18 de enero de 2013

En este blog se reseña por placer









Hola a tod@s!


Llevo tiempo queriendo hacer esta entrada, pero por pereza la he ido postergando y ahora ha llegado el momento.

Hace algunos meses leí por casualidad, porque siempre ando cotilleando blogs, una entrada de una persona que hablaba sobre que ella cobraba por sus reseñas, porque le llevaban mucho tiempo y esfuerzo y eso se merecía una compensación económica.

A mí me parece una opción muy respetable, un trabajo remunerado como cualquier otro. Pero imagino que si alguien paga por algo, ese algo tiene que estar “hecho a su medida”. Me explico: si un autor compra una reseña, esa reseña tiene que ser acorde a sus gustos. Y ahí entra ya la ética y la honestidad de cada uno, allá cada cuál con su conciencia.

Hace un par de semanas, en otro, leí una entrada sobre los grandes blogs, su relación con las editoriales y que los administradores de éstos siempre hacían reseñas positivas porque así, cito más o menos textualmente, “seguían teniendo libros gratis”.

Y aunque a mí me han enviado solamente tres libros, sin pedirlos (uno fue el de Follett, en el que no me exigían nada, lo sabéis, porque la mayoría de los que vais a leer esta entrada también lo recibisteis, otro del que no voy a hablar, porque bastante polémica levantó mi reseña y no le voy a dar más publicidad, y uno que me llegó el otro día, de una editorial para mí desconocida, que será el próximo cuando termine el que tengo entre manos), me sentí ofendida e indignada por vosotr@s, porque dudo mucho (por no decir que estoy completamente convencida), que eso puede suceder en un ¿ponemos un 10% de los casos? y no se debe generalizar.

Pero no es eso lo que quería contaros. Ayer, una escritora se puso en contacto conmigo diciéndome que le habían dicho que hacía reseñas, que le había gustado mi blog (lo típico) y que había escrito un libro que iba a salir a la venta próximamente. Le expliqué mis condiciones: si algo no me gusta lo abandono, si lo leo y no me llena no reseño o hago una telegráfica, y que jamás “destrozaré” la obra de un autor novel. 

Después de un breve intercambio de mails me pregunta: ¿aún no me has dicho cuánto tengo que abonarte? Menos mal que estaba sentada en el sofá y con eliott al lado, porque si no me infarto en ese mismo momento. Al final se aclaró el malentendido y esto no va contra ella; simplemente ha sido la gota que colmó un vaso que ya rebosaba.

Pues bien, lo que quería explicar, no a los seguidores, que imagino que lo sabéis, es que YO NO COBRO POR RESEÑAR (esta entrada va a quedar a la vista siempre, porque voy a poner un banner para que no se pierda nunca). Leo por placer y reseño por gusto. Me siento muy bien pagada con vuestras visitas, con vuestros comentarios, cuando un autor cuelga una entrada mía en su blog, en su página de Facebook o en Twitter, o cuando lo hace una editorial; el agradecimiento es mi mayor recompensa.

A mí también me cuesta mucho trabajo y mucho esfuerzo hacer cada entrada, como a todos, pero si cobrase por hacerlas no sería honesta con vosotr@s y muchísimo menos conmigo. Me reitero: respeto al que lo haga, aunque no lo comparta, pero YO RESEÑO GRATIS.


Besindios.

El coraje de Miss Redfield (Ana R. Cañil)

Datos técnicos
Título: El coraje de Miss Redfield
Autor: Ana R. Cañil
Editorial: Espasa
Primera edición: Noviembre de 2.012

Sinopsis
Una fría mañana de enero de 1962 llega a la casa de doña Lily, duquesa de Peñalara y uno de los puntales de la sociedad madrileña, Elsa Redfield, una joven inglesa que ha sido contratada como nanny para el más pequeño de los nietos de la aristócrata. 
La señorita Redfield, austera, competente y capaz, acude a Madrid con una misión: encontrarse con su antigua amiga y mentora, miss Hibbs, nanny de los nietos de Franco, a la que trae un mensaje y un anillo de incalculable valor. 
Elsa tendrá que poner a prueba su prudencia, pues, a su pesar, se verá involucrada en los asuntos de los Peñalara, una familia que, bajo su deslumbrante apariencia, esconde terribles heridas que, sin saberlo, la joven e inexperta niñera está a punto de sacar a la luz con consecuencias insospechadas.