15 de enero de 2012

El ángel rojo (Franck Thilliez)


Datos técnicos
Título: El ángel rojo (Train d'enfent pour Ange rouge)
Autor: Franck Thilliez
Editorial: Marlow
Primera edición: Septiembre de 2.008

Sinopsis
La aparición de un cadáver decapitado, artísticamente troceado y diseminado con enigmáticos designios por diversos rincones de París, sacude de un modo eléctrico al comisario Franck Sharko. 
Saber que no se trata del cuerpo de su esposa, que lleva ya seis meses desaparecida sin que nadie haya pedido rescate y sin que se tenga la menor pista, es sólo un consuelo menor. 
Al contrario, este descubrimiento dará pie a una estremecedora y alucinante investigación que pone en contacto a Sharko con los ambientes, redes virtuales y personajes más sórdidos que puedan imaginarse y, sobre todo, con una mente fría, manipuladora y perversa hasta límites insospechados.
Sólo la tensión en que Thilliez mantiene al lector a lo largo toda la novela, impide que éste sienta el calor de la espesa sangre que rezuman estas páginas. 
La capacidad que tiene el autor para angustiar al lector y mantenerle atrapado en la trama es realmente algo fuera de lo común y por ello han comparado esta obra a menudo con Seven o El silencio de los corderos.


Autor
Franck Thilliez es un ingeniero en nuevas tecnologías, que actualmente se dedica en exclusiva a la escritura. Desde el éxito que obtuvo con El ángel rojo (2003), su primera novela, se dedica en exclusiva a la escritura.
Sus novelas se caracterizan por unas tramas cada vez más complejas y por tener una sólida base científica.

Argumento
¿Quién es el "Hombre sin Rostro" del que habla su vecina Doudou? ¿Quién es el Ángel Rojo? ¿Quién tiene secuestrada desde hace seis meses a la mujer de Sharko?
Algunos párrafos destacados del libro, para animarte a leerlo:
  • En el correo electrónico que recibí durante la noche del primer asesinato, hace seis días, había dos fotos ocultas mediante un proceso llamado esteganografía. Una se hizo de frente y la otra, ésta, de espaldas. El asesino nos presenta a su próxima víctima. La foto mostraba a una mujer de espaldas, arrodillada desnuda sobre un suelo de hormigón. Una capa de carne no más gruesa que el tul apenas escondía la serpiente anillada de su columna vertebral. Los omoplatos, convertidos en cuchillas, tensaban la piel como si fuesen a resquebrajarla, y la red compleja de nudos y cuerdas que trababa el cuerpo parecía erigirse como una última defensa a su dislocación.
  • El artefacto que le inmoviliza la cabeza es un aparato estereotáxico, utilizado por los laboratorios de vivisección con el objetivo de realizar experimentos en animales.
  • ¿Quieres decir que BDSM4Y sería una sociedad secreta de carácter perverso, dedicada al mal, al culto al dolor, mucho más allá de lo que puede leerse en ese chat?

Opinión personal
He leído esta novela después de El síndrome E y Gataca, por lo que he podido observar el gran salto cualitativo del escritor y su evolución. Lo que aquí es una sola trama, en las dos novelas posteriores son varias y complejas.
El autor nos cuenta de esta manera en el propio libro porque le dedicó más libros al personaje protagonista de esta obra: Más de un año y medio después de su nacimiento, Sharko, el personaje atormentado de El Ángel Rojo, no me había abandonado del todo. Lo sentía ahí, en el fondo de mi ser, me reclamaba, un poco como esos fantasmas que regresan para atormentar a sus vivos. Entonces me dije: «¡Adelante!». Sharko es un tipo duro, muy humano pero muy duro, y necesitaba una historia a su altura, una trama diabólica que pusiera a prueba sus cualidades más sólidas. 
Todavía no ha sacrificado, como hará posteriormente, la descripción en beneficio de la acción. Y aunque la novela engancha desde la primera página, tiene menos calidad que las mencionadas.
Eso sí, Thilliez no sería Thilliez si no nos deparara un final insospechado: la mente manipuladora que ha estado jugando con él desde la primera escena hasta el desenlace del libro; alguien que es capaz de mandarle imágenes de la próxima víctima a su correo electrónico y que, incluso, es capaz de llamarle por teléfono para narrarle el dolor que experimentan en sus manos; y aunque en las últimas páginas averiguamos quién es, eso no impide que nos tenga con el alma en vilo, devorando páginas sin parar, para saber si Sharko conseguirá salvar o no a la última víctima.


Valoración: 7,5.

Leído el 16 de Enero de 2.012