25 de marzo de 2012

Peso cero (Antonia Romero)

Datos técnicos
Título: Peso cero
Autor: Antonia Romero
Editorial: Diálogo
Primera edición: 2.007

Sinopsis
La novela es una magnífica y valiente historia sobre la anorexia, la familia y su entorno. 
La historia de Alicia, una niña de catorce años que sucumbe a la anorexia, le sirve a la autora para reflexionar sobre las carencias que llevan al ser humano a caminar con muletas invisibles. 
Escrita con maestría (el lector se ve impelido a seguir leyendo hasta el final), con una gran riqueza en los personajes que se entrecruzan, esta novela, Peso cero, nos lleva a comprender no sólo el drama de la anorexia, que es el hilo conductor y nervio de la historia, sino también las deficiencias de un vivir poco atento con la propia vida y de la lucha, con frecuencia a ciegas, por lo auténticamente valioso.



Autor
Antonia Romero nació en Barcelona en 1.965. Su primera novela, Peso cero (2.007), fue finalista del premio de novela Yo Escribo.
La tumba compartidasu segunda novela, fue ganadora de la II Edición del Certamen Literario Imprimátur.

Argumento
Alicia es una chica de catorce años, cuyos padres, Mario y Andrea, están atravesando una profunda crisis matrimonial. 
Mario, el padre, es un prestigioso cocinero, que regenta, junto con su socio, Juanjo, varios restaurantes. Su madre, Andrea, es interiorista, y, con el paso de los años, ha empezado a preocuparse cada vez más de su aspecto exterior, algo que va inculcando en su hija.
Esta obsesión de su madre por la apariencia externa, más la revolución hormonal que provoca la adolescencia, sumado a una gran tragedia familiar, conducen a Alicia a una espiral autodestructiva: la anorexia.

  • Lo que es malo es destrozarse el estómago y yo ayer creí que iba a reventar. Apúntate esto en tu cabecita, hija, el aspecto de una persona es su tarjeta de presentación -Andrea cogió a Alicia por los hombros para que la mirara a los ojos- Nunca traiciones a un hombre haciendo que se enamore de una joven delgada y hermosa, para después convertirte en una vieja, gorda y descuidada, porque si lo haces él no dudará en ... - hizo un gesto con el pie como si abriese el cubo de basura y tirase algo sucio dentro-.
  • "Gorda asquerosa y repugnante" "Eres basura" "La grasa inunda tu cuerpo, tu corazón, tus pulmones, no te deja respirar" "Te miran y se burlan, te desprecian" "A nadie le gustan las gordas".
  • Quizá por eso y porque no hay más ciego que el que no quiere ver, no se percató de un nuevo cambio de actitud de su hija. Un cambio que se había ido produciendo en los últimos meses y, durante los cuales, la muchacha había ido enviando señales de alarma que se perdían en el infinito. No es que ella quisiera ser ayudada, al menos conscientemente, es que un incendio, indefectiblemente, provoca humo. Botes de sacarina, almacenados en los armarios de la cocina, comida que desaparecía, comentarios sobre las comidas que incluían las tablas calóricas de todos los alimentos y su insistencia en que la dejase cocinar, fueron señales que su padre no fue capaz de analizar. Al igual que las muestras físicas: uñas rotas, manos resecas y arrugadas, aumento del vello.
  • Veamos, su hija tiene un alto nivel de deshidratación, el potasio y el sodio por los suelos, ha perdido más del 25% de peso corporal; se le cae el cabello, tiene las uñas rotas y lleva más de tres meses sin la regla. Confirmando sus sospechas y después de la entrevista que he tenido con ella: Alicia sufre Anorexia Nerviosa, con episodios bulímicos, de uno de los cuales fue usted testigo.
  • - Eso es lo que todos ven cuando te miran, a nadie le preocupa si eres dulce, buena o inteligente. Cuando te conocen, solo miran tu aspecto. Has de gustarles para que quieran conocerte. Una bola de grasa no le gusta a nadie, da asco. Hasta que no empecé a adelgazar ningún chico se fijó en mí.

