11 de abril de 2013

Detrás del cristal (Mayte Esteban)

Datos técnicos
Título: Detrás del cristal
Autor: Mayte Esteban
Editorial: Autoeditado
Primera edición: Marzo de 2.013

Sinopsis
Andrés Gálvez, un joven ejecutivo, lleva meses preparando unas vacaciones con su novia en el Caribe para escapar de los compromisos de la Navidad, sin sospechar que su vida está a punto de trastocarse por completo.
La situación económica de Ana Iriarte es límite. Ha buscado con quién dejar a su bebé esa noche para acudir a un trabajo eventual, pero ni su única amiga, Raquel, puede ofrecerle ayuda pues también tiene un grave problema: pasa por un mal momento con su marido como consecuencia de los e-mails que está recibiendo de un desconocido.
La desesperación empuja a Ana a hacer una locura que, esta vez, puede costarle muy cara.
Ana ha aprendido a sobrevivir sola pero esta vez, cuando su vida se tuerza y su camino se cruce con el de Andrés, ¿se atreverá a vivir?


Autor
Mayte Esteban, nació en Guadalajara, aunque reside actualmente en Segovia. 
Se licenció en Geografía e Historia por la Universidad de Alcalá de Henares y escribe desde que era muy joven, aunque no fue hasta hace unos años cuando empezó a mostrar sus escritos. 
Es autora de cuatro novelas, La arena del reloj (.2011), Su chico de alquiler (2.011), El medallón de la magia (2.012) y Detrás del cristal (2.013). Todas ellas están en Amazon y con todas ha alcanzado el número uno de sus respectivas categorías. 
Detrás del cristal, la más reciente, además se ha situado entre las tres novelas más vendidas de Amazon España.
Ha ganado dos premios en concursos de narraciones breves con los relatos La vida en papel (2.008), una historia sobre sueños rotos y El reflejo (2.009), ambientado en el Madrid del XVII es la historia inventada del cuadro de Velázquez, La Venus del espejo
En la actualidad administra un blog, El espejo de la entrada.
Gracias a Mayte por haberme facilitado su biografía, porque hacer un corta y pega de la que viene en su blog no me parecía bien.


Argumento
Andrés, director de ventas de una empresa de cosmética, prepara unas vacaciones al Caribe con su novia, Irene, con la que mantiene una relación desde hace cuatro años.
Ana es una madre soltera, con un bebé de diez meses, que está a punto de ser desahuciada de su piso. Para poder seguir pagando el alquiler, necesita trabajar, pero no tiene con quién dejar al niño.
Decide dejárselo a su padre, que no lo ha visto nunca, pero cuando va a su casa no encuentra a nadie, y  se arriesga a dejarlo en la puerta del vecino de enfrente, Andrés, con una nota en la que le pide que lo cuide y que volverá a buscarlo.
Así comienza una historia de encuentros y desencuentros, de amistad, de amor y, sobre todo, de lucha: es difícil levantarse cada vez que la vida nos pone una zancadilla, pero Ana nos demuestra, con su arrojo, que es posible hacerlo una, diez, cien y mil veces, y un millón si es necesario.


  • Ya no era el mismo hombre del que se enamoró, había cambiado los detalles, las sonrisas, los besos apasionados y las caricias por indiferencia en el mejor de los casos.
  • Andrés tenía veintinueve años... Acudía cada mañana a la oficina de la empresa de artículos de cosmética, en la que dirigía el departamento de ventas, enfundado en su traje de chaqueta y no se quitaba la corbata ni en los días de más calor del sofocante verano de Madrid.
  • A pesar de todo, de la escasa coordinación de los elementos y de los rastros de moho de las paredes, Ana luchaba por mantener cierta sensación de hogar. Una manta en el sofá y unos juguetes de niño ponían la nota de color al desolador ambiente. A ellos se sumaban las risas de Pablo, el bebé de Ana, un gato callejero y los dibujos que ella iba haciendo en sus escasos ratos libres que, colgados con chinchetas de colores, hacían la función de cuadros en las paredes agrietadas.

