26 de febrero de 2012

La saga de los longevos (Eva García Sáenz)

Datos técnicos
Título: La saga de los longevos (La vieja familia)
Autor: Eva García Sáenz
Editorial: Autoeditado
Primera edición: 2.012

Sinopsis

Corre el año 2012. Iago del Castillo, un carismático longevo de 10.300 años al frente del Museo de Arqueología de Cantabria, se ve arrastrado, en contra de su voluntad, a dirigir una investigación genética: sus hermanos Nagorno (un conflictivo escita de casi 3.000 años) y Lyra (una huidiza celta de 2.500 años), cansados de enterrar durante siglos a sus familias efímeras, están obsesionados con identificar su rara mutación y tener hijos longevos.
Adriana, una joven y resuelta prehistoriadora, regresa a su Santander natal, contratada por el museo, dispuesta a aclarar el extraño suicidio de su madre, la psicóloga de cabecera de la alta sociedad cántabra, ocurrido quince años atrás.
Iago y Adriana chocan desde el primer momento, aunque entre ellos surge una intensa atracción que ambos intentan ignorar.

Autor

Como ella misma dice en la página web de La saga de los longevos:
Nací en Vitoria en el año 1972 y vivo en Alicante desde los quince años. Soy Diplomada en Óptica y Optometría, con un Master de Optometría y Entrenamiento Visual por el CEO. Durante diez años ocupé distintos puestos de dirección en el sector óptico, donde ejercí como Directora Regional de Levante en Ópticas Carrefour y anteriormente como Directora de Óptica Carrefour de San Juan y de Puerta de Alicante.
En la actualidad soy copropietaria de un establecimiento óptico en Alicante, además de desarrollar mi actividad profesional en la Universidad de Alicante, donde he impartido “Cursos de estilo y técnicas de redacción” y “Construcción y mantenimiento de blogs institucionales”, destinados a la comunidad universitaria y a personal directivo de Bibliotecas Universitarias. Administradora y redactora del blog institucional de la Biblioteca General de la Universidad de Alicante, “El libro distraído”, premiado como “Mejor blog institucional del 2010”.
Premios literarios:
-Relato ganador en el “II Certamen de Relato Corto Tiendas I+” (2009)
-Relato seleccionado en el VI Concurso de “Relatos Cortos para leer en tres minutos Luis del Val” (2009)
-Relato seleccionado en el X Certamen de Relato Breve “Centro Cultural Blas de Otero” (2009).
Relatos publicados en revistas literarias locales y en libros de publicaciones colectivas:
-”Revista cultural Lucerna” (nº 73)
-“Relatos para Sallent” (2008 y 2009)
-“Comparte tu arte” de la Fnac de Alicante (2010)
He sido alumna de Ángel Zapata en el «Curso de teoría y práctica del relato» de Fuentetaja Literaria y de Mariana García Luna en el «Curso de estilo literario» del Aula de Escritores de Barcelona.
“La vieja familia. La saga de los longevos” es mi primera novela.

Personajes
Iago del Castillo: o Urko, con un aspecto físico de 35 años, nació hace 10.360 años, durante el Mesolítico, en la cornisa cantábrica. Es el coordinador del Museo de Arqueología de Cantabria. Ex-alcohólico, colecciona carreras universitarias y en el museo le conocen con el sobrenombre de la "iagopedia". Sus problemas de memoria han estado a punto infinidad de veces de ocasionarle problemas. Cuando los tiene, construye maquetas para recordar.
Adriana Alameda: o Dana, tiene 32 años. Es una reputada arqueóloga, que ha trabajado en los yacimientos más prestigiosos del mundo, incluidos los del Sidrón y Atapuerca. Conservadora del departamento de Prehistoria en el MAC. Independiente, solo cree en lo que se puede demostrar por métodos científicos, por lo que le cuesta asumir la longevidad de sus jefes.
Héctor del Castillo: o Lür, con una apariencia física de 45 años, aunque su edad real es de más de 28.000 años. Nació en el Gravetiense (Paleolítico Superior), en la cueva de Monte Castillo. Padre de Iago, a pesar de que es con el hijo con el que más tiempo ha compartido, siente debilidad por Jairo, por ser el hijo que tuvo de su gran amor. Le encantan la caza y la pesca, la forma de subsistencia en la época en que nació.
Jairo del Castillo: o Nagurno. Su edad actual es de 28 años, aunque la real es de 2.760. Nació en territorio escita y es hijo bastardo de Lür, algo que le tiene traumatizado. Antagonista de Iago en la novela, es un snob que desprecia a los mortales, a los que llama "efímeros". Es el mecenas del museo.
Kyra del Castro: o Lyra, hija de Lür, nacida en la Galia, es la restauradora del MAC. Quiere tener hijos longevos y está obsesionada por encontrar el gen portador. No tiene una buena relación con su padre, porque la abandonó, y adora a Iago.
Todos estos personajes, excepto Adriana, han tenido otros nombres y otras vidas, que vamos descubriendo durante la lectura.

