25 de noviembre de 2011

Luz mortecina (Stuart MacBride)


Datos técnicos
Título: Luz mortecina
Autor: Stuart MacBride
Editorial: Ámbar
Primera edición: 2.010

Sinopsis
Al agente Logan McRae no le van las cosas todo lo bien que a él le gustaría. Su compañero, el agente Maitland, está gravemente herido y se le atribuye a él la responsabilidad de lo ocurrido, por lo que está en tela de juicio su continuidad en la comisaría de Aberdeen, la «Ciudad de Granito». Como última oportunidad ha sido degradado y tiene que trabajar bajo las ordenes de la insoportable inspectora Steel, en la que llaman «La brigada cagada». Además, el cadáver de una prostituta, Rosie Willians, completamente desnuda, apaleada y violada acaba de aparecer, junto con una serie de misteriosos incendios en los que mueren varias personas, entre ellos niños. El inspector Insch, su anterior jefe, no puede hacer otra cosa que pedirle ayuda para resolver el caso. Un tercer suceso aparece en escena: una mujer acusa a su vecina de haber matado a su marido ya que constantemente les agredía verbalmente. En medio de todo este follón, el depósito de cadáveres sigue llenándose de prostitutas muertas y Logan será consciente de que se le está acabando el tiempo; estas mujeres serán secuestradas y asesinadas si no descubren quién es el asesino. Si con su carrera profesional no fuese suficientemente complicado, Logan tiene que lidiar con su nueva vida junto a la Agente Watson.


Autor
Stuart Macbride nació en Bumbarton, Escocia, pero cuando tenía dos años su familia se trasladó a Aberdeen, donde se crió. Estudió Arquitectura en la Universidad Heriot Watt de Edimburgo. Sus orígenes como escritor están en los relatos de ciencia ficción.
Luz mortecina es la segunda novela de la serie ambientada en Aberdeen y protagonizada por el sargento Logan McRae. Hasta ahora se han publicado en español dos títulos más, El coleccionista de niños, la primera novela de la saga, y Piel herida, aunque el autor está ya con la octava entrega de la serie.
Personajes
- El protagonista de la novela es el sargento Logan McRae. Lo primero que sorprende es que sea un mando intermedio dentro de la polícía grampiana. No es un héroe atormentado, como suele suceder en la novela negra, sino un tipo normal y corriente, cuyo único problema es su tendencia a saltarse las normas. La detención de un asesino en serie antaño, le ha convertido en el "héroe local".
- Su ex novia es Isobel MacAlister, patóloga forense, cuyos compañeros la conocen con el sobrenombre de "la dama de hielo". Eficiente y meticulosa en su trabajo, tiene un carácter un poco desagradable.
- Su jefa, inspectora Steel, lesbiana, vulgar y ordinaria en su vocabulario, fuma como un carretero. Incompetente, no tiene escrúpulos a la hora de arrogarse los méritos del trabajo de McRae.
- El inspector Insch, antiguo jefe de nuestro protagonista, un tipo con un sentido del humor un poco peculiar y que se pasa el día comiendo gominolas. Defiende a los suyos por encima de todo y lucha porque Logan vuelva a trabajar para él.
- El agente Rennie, compañero de McRae en la "brigada cagada" que dirige la inspectora Steel.
- El periodista Colin Miller, capaz de hacer cualquier cosa porque su artículo salga en la primera página.
- La agente Watson, pareja de Logan, conocida entre los suyos por la "rompepelotas".

Argumento
En este libro, McRae ya no está a las órdenes del inspector Insch, sino de la inspectora Steel: ha sido degradado porque le creen culpable de que un compañero se esté debatiendo entre la vida y la muerte al recibir un tiro en una operación dirigida por él.
Como en su anterior novela, MacBride nos presenta una serie de casos que entran en la jefatura de policía grampiana: por un lado, una serie de incendios intencionados, en que el pirómano atornilla la puerta de la casa de las víctimas; por otro, empiezan a aparecer una serie de prostitutas brutalmente asesinadas; y, en último lugar, una mujer denuncia la desaparición de su marido, culpando de la misma a su vecina.
McRae participa en la investigación de los tres casos: en el primero y en el último, bajo el mando de la inspectora Steel; en el de los incendios, junto con el inspector Insch, que quiere echarle una mano para que le restituyan a su antigua unidad.
Pero en esta obra, su amigo el periodista Collin Miller tiene complicado ayudarle...

Opinión personal
Este es el segundo libro que leo con Logan McRae como protagonista y me ha costado mucho menos de seguir que el anterior, El coleccionista de niños, en el que las diferentes historias estaban entrelazadas entre sí. Aquí son independientes unas de las otras: son los distintos casos que pueden llegar a la jefatura grampiana en un período de tiempo determinado.
Lo mejor, como en el primero, el sentido del humor de los protagonistas y que engancha, porque MacBride salta de un asunto a otro con muchísima facilidad.
Además, en algunos momentos puedes sospechar quién es el culpable, pero nunca cuales son sus motivos para hacerlo.
Y, siempre, tiene una vuelta de tuerca final, que provoca un desenlace inesperado.
Lo peor, que entre el primer libro y el segundo han sucedido cosas importantes que nos hemos perdido y que el autor nos narra simplemente por encima (por ejemplo, la relación de Watson y Logan, o que pasó en la redada en que resultó herido de gravedad el agente Maitland).
Continuaré la serie de Logan McRae.

Leído el 25 de Noviembre de 2.011