1 de enero de 2012

Los cuadros del anatomista (Alejandro Arís)

Datos técnicos
Título: Los cuadros del anatomista
Autor: Alejandro Aris
Editorial: Suma de Letras
Primera edición: año 2.007

Sinopsis
De regreso de Vietnam, el doctor Ken Philbin se reintegra a su puesto de residente de cirugía en el Washington Memorial Hospital. Mientras trabaja en la sala de Urgencias, colabora con la policía atendiendo a víctimas de accidentes y agresiones.
Así debe acudir al escenario de varios asesinatos que tienen una característica en común: en cada escena del crimen el asesino ha recreado, de forma macabra, un cuadro famoso de la historia de la pintura. Ante la inoperancia de la policía, Ken se involucra cada vez más en la investigación de los crímenes mientras dos mujeres se disputan sus atenciones: Eloïse, la enfermera que trabaja a sus órdenes, y Gladys, una exuberante portorriqueña, modelo de fotografías pornográficas.
Esa turbulenta primavera de 1968 la humanidad asistirá a muchos acontecimientos: los asesinatos de Martin Luther King y Robert Kennedy, las revueltas estudiantiles del mayo francés, la Primavera de Praga.
Pero ninguno de ellos marcará tanto la vida del doctor Philbin como las terribles muertes firmadas por El Anatomista y su obsesión por atraparlo… antes de ser atrapado.

Autor
Alejandro Arís, cirujano cardiaco a la vez que notable escritor, es el autor de este thriller que no da respiro, narrado con una pluma filosa y precisa como un bisturí, capaz de subir la adrenalina y obligar al lector a cerrar momentáneamente el libro, para tomar aliento antes del final.

Impresión personal
De este libro me sedujeron el título, la portada y la sinopsis. Al ver que había un asesino que imitaba obras de algunos prestigiosos artistas, pensé que iba a ser una obra a la que me iba a enganchar y que no iba a poder parar de leer.
Pero nada más lejos de la realidad. El autor dedica muchísimos capítulos a contarnos los disturbios en Estados Unidos en 1.968, la muerte de King y de Kennedy, el cierre de universidades, y también hay muchos párrafos dedicados a la medicina, con demasiada terminología médica que, en este libro, no vienen a cuento. Está muy bien que el autor sea médico, pero los lectores no queremos perdernos en una escritura que, en ocasiones, se hace farragosa.
En cuanto a la trama, no está mal hilvanada, pero a la mitad ya sabes quién es el asesino.
Un libro que me ha dejado una sensación de vacío absoluto. Creo que no volveré a leer nada de este autor.

Leído el 1 de Enero de 2.012
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...