16 de marzo de 2012

El final del Ave Fénix (Marta Querol Benèch)

Datos técnicos
Título: El final del Ave Fénix
Autor: Marta Querol Benèch
Editorial: Aladena
Primera edición: Febrero de 2.012

Sinopsis

La historia desde 1934 hasta nuestros días de dos familias, los Lamarc y los Company, cobra vida en El Final del Ave Fénix.
Cuando en España comenzaba a presentirse la Guerra Civil, en cada una de estas familias, verán la luz dos niños, Elena y Carlos, cuyas vidas estarán predestinadas a cruzarse.
 Irán creciendo en dos mundos paralelos, sin conocer ninguno de ellos el afecto de una familia al uso. Elena, como la hija mayor de un matrimonio frívolo y de clase alta, que la acepta como una más de sus posesiones materiales; y Carlos como el pequeño de una familia modesta, dividida por la tragedia, y que aprende a sobrevivir en las calles durante la guerra.
En un mundo en que nada es lo que parece, plagado de intrigas, lujos, miserias y de situaciones límite, irán creciendo hasta que en la edad adulta, unidos en una tormentosa relación en la que los negocios se mezclan con la pasión, se tendrán que enfrentar con sus propios fantasmas.
A partir de los últimos instantes de la vida de su madre, Lucía intentará recomponer, en un flashback, el complejo puzzle que fue su existencia y la de los seres que la rodearon.
La novela muestra en diálogos rápidos y de gran realismo, las entrañas y convencionalismos imperantes en la España del siglo XX, la lucha de la mujer por encontrar su lugar en la sociedad y nos sumerge por completo en unas vidas que el lector llegará a hacer suyas.


Autor
Marta Querol Benèch nacio en Valencia y es licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales. El final del Ave Fénix, que fue finalista del premio Planeta 2.007, es su primera novela publicada.

Argumento
Con una estructura dividida en un prólogo y un epílogo, y con 3 partes subdivididas a su vez en capítulos, todos ellos titulados, cuenta la historia de Elena Lamarc, una niña de una familia muy acomodada, hija de Lolo Atienza y Gerard Lamarc.
A lo largo de la novela vamos conociendo la historia de esta familia, así como la de los Company, de origen humilde, uno de cuyos miembros, Carlos, tendrá una importancia fundamental en la vida de nuestra protagonista.
Elena Lamarc, debido a la indiferencia que sienten sus padres hacia ella y de las constantes peleas entre ambos, se convierte en una mujer autosuficiente, que lucha contra todos los convencionalismos sociales de su tiempo y que nunca se ha sentido querida por nadie. Pero en su lecho de muerte recapacita y se da cuenta de que sí ha habido algunas personas que la han querido, que es ella la que no ha sabido dejarse querer.
Pero no solamente se nos narra la vida de estos personajes, sino también la de un largo período de la historia de España, desde el final de la II República hasta nuestros días, una magistral crónica de la época, sobre todo del contexto social.

  • En muchas ocasiones, durante aquellas largas tardes de enfermedad, había intentado remover el pasado, pero se lo impedí. Cuando uno siente la muerte junto a su cama, intenta apurar el tiempo para calmar sus remordimientos o concluir discusiones que quedaron a medias. Sin embargo, yo no creía que aquello le fuera a ayudar; el pasado no tenía remedio y lo importante era que estábamos juntas, más unidas que nunca, y que por fin, aunque tarde, se daba cuenta de que nadie la había querido como yo la quería.
  • En los últimos años habíamos tenido mucho tiempo para hablar. Muchas noches en vela de confidencias y verdades. A pesar de ello, sentía que me quedaba mucho por decirle y ya no disponíamos de tiempo... Decidí escribirle una carta con todo aquello que ella me había aportado a lo largo de los años, su auténtico legado. Quería que supiera que, a pesar de todas nuestras diferencias, era lo más importante que me había pasado en la vida, ya que todo lo que yo había llegado a ser se lo debía a ella.
  • La pequeña Elena no tardó en darse cuenta de que nada había cambiado salvo el decorado. Sus padres continuaron con su vida de idas y venidas, trabajo y fiestas, y ella siguió sola en su rincón, ahora más amplio y luminoso pero igual de solitario.
  • El miedo dio paso al dolor. Nunca le decían nada agraable. Era un objeto más de la casa y, para colmo, era feo, Una pieza que no encajaba en el puzle...
  • Al volver de Alicante, Elena notó algunas diferencias en las costumbres de la casa. El pequeño Gerard dormía con sus padres, cosa que ella nunca había hecho, y su madre se ocupaba en gran medida de él. Todo eran halagos y mimos. Sin embargo, ella solo recibía recriminaciones y críticas.
  • Su madre la utilizaba, hacía que se sintiera culpable de todo y la azuzaba para que se enfrentara a su padre. No la quería, no la había querido nunca, mientras que para ella era lo más importante del mundo. Y su padre nunca había querido a nadie más que a sí mismo, y los enfrentamientos continuos entre ellos no habían ayudado.