Argumento

Adriana, una arqueóloga de gran prestigio, regresa a su ciudad natal, Santander, después de 15 años ausente, huyendo de una relación sentimental rota y para intentar averiguar los motivos que tuvo su madre, una afamada psicóloga, para suicidarse, ya que ella se siente culpable de su muerte.
Es contratada para trabajar en el Museo Arqueológico de Cantabria por Héctor del Castillo. Allí conoce a Iago y entre ambos surge, desde el primer momento, una profunda atracción sexual, a la vez que un choque de caracteres.
Un día, por casualidad, Adriana descubre que en el museo no todo es lo que parece, y que su jefe tiene, nada más y nada menos, que ¡10.300 años!.
¿Conseguirá Adriana conciliar sus principios científicos con lo que está viviendo? ¿Que llevó a su madre al suicidio? ¿Resolverán Iago y la arqueóloga su tensión sexual? ¿Descubrirán el gen de la longevidad? ¿Ser longevo es sinónimo de ser inmortal?
Os transcribo algunos párrafos para despertar vuestra curiosidad por la obra:


  • Escucha, hijo, es importante que retengas los datos que te voy a dar. Has tenido una crisis de amnesia y ahora mismo estás solo, imagino que en un hotel de San Francisco, al otro lado del océano. —¿Tú eres mi padre, entonces? Sí, soy tu padre. Tu nombre es Urko, pero te será más útil recordar que ahora eres Iago del Castillo. Nacimos cerca de Santander, en la actual España, hace varios milenios, en una época que hoy llaman la Prehistoria. Nos referimos a nosotros mismos como longevos porque ni tú, ni yo, ni tus dos hermanos hemos envejecido nunca más allá de los treinta años, pero somos los únicos a quienes les ocurre, así que cambiamos periódicamente de lugar y de identidad para no ser descubiertos. 
  • Frente a mí, una ordenada colección de cuadernos negros vestía la estantería desde el suelo hasta el techo. Allí estaban las claves que en realidad buscaba. Porque lo cierto es que la decisión de instalarme precisamente en el piso de mis padres en Santander no tenía nada de casual. Después de rondarme todas las noches de insomnio durante los últimos quince años, me había decidido a investigar, a llegar al fondo del asunto, por muy desagradable que fuese. A saber qué pasó aquella tarde que cambió mi vida y la de mi pequeña familia para siempre.
  • Hoy hace cuatro años que volvimos. Cuatro años con esta identidad con la que me siento tan a gusto. En una casa que me agrada, con un trabajo que adoro. Pese al lastre que supone Lyra, pese al cíclico conflicto que supone Nagorno. Porque sé que habrá conflicto. Habrá otra diáspora. Son dos bombas de relojería, las dos saltarán por los aires. Y no sé si la familia aguantará. Esta es la única parte de esta identidad que odio. Odio investigar en contra de mi especie. Odio mentir a Lyra y fingir que avanzamos, odio las miradas de Nagorno, porque sé que sospecha, que no se fía; me siento en observación. 
  • Verás, hay personas que, no se sabe por qué, nos inspiran sentimientos. Adriana siempre me ha resultado una persona muy especial. No sé si lo has notado, pero si estuviéramos en Monte Castillo hace diez mil años, te habría dicho de ella que tiene un tótem muy poderoso. Puede que ahora estas palabras no te dicen nada, pero te pido que las retengas en la memoria. No es una mujer de usar y tirar. No suelo meterme en tu vida sentimental, pero no me gustaría que saliera herida de esto. Tú vas a desaparecer en unos pocos años, y ella se va a quedar atrás.
  • Te equivocas —me interrumpió—, gracias al tiempo has tenido la posibilidad de conocerla. Os separan 10.000 años y gracias a tu mutación o lo que sea que nos haga longevos, los has sobrevivido para poder conocerla. El tiempo ha jugado a tu favor, no en tu contra. Si no fuera por el tiempo, tú serías para ella el esqueleto nº 7 de Monte Castillo, y Adriana examinaría tu cráneo con guantes de látex. Ese sería el máximo contacto al que podríais aspirar. Así que no maldigas al tiempo, porque somos sus hijos más privilegiados.

