo en cuenta tu recomendación :) Cuando lea a Megan te comento.
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María!
      "Los príncipes..." es la mejor novela de Megan para mi gusto. Y, después, "Te esperaré toda la vida".
      Haz un huequito, porque se leen del tirón y sirven para descansar la cabeza y echarte unas risas.
      Veré tu reseña y comentaremos juntas, ¿te parece?
      Besindios.

      Eliminar
  12. Me encanta tu blog, lástima que no tenga mucho tiempo para meterme. La verdad, cada vez que acabe un libro, consultaré aquí, pues es mucho mejor que por otros medios, y así mantengo contacto contigo. Muchas gracias Montse. !Muchos Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, guapísima!
      Que alegría me da verte aquí.
      Dile a tu marido que te regale un iPad y así me sigues desde la cama
      Muchas gracias a ti, siempre.
      Besos a cienes.

      Eliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.