Opinión personal
Leo asiduamente el blog de esta autora, por lo que desde que anunció que había publicado nuevo libro, decidí que quería leerlo, a pesar de que el único que había leído suyo, El medallón de la magia, no me gustó, pero no porque no sea bueno, que lo es, simplemente porque no es mi estilo. 
Lo tenía en mente pero no podía seguir coleccionando libros que no daba abasto a leer, pero un día, Amazon, que es muy listo, me aconsejó que lo comprara. Y yo, que soy una supersticiosa de estudio, lo hice, porque pensé que eso debía ser una señal y que el libro, seguro, que me iba a encantar. Y así ha sido.
Vi a Mayte en el encuentro con Ken Follett, pero yo no sabía que ella era ella, porque Tatty, que fue la que nos presentó, dijo: "esta es Mayte, una amiga escritora". Y de ver a una persona en foto, a hacerlo en persona, media un abismo. Además, con los nervios, ni aunque me hubiesen presentado a Shemar Moore lo habría reconocido. Después me puse a darle vueltas y pensé que seguro que era ella. Cuando leí los agradecimientos y vi que el nombre de Tatty aparecía en ellos ya no me cupo ninguna duda. Pero, además, hoy Mayte me ha preguntado que si sabía que ella y yo nos habíamos conocido. Es una pena que ese día no hablásemos más, aunque espero tener la oportunidad de coincidir con ella algún día. Y que conste que mi relación con ella se limita a los dos besos delante del Ritz y a un mail hoy.
Hace unos días, Marta Querol, en su blog, hizo una entrada (que he estado buscando y no he encontrado, porque de esa manera la habría citado literalmente), en la que yo entendí que gracias a presentadores, futbolistas y resto de personajillos que no saben juntar más de dos letras y a las ganancias que las ventas de sus libros generaban, las editoriales podían apostar por nuevos valores y publicar a autores como ella. Pues bien: lo que es una pena es que autoras como ella y otras de su categoría no acaparen todas las estanterías de las librerías o de las grandes superficies. 
Pero es aún más sangrante que una escritora como Mayte Esteban se tenga que autopublicar y que mequetrefes que "no saben hacer la o con un canuto" vayan por no sé cuántas ediciones. Sé que soy una pesada, pero mientras este blog sea vuestro espacio y el mío, voy a seguir diciendo lo que pienso sobre el negocio editorial en este país (por cierto, ya no queda ninguna grande por vetarme, así que me viene dando más o menos lo mismo lo que opinen o dejen de opinar, algo que también me venía trayendo al pairo antes).
Y rizar el rizo es que por esta novela pagué menos de 1 euro y que las obras digitales cuesten alrededor de 10 ¿Se nos ha ido a todos la cabeza? Porque si la respuesta es no, nos falta bastante poco para que la perdamos totalmente.
Me ha costado mucho etiquetarla, porque para mí no es una obra romántica, aunque haya historias de amor y desamor, por lo que me he decidido por "narrativa española", que es un género más amplio, que puede abarcarlo todo.
Ambientada en Madrid durante un período de cuatro meses, la novela está estructurada en setenta capítulos, y tiene una portada preciosa, de las que entran por los ojos y te obligan a pararte a mirarla; además, con una frase de las que impactan: Está permitido equivocarse. Lo cobarde es no intentarlo.
Escrita en tercera persona, con un narrador omnisciente multiselectivo, siguiendo un orden cronológico lineal con algunas retrospectivas, la prosa de Mayte es bellísima, con un estilo muy cuidado y lleno de sentimientos, en el que hay un predominio de la descripción sobre los diálogos, pero a pesar de lo cual el ritmo fluye.
La trama, compuesta por la historia de varias personas, muy bien enlazada, como lo está por hilos invisibles la vida de los distintos protagonistas.
El ritmo es pausado, para que podamos deleitarnos con la forma de escribir de la autora, con un lenguaje lleno de sentimientos a flor de piel, que nos va enredando poco a poco hasta que termina envolviéndonos en la historia.
Los personajes están muy bien construidos y podemos identificarnos con casi todos ellos como si fueran personas con quienes nos relacionamos cada día, porque son todos muy reales. Para mí es casi una novela coral, aunque la historia se centre en la de los dos protagonistas principales, Ana y Andrés.
Andrés es un fanático del trabajo y un maniático del orden; pero detrás de ese autocontrol, se esconde un hombre con un corazón de oro, pero para eso hay que rascar un poquito. Ana es una madre soltera, con un bebé de diez meses, Pablo, a la que todo le ha ido mal en la vida; su familia no la aceptaba y su novio la dejó cuando descubrió que estaba embarazada. Raquel es amiga de Ana; casada con Paco desde hace tiempo, su relación no es tan idílica como quiere aparentar delante de sus allegados; está enganchada a internet y a las redes sociales. Pedro es amigo de Ana, Raquel y Paco, la persona que siempre está cuando más la necesitas. Es el personaje que más me ha gustado de la novela, junto con la madre de Andrés, una suegra por la que todas las mujeres mataríamos por tener en nuestra vida.
Los espacios y ambientes muy bien logrados, aunque me quedo, sin ninguna duda, con la casa de Andrés, por la que podemos pasear como si de la nuestra se tratase; también con todos los hechos que suceden allí (las situaciones que vive Andrés con Pablo son completamente surrealistas).
El desenlace es el esperado, pero poco antes de llegar a él, la autora, con un giro argumental soberbio, nos encoge el corazón.
Me ha gustado el guiño que la autora hace a algunos escritores que empezaron como ella y ya tienen libros en el mercado, pero no puedo decir lo mismo de la novela interactiva: soy generación -2.0 y he sido incapaz de interactuar (no sé si me estoy perdiendo algo importante o grande; en caso de que sea así, por favor, no dudéis en hacerme saber como se hace, que no soy más negada con la técnica porque es materialmente imposible. Lo único que he conseguido es llegar con el enlace a la página donde se venden los libros).
También la forma exquisita de tratar un tema desgraciadamente muy actual, como es el de la violencia de género, sin recrearse en él.
Con esta novela he sonreído, me he emocionado y he llorado. Como ya he mencionado, me da igual que gracias a los libros de "famosillos" (léase presentador de la tele, futbolista o cantante) puedan publicarse nuevos valores. Seguiré pensando que el mundo editorial está siendo muy injusto con algunos autores, que no tienen ni siquiera una oportunidad, y Mayte es una de ellas. Espero que algún día, alguien que entienda de literatura de la buena, se la de. Desde aquí todo mi apoyo para ti con esta novela y para otros muchos que están en tu misma situación.
Y, por último, para dejar un buen sabor de boca, una serie de frases de esas que nos hacen pensar:


