16 de marzo de 2012

En un rincón del alma (Antonia J. Corrales)


Datos técnicos
Título: En un rincón del alma
Autor: Antonia J. Corrales
Editorial: B de Books
Primera edición: Febrero de 2.012


Sinopsis
Todos ocultamos pedazos de nosotros mismos: instantes imprecisos de nuestra vida. Esos jirones están preñados de añoranzas, de deseos incumplidos, de amores imposibles o frustados, de silencios necesarios, de mentiras piadosas. Llenos de la impotencia que, a veces, produce la vida.
Esas pequeñas cosas que no solemos compartir con nadie, son las que nos hacen ser quienes somos, las que nos convierten en seres únicos e irrepetibles. Son las que guardamos en un rincón del alma.
En esta novela, carente de sinopsis, el lector encontrará una historia real y conmovedora. Una historia que, como apunta su creadora, deber ser leída como si la protagonista saliera del presidio de sus páginas, e irrumpiera en nuestra vida del mismo modo en que lo hace una persona que nos acaban de presentar, con la que intimaremos poco a poco, día tras día.
En este caso, página tras página. Todo ello bajo la sombra de un paraguas rojo.


Autor
Antonia J. Corrales, tras años ejerciendo su profesión (administración y dirección de empresas) decidió dedicarse de lleno a su pasión: el mundo de las letras y la escritura.
Desde entonces ha trabajado como correctora, columnista en periódicos locales, articulista en revistas culturales, entrevistadora en publicaciones científicas y jurado en certámenes literarios.
Es autora de las novelas Epitafio de un asesino (2005), La décima clave. El mensaje cifrado de Dios (2008) y En un rincón del alma (2011).

Argumento
En este libro, Jimena, a través de una carta a su madre, Felipa,  nos cuenta su historia, pero también de la de las personas que han sido parte importante en su  vida: sus amigas Remedios y Sheela, su marido, Carlos, y su hermano, Juan.
Y en ella nos habla de sus frustraciones y del motivo de su huida a Egipto: se ha cansado de la vida que lleva y quiere dedicarse a lo que realmente le gusta, que es escribir y poder dedicarse a la literatura. Incluso la autora se permite hacerle un guiño al propio título de la novela que nos ocupa, poniéndole el mismo a la novela de nuestra protagonista.


  • Mi vida siempre fue una lucha constante por conseguir su atención, su beneplácito. Ahora el paso de los años me ha otorgado la capacidad de ver la realidad y poder aceptarla sin que ello vaya más allá de una toma de conciencia. Sin que la soledad sentida me obligue a derramar una sola lágrima. A diferencia de antaño, hoy no necesito que alguien me escuche. He aprendido a dialogar conmigo misma. Este desarraigo, en parte, se lo debo a usted.
  • Durante el vuelo, en muchos momentos, he echado en falta el paraguas rojo de Sheela, mi amiga del alma. ... Desde que me lo regaló ha permanecido a mi lado, sirviéndome de apoyo y cobijo, protegiéndome de los malos augurios, tal y como ella dijo que lo haría.
  • Cerré la página final de mi historia de ficción, una historia que había durado demasiados años, tantos que el príncipe era casi un abuelo, y escribí el final del cuento: <<Colorín colorado, la princesa se ha fugado>>.
  • Aprendiendo que, a pesar que de pusiese empeño en hacer todo lo mejor posible, en agradar a todos, jamás sería tan perfecta, tan intachable, como el resto de hijas o nueras.
  • ... empachadas de patatas fritas, en aquellas tardes de domingo, vacías de maridos, cargadas de niños, preñadas de la música de Milanés y Silvio, nos convertimos en hermanas, hermanas de penas, de anhelos y carencias; cómplices de la soledad. Hasta que él, guitarra en mano, se instaló en el chalet de enfrente.
  • - Tienes las mismas capacidades que yo. Eres vidente... El hombre del dibujo es una de tus visiones. Harás ese viaje porque ganarás el certamen y será allí, en Egipto, donde lo conocerás. Dime ¿por qué tienes tanto miedo a dejarte llevar?...