Opinión personal

Conocí este libro de una manera muy curiosa, a la vez que muy bonita, porque después he tenido contacto con la autora y he de decir, desde ya, que, además de una buena escritora, es aún mejor persona. Gracias, Eva por todo, pero fundamentalmente por ser como eres y por interactuar con tus lectores como lo haces.
Estaba leyendo "El enigma de los vencidos" e hice un comentario en Twitter. Y ella a la vez hizo otro, diciendo algo así como que esperaba que su libro tuviera el mismo éxito. Vi la sinopsis, me sedujo, y lo compré. Y me puse con él en cuanto terminé los que tenía entre manos, porque con lo que me apasionan la historia, el arte y la arqueología, tenía que empezarlo cuanto antes.
Obviamente, lo primero que llama la atención es la portada, con el Monumento al incendio de Santander y su reconstrucción, de José Cobo, en el que podemos hacernos una idea de la imagen física de nuestros protagonistas (naturalmente, una licencia de la autora).
El título también es muy llamativo aunque, a mí particularmente, me gusta más el subtítulo, una vez que comprendes su significado: La vieja familia (The Old Family, TOF, como se llaman entre ellos).
El argumento, muy original: una familia cuyo miembro más joven tiene 2.500 años, que vive en la Cantabria actual,  con una apariencia física de entre 30 y 45 años. Es la historia de una familia normal, con los mismos problemas, con la salvedad de que sus miembros son un poquito "más antiguos" que el resto y tienen que soportarse durante muchísimos más años que el común de los mortales. La mezcla de historia, arqueología, ciencia y amor forman un cóctel de lo más sugerente.
En cuanto a la trama, estructurada en capítulos y escrita en primera persona, con un narrador múltiple, Iago y Adriana, está muy bien hilvanada. Desarrollada en el año 2.012, sigue un orden cronológico, eso sí, plagado de flashabacks y saltos en el tiempo, mediante los cuales vamos conociendo la historia pasada de nuestros protagonistas y los distintos períodos en los que han ido viviendo: el Paleolítico Superior cantábrico, el Mesolítico, la cultura escita, los druídas...
Los problemas empiezan cuando llegamos al género en el que inscribirla. En lo único que la autora y yo estamos de acuerdo es en que es una ucronía; en lo demás, nuestras opiniones son completamente diferentes. Eva dice que es ficción contemporánea y yo me inclino por catalogarla como una novela histórica: aunque no nos sobrecargue con datos y fechas, que podían hacer árida la lectura, sí que es una obra muy bien documentada y todos y cada uno de los que se manejan relativos a esa ciencia y a la arqueología son ciertos.
Ambas coincidimos también en que no es ni una novela fantástica, ni de seres mitológicos o fabulosos. Son los propios longevos los que intentan buscar una explicación científica a su longevidad, que no inmortalidad, que son dos términos completamente diferentes.
Y calificarla de pseudo-histórica me parece que no le haría justicia, por lo que argumenté antes: la labor documental es impresionante, igual que en todo lo relativo a la genética y las investigaciones científicas sobre el envejecimiento (telómeros, antioxidantes...), basadas en las teorías más punteras en este momento y que son perfectamente contrastables (puedes buscar en google telómeros, como hice yo, y te sorprenderás).
El estilo ameno, directo, sencillo y rápido. A pesar de que el tema daba para utilizar infinidad de tecnicismos, la autora apenas usa unos cuantos a lo largo de la novela y todos quedan perfectamente explicados en la misma. Alternando capítulos relatados por un un narrador diferente, bien Iago, bien Adriana, maneja muy bien los tiempos, cortando las escenas en el momento más interesante. Además, adelanta acontecimientos futuros, con lo que consigue mantener aún más la atención del lector y nos obliga a seguir leyendo. La mezcla de narración y diálogo, ameniza enormemente el relato.
En cuanto a los personajes, muy bien definidos, tanto física como psicológicamente. Nos llegan tanto y nos sentimos tan identificados con ellos, que Jairo inspira auténtico odio desde su primera aparición.
Muy buena la recreación de espacios y ambientes, tanto los actuales como los pretéritos.
El final, inesperado y sorprendente, con un cliffhanger que no te dejará indiferente. En resumen, un libro ADICTIVO y MUY ORIGINAL, que ¡¡¡¡NO DEBES DEJAR PASAR!!!!, con un cóctel de historia, ciencia, arte, arqueología, celos y amor muy, pero que muy, atractivo, que nos engancha desde la primera página hasta la última, y provoca en nosotros la ansiedad que produce tener que esperar para poder seguir conociendo a esta peculiar familia.



Valoración: 9

Leído el 26 de Febrero de 2.012




4 comentarios:

  1. Este me gustó un montón. Estoy esperando que salga en papel para comprármelo y qye me lo dedique.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Enric. La veré en la Feria del Libro y le daré un montón de achuchones. Eva, aparte de buena escritora, es aún mejor persona.
    Un beso enorme y gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Yo espero conocerla cuando presente la novela en Barcelona

    ResponderEliminar
  4. Como mucho en 4 semanas y eso, exagerando. Que ganas tengo de darle un montón de besos y de achuchones.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.