  • Estaba apostando por los sueños sin darse cuenta que a veces puedes ver la realidad que tienes delante de otro modo si le das una oportunidad a las palabras.
  • Todas las cosas que le pasan a uno suceden porque forman parte del camino.
  • Los sueños son el mejor refugio del alma cuando ya no queda otro escondite.
  • Está permitido equivocarse. Lo que es cobarde es no intentarlo.

Valoración: 9

Leído el 3 de Abril de 2.013




Montse Martín


29 comentarios:

  1. Creo que es la novela que por ahora más me llama de las de Mayte. Ais, se me acumulan escritores por conocer. ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Caminante!
      Se nos acumulan las lecturas y necesitamos 18.512 vidas. Habrá que pactar con el diablo.
      Besindios.

      Eliminar
  2. Desde la primera reseña que leí del libro me llamó la atención. Lo tengo apuntado. Por otro lado, totalmente de acuerdo con lo que dices Montse, es una pena que grandes talentos como los que existen actualmente tengan que autopublicarse y en cambio se conviertan en números uno novelas de mucho menor calidad literaria pero cuyo autor es el famosete de turno.
    Besos!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Luz!
      Ya sabes que cuando empiezo a cargar contra las editoriales y los mequetrefillos no paro.
      No dejes de leerlo, porque es muy bueno.
      Besindios.