Opinión personal
Hoy voy a empezar por el final. Cuando compré este libro, vi un comentario de una persona diciendo que era una novela absurda. Y hoy, después de haberlo leído, voy a decir que no sabe ni lo que dice. Y que conste que no estoy defendiendo a Antonia, me estoy defendiendo yo. Porque si esta novela es absurda y a mí no solo me ha encantado, si no que, además, me permito recomendársela a todo el mundo, es que yo soy boba. Y por ahí sí que no voy a tragar.
Dicho esto, pasemos a la novela en sí, que es mucho más interesante.
Lo primero, el título, basado en una canción de Alberto Cortez, un señor que no me gusta nada (con todos mis respetos), y que nunca había escuchado. Pero, casualidades del destino, la escuché ayer en un anuncio de una emisoria de radio. Con lo supersticiosa que soy, no sé que pensar de tamaña coincidencia (¿tendrá algo que ver con las visiones de Jimena?)
En cuanto a la portada es, sencillamente, fantástica. Una vez que terminas la novela y entiendes el significado del paraguas rojo en la vida de nuestra protagonista, te parece más deliciosa aún.
Los temas tratados son variados: la soledad, la frustración, el maltrato, la lucha contra los convencionalismos sociales, la amistad, el deseo de alcanzar nuestros sueños, el amor...
La trama, aunque repleta de flasbacks, está muy bien hilvanada y los personajes muy bien perfilados. Todos llevamos algo de todos y cada uno de los que van desfilando por  sus páginas. 
A pesar de los saltos temporales, como los capítulos son muy cortitos, en ningún momento se rompe la estructura interna de la obra. Para algunos de estos flashblacks, deja la introspección a un lado y pasa directamente al diálogo, lo que da mayor dramatismo a las escenas y nos permite conocer mejor a los personajes.
Escrito en primera persona, como si de un diario se tratara, es un relato muy intimista, y aunque este tipo de historias por lo general no me gustan nada, ha conseguido llegar no solamente a un rincón de mi alma, si no que se ha instalado en mi corazón y creo que para quedarse. 
El estilo ágil y sencillo, con una prosa elegante y muy cuidada. Me ha llamado la atención el uso de muchos adverbios terminados en “mente”, que aunque para algunos es sinónimo de pobreza de léxico, fue muy utilizado por los grandes autores de nuestro Siglo de Oro. Posiblemente algunas veces se haga excesiva su utilización, pero no chirría en ningún momento. Opino que están puestos ahí a propósito, para centrar aún más nuestro interés.
La importancia de los sentidos en la novela también me ha cautivado, sobre todo la de los olores. Me ha recordado mucho, en algunos momentos, a la forma de escribir de Isabel Allende y de Ana Cabrera Vivanco.
Este no es un libro escrito para mujeres por una mujer. Este es un libro universal, porque los sentimientos no entienden de géneros; somos los humanos los que nos dedicamos a poner etiquetas absurdas y sin ningún sentido.
El desenlace, como el resto de la obra, maravilloso, por lo sorprendente e inesperado. Un broche redondo para una historia espectacular.
Una novela que merece estar entre los libros más vendidos en cualquier formato, porque hay libros ocupando esos puestos que son bastante peores que éste. Espero que con su fichaje por B de Books, la carrera de Antonia despegue como debería haberlo hecho ya. A mí me está esperando La décima clave. El mensaje cifrado de Dios, que será lo próximo que lea de ella.
En resumen, un libro muy emotivo y lleno de sentimientos, algo que no se debe confundir con sensiblería. Tampoco es un obra ñoña ni cursi.  Es una novela marivillosa, muy bien escrita, que emociona, que llega dentro y que, incluso, es muy probable que te haga llorar. El único "pero" que podemos ponerle es que es demasiado corta. ¡¡¡NO DEJES DE LEERLA!!!