Opinión personal
Voy a empezar por el final, en lugar de por el principio, porque yo, como la protagonista de El final del Ave Fénix, tampoco soy de muchos convencionalismos, ni sociales ni de ningún tipo. Esta obra fue finalista del Planeta 2007. Habiendo leído la semifinalista, me pregunto yo: ¿qué tiene que envidiar esta obra a “Villa Diamante”? Pues nada. Más bien todo lo contrario. Pero claro, la autora se llama Marta Querol, no tenía un nombre con tirón mediático. En fin, una de tantas y tantas injusticias que padecen los autores que están empezando.
Hace unos días, cuando empecé a leer la novela, la autora me preguntó que cómo había tenido conocimiento de ella. Y le dije la verdad: que a través de blogs. Desde entonces, siempre he tenido muchísimas ganas de leerla, porque, en primer lugar, me seducía la sinopsis, pero también porque me vuelven loca las historias familiares.
El título, de entrada, ya llama la atención: el Ave Fénix nos habla de superación, de lucha, de resurgir ante los reveses de la vida. Y todo esto es lo que me ha transmitido a mí este libro.
Como he dicho anteriormente, es un libro dividido en prólogo, epílogo y tres partes (infancia, juventud y madurez), divididas a su vez en 41 capítulos. En la "nota de la autora" nos cuenta que los dos primeros están basados en hechos reales y que el resto es ficción.
La novela empieza con un prólogo tan doloroso como desgarrador: las últimas horas de la vida de Elena Lamarc contadas por su hija Lucía, que es también la narradora del epílogo.
Las tres partes del libro, flashabacks a través de los cuales conocemos la historia de los Lamarc y los Company, están escritas en tercera persona, con un estilo muy dinámico y ameno, sin ningún tipo de artificio, en el que se mezclan la narración y los diálogos, lo que agiliza enormemente el relato y no nos deja parar de leer.
La trama, a pesar de la dificultad de hilvanar tantas historias, está muy bien armada,  y nos engancha desde la primera página, convirtiéndose en adictiva.
Los personajes están muy bien definidos y perfilados, la mayoría absolutamente redondos, como los de Lolo, Gerard padre y Elena. También están muy bien descritos los espacios y los ambientes.
El epílogo, igual de emotivo que el prólogo, también escrito en primera persona, como ya anticipé, está  igualmente lleno de sentimientos.
En definitiva, una obra que no te dejará indiferente: es tan intensa que te emocionará, te hará patalear cuando "sufras" con la protagonista todas las trabas que ponía la sociedad a las mujeres en la época franquista, te enervará con la importancia que cobra en ella "el que dirán", y, en algunos momentos, te desgarrará por dentro y te hará llorar.
Pero la novela nos deja un mensaje esperanzador: algunas veces, las enfermedades del cuerpo pueden curar las heridas del alma. 

Valoración: 9

Leído el 16 de Marzo de 2.012

9 comentarios:

  1. un libro muy muy bueno, con una fuerza en el personaje de la protagonista increíble.
    Recomendado absolutamente

    ResponderEliminar
  2. Hola, Maria Rosa!
    Completamente de acuerdo con tu comentario. Y gracias x haber pasado x aquí. Estás en tu casa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me interesa mucho este libro,a mi también me encantan las historias familiares, intentare conseguirle,Muchas gracias Montse.

    ResponderEliminar
  4. Gracias x tu visita y x tu comentario, Anabel. Si te gustan las sagas familiares, como yo las llamo, seguro que este libro te encantará.
    Un beso enorme y vuelve x aquí siempre que quieras, que me hará feliz leer tus opiniones.

    ResponderEliminar
  5. Montse, muchas gracias por tu amable reseña. Me alegro de que te haya gustado. Para los que busquen el libro,lo más sencillo es encargarlo en Amazon ya que allí lo venden tanto en la edición digital como en la de papel de la editorial Aladena, porque a través de librerías no siempre se consigue. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti, Marta, x pasarte x aquí. No me ha gustado ¡¡ME HA ENCANTADO!! Lo mejor, el mensaje esperanzador que deja.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  7. Lo leí hace unas semanas y tengo que decir que el comienzo es conmovedor y, como tú dices, los personajes muy vivos y reales, te llevan por sus biografías de una forma muy ágil.
    Enhorabuena a Marta.

    ResponderEliminar
  8. Este libro me gustó mucho porque la narrativa de Marta Querol es excelente. La suerte trágica de las mujeres de esa familia está contada de una manera que te hace vivir las escenas. Felicito a la autora una vez más y a ti, Montse por tan buena reseña.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Blanca. También me pareció fabuloso. La prosa de Marta es exquisita, igual que la tuya, por eso las escenas se viven intensamente.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...