      Eliminar
  3. Tengo ganas de ponerme con esta autora. Varias de sus novelas están esperando en el lector. Sólo me falta el hueco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, albanta!
      Ese es el problema: la falta de tiempo, porque obras y autores buenísimos hay demasiados para poder leerlos todos.
      Besindios.

      Eliminar
  4. No la conocía y tiene buena pinta la verdad pero no sé si tengo cabida ya para tanto en mis lecturas pendientes. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manuela!
      Como ves, todos los comentarios apuntan en la misma dirección. Imposible tener tanto tiempo para todo lo que queremos leer.
      Besindios.

      Eliminar
  5. Es una lastima que autores que valen y escriben realmente bien tengan que autopublicarse y con ello tengan menos oportunidad de llegar al gran mercado que algunos famosillos de medio pelo que aprovechan la tirada de su fama, pero para eso estamos los bloggers para hacernos eco de estas historias que de otra forma a penas tendrían resonancia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmina!
      No me provoques más, que soy de "encendido fácil".
      No sé si los blogueros tenemos suficiente fuerza para luchar contra esto y dar a conocer a autores que se merecen estar en las estanterías muchísimo más que otros.
      Besindios.

      Eliminar
  6. Sólo he leído un libro de la autora que me gustó mucho, con tu reseña debo tener esta obra muy en cuenta. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tizire!
      Solamente había leído uno, que como he dicho no me gustó. Pero no porque fuese malo, porque no era mi estilo.
      Seguro que te va a encantar.
      Besindios.

      Eliminar
  7. Muchas gracias por tu lectura y por esta reseña, Montse.

    La interactividad es mínima (creo que sí la has encontrado) porque lo que quería hacer tropezaba con una barrera que se llama derechos de autor. Pretendía enlazar la música y los escenarios, pero entre que se me ocurrió tarde y que tampoco se puede hacer a la ligera, se quedó muy corto. Es sólo un ensayo de las infinitas posibilidades que ofrece la novela digital frente al papel, un camino que espero que otros exploren. Quizá en El medallón de la magia hubiera sido más sencillo porque se podían enlazar tanto los escenarios reales por donde transcurre la novela como los datos históricos que contiene. Por cierto, me encanta que digas que no te gustó, creo que no todo tiene por qué gustarle a todo el mundo y los blogs nos dejan la libertad de expresar nuestra opinión.

    Hablas de la portada. No sabes lo difícil que resulta a veces encontrar esa imagen que sea lo suficientemente atractiva como para despertar el interés y que, además, sugiera algo. Tengo que decir que tras varios intentos frustrados por mi parte, me decidí a contratar los servicios de Iván Hernández. Entre los dos fuimos encontrando el camino y a la vista de los comentarios que recibo cada vez me alegro más.

    Otra cosa que comentas es la dificultad para encuadrarla en un género. Estoy de acuerdo, no es exactamente una novela romántica, aunque haya amor. Hay también desamor e historias cotidianas, cruces de caminos, casualidades... como en la vida.

    Seguiremos luchando para llevarla al papel y seguiré escribiendo. De eso no hay duda.

    Muchas gracias, de nuevo y espero seguir contando historias que emocionen y entretengan.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mayte!
      Muchas gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario.
      Y, sobre todo, por escribir: como he escrito, me has emocionado, me has hecho sonreír y también llorar.
      Como dice Carmina unos comentarios más arriba, algunos blogueros seguiremos luchando para que los autores que os merecéis estar en papel (que no todos los autopublicados valen), consigáis vuestro objetivo.
      Mientras tanto, seguiremos leyéndote en formato digital, que es mucho más cómodo para reseñar.
      Me alegra saber que no soy tan negada, porque andaba preocupadísima con la interactividad.
      Besindios.