Valoración: 9

Leído el 16 de Marzo de 2.012

17 comentarios:

  1. Gracias, Montse, me ha encantado. Un trabajo enorme el que has hecho. Muchísimas gracias!!! es un orgullo tenerte entre mis lectores.
    Antonia J Corrales

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, Antonia, x lo que he "disfrutado" leyéndola. Reseñar una novela tan buena no es un gran trabajo, es un ¡¡GRAN PRIVILEGIO!!
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Montse, tu reseña despierta interés por la novela. A pesar de ser hombre, creo que dejas claro que es una novela sin etiquetas y sin géneros, así que has conseguido despertar mi interés por ella. !!Me estoy haciendo adicto a tus reseñas, jajajajaja!!. Enhorabuena por la entrada, y felicidades a Antonia. me ha encantado esa referencia que haces a los escritores del Siglo de Oro.

    ResponderEliminar
  4. Félix, es que recordé la conversación del otro día y lo de los libros escritos por mujeres y para mujeres. Los sentimientos son universales, sin etiquetas.
    Me alegro de haber despertado un poquito tu curiosidad y se agradecen mucho tus visitas.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  5. Excelente reseña. Una invitación a la lectura del libro de Antonia Corrales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Pilar.
    Antonia será una de las grandes, suponiendo que no lo sea ya.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho la historia de este libro. No sabía cuál elegir ahora de esta escritora pero creo que me decido, tras leer tu reseña, por "La levedad del ser".

    Respecto a la portada, me gusta más la de mi edición (Aladena).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias, Rosalía, por tu comentario. No he visto la otra portada, no puedo opinar, lo siento. Pero ésta me encanta.
    Espero que te guste "La Levedad del ser" y que pases por aquí a contármelo.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  9. Recién acabo de leerla y he llorado como una tonta. ¡Ojalá muchas mujeres nos atreviéramos a hacer lo que Jimena! Demás está decir que voy a comprarme un paraguas ROJO!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, batey!
      La persona que no llore con ese libro (sea hombre o mujer, porque los sentimientos no entienden de género) es que no tiene corazón, tiene una piedra.
      En la vida hay que luchar por conseguir nuestros sueños.
      El paraguas rojo terminará convirtiéndose en un símbolo, ya lo verás.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  10. Una reseña digna de columna periodística. ENHORABUENA. La novela es tal cual. Seguro que quien no la haya leido, y lea ahora esta reseña, se va directa a comprarla en internet o espera a Septiembre para tenerla en papel. Hacer las dos cosas son muy interesantes. De nuevo Montse, realiza una reseña IMPRESIONANTE, y con un buen gusto tremendo, sin perder el toque sencillo y ameno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Juan Carlos. Viniendo de alguien como tú, es todo un piropazo.
      Pienso como tú, hacer las 2 cosas es lo mejor. Deseando que llegue mi cumple (que es el día que sale) para tenerla en papel.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  11. Novela de obligada lectura. Te pasas de estaciones en el metro, te pasa de parada en tu itinerario diario. Todo da igual estas enganchado en la novela desde el principio al final. Cuando terminas la novela, tus sentimientos se quedan tristes, levantas los ojos y piensas y ahora que leo. Tiene una fuerza impresionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan Carlos!
      ¿Que te voy a decir del paraguas rojo? Pues que es el libro con el que más me he identificado de todos los que he leído (y han sido muchos).
      Un libro de sentimientos y éstos son universales. Muy recomendable tanto para hombres como para mujeres.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  12. Hola Montse: primer libro que leo de Antonia Corrales, y la verdad que me ha dejado sin palabras. Que historia impresionante ! Si bien coincido contigo que es una novela con mayúsculas, que podrá ser leída por hombres y mujeres, como mujer me he sentido muy identificada con algunas situaciones que se plantean, que son propias de nosotras las mujeres. La relación de Jimena con su madre, para leer y releer montones de veces. Tu reseña impecable como siempre. Buscaré otros libros de Antonia Corrales, un descubrimiento super agradable. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, guapísima!
      Pues no te pierdas los demás,sobre todo "Epitafio...", que toca todos los géneros.
      Besos a miles.

      Eliminar
  13. Hola Montse. He llegado a tu blog por casualidad, buscando el argumento de "Y por fin, el silencio". Me ha gustado tu forma de ver las cosas y creo que coincidimos en algunos gustos literarios. Así pues, siguiendo tu consejo vamos a probar con ésta. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...