      Eliminar
  8. No tengo muy claro que hacer, el argumento no me llama mucho la atención pero con una reseña tan entusiasta temo estar perdiéndome algo bueno. Me lo pienso un poco más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Enzo!
      Ya sabes que soy muy entusiasta cuando me gusta algo y, sobre todo, cuando quiero defender algo que pienso que no es correcto.
      Le daría una oportunidad, porque se lee en un plis.
      Besindios.

      Eliminar
  9. No he leído nada de esta autora. He visto tuits y mensajes en facebook que hacían referencia a este libro, pero la verdad es que no me animaba a su lectura, después de leerte será cosa de replanteármelo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Concha!
      El libro es muy bueno y se lee rápido, porque te implicas mucho con la historia y con los personajes.
      Besindios.

      Eliminar
  10. Totalmente de acuerdo en todo lo que has señalado. Leí el libro antes de que Mayte lo publicase y me gustó mucho, sé que hay algunos cambios y tengo pendiente volver a él pero lo que es la esencia de la historia, personajes etc me encantaron, los personajes son muy cercanos y te implicas en su historia. Tienes que leer La arena del reloj, es también un libro que transmite muchas emociones, diferente a El medallón de la magia.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tatty!
      Ya he visto en los agradecimientos que diseccionaste el libro entero y que tuviste la gran suerte de opinar sobre él antes de estar pulido.
      "La arena del reloj" me lo recomendó Mayte el otro día por mail, diciéndome que si había llorado con éste, con el otro más. Así que no me queda otra que haceros caso a las dos.
      "El medallón de la magia" está muy bien escrito, pero la fantasía no es lo mío :(((
      Besindios.

      Eliminar
  11. Acepto la recomendación. Yo tengo una curiosidad, cuando un futbolista va a una firma de su libro, ¿lo dedican o sólo ponen la firma? Porque habría que verlos juntar cuatro palabras para hacer una frase. No quiero entrar al trapo, que si vale para que la editorial tenga pasta luego para otras cosas, pues nada. Pero vamos, que pienso como tú.
    Espero que Mayte tenga suerte, su libro me ha llamado porque me gustan ese tipo de historias tan humanas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Norah!
      Cada vez tengo más claro que eres "mi otro yo", que si un día hacemos tú y yo una entrada conjunta sobre este tema o nos canonizan los autores o nos fusilan las editoriales, jajaja!
      ¿Tú crees que saben firmar? Porque de alguno lo dudo (y mucho).
      Es una historia muy cercana, con la que te identificas desde el principio, y los personajes son muy reales y muy humanos.
      Besindios.

      Eliminar
    2. Justo hoy he hecho un tuit sobre esto... aiiins qué malas (o buenas) somos ;)

      Eliminar
  12. Lo he recibido esta semana, tras ganarlo en el sorteo Generación Kindle de Momentos de Silencio compartido, y tras leer tu reseña ya estoy calendario en mano para hacerle hueco!
    Estupenda reseña!!!!! Muchas Gracias por tu recomendación!!!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. Totalmente de acuerdo con lo que has dicho del negocio editorial, los precios de lo digital y que se publiquen libros de gente del corazón habiendo autoras como Mayte (he leído dos suyas).
    Y respecto a la novela, me llama mucho pero me gustaría leer antes el medallón de la magia que es el que me queda.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. conozco a la autora pero no he leído nada de ella, y con esta reseña me has convencido.

    En breve pasaré por Amazon a adquirirla.

    Un beso, espero que estés mejor

    ResponderEliminar
  15. Qué reseña más buena! Se nota que has disfrutado con la novela de Mayte. Entre mis pendientes la tengo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola india.-

    Pues yo no me la voy a perder, y gracias a leer tú reseña paso a leerla ya mismo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. No conocía a esta autora, pero después de leer tu maravilla de reseña, anotada queda. No descarto la lectura de esta obra... Un beso, guapa

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.