Opinión personal
Este es el segundo libro que leo de esta autora, después de haber devorado La tumba compartida. Y como en el anterior, aunque no lo sea en orden cronológico, lo primero que me sorprende es que muchos autores consiguen buenos finales, pero pocos escritores son capaces de conseguir buenos principios: y Antonia es uno de ellos. Una vez puede ser casualidad, dos se llama talento.
  • Tengo dieciocho años y soy anoréxica. Digo soy, aunque hace ya dos años que me alimento todos los días de un modo casi normal, si por normal entendemos lo que hace la mayoría. A pesar de ello sigo siendo anoréxica. Mi cerebro y mi corazón siguen siendo anoréxicos. A veces, incluso padezco una angustia mortal al sentir que traiciono a ambos y he de acudir a mi propio raciocinio para superar esa presión en el pecho y en la cabeza. El espejo sigue hablándome en otro idioma diferente al que hablan la mayoría de los que me rodean y debo enfrentarme a él, no sin temor, como si un demonio lo habitara.
El tema tratado, los desórdenes alimentarios en una adolescente, es duro y en la novela está tratado crudamente en algunos momentos, aunque sin recrearse en detalles escabrosos, a la vez que con una gran sensibilidad, para que asumamos la gravedad del problema que supone para una familia tener un hijo así, pero sin buscar culpables.
El título no puede ser más significativo, Peso cero, el que cualquier anoréxico quiere alcanzar, el no ser, la autodestrucción llevada al grado máximo.
Estructurada en dos partes tituladas, divididas a su vez en capítulos también titulados y encabezados cada una de ellos con una frase que nos hace pensar, la primera de esas partes consta de dos historias: la de una persona cuyo nombre ignoramos, y que descubriremos quién es en la segunda parte, y la de nuestra protagonista, Alicia; será en esta segunda parte cuando esas dos historias terminen confluyendo y conozcamos la identidad de la otra protagonista del relato.
Siguiendo un orden cronológico, salvo por algunos breves flashbacks, está escrita en tercera persona (excepto las primeras páginas, que son una especie de diario de Alicia y, como tal, lo están en primera persona), con un estilo directo, de frases cortas, con un vocabulario exquisito (aunque duro también en las ocasiones que el tema lo requiere), entremezclando diálogos y narración, con un ritmo ni demasiado rápido ni demasiado lento, el justo para mantenernos en tensión y que no nos perdamos ni una sola coma de la novela, Antonia Romero nos relata magistralmente el drama que conlleva la anorexia, tanto para los que la sufren, como para las personas que los rodean. Porque lo que la autora nos cuenta puede pasarle a cualquier familia:  la de Alicia es una familia como muchísimas otras, no tiene nada de especial; una familia normal como la mayoría.
Poblada de personajes llenos de sentimientos, que la autora logra transmitirnos con su manera fresca de contar historias, tanto protagonistas como secundarios están magníficamente retratados, así como también los espacios y los ambientes, especialmente los del convento. Y continuando con el contexto de normalidad que se sigue en toda la obra, ésta se desarrolla en una ciudad de provincias, desconocida. 
El desenlace, sorprendente e inesperado. Es lo que menos me ha gustado del libro, pero pienso que no podía ser otro. 
Éste fue el primer libro que me recomendaron de Antonia Romero. Para llevar la contraria, empecé por el segundo, y a ti, si me estás leyendo, te digo que ¡¡¡NO TE LO PUEDES PERDER!!! y menos aún si tienes un adolescente en casa; si estás en el último caso, después haz que lo lea él.


Valoración. 8,5

Leído el 25 de Marzo de 2.012

5 comentarios:

  1. Muchas gracias de nuevo, Montse. Me alegro muchísimo de que te gusten mis novelas y espero no decepcionarte en el futuro.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, Antonia.
    Si me decepcionasen tus novelas, cosa que dudo bastante, pero bueno, he conocido a una tía estupenda y para mí eso es más que suficiente.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Una reseña estupenda, Montse. Te estás convirtiendo en una importante referencia para mis lecturas. Completamente de acuerdo contigo en que Peso Cero es una gran novela que nadie se puede perder, tanto los que convivan con el terrible problema de la anorexia como los que quieran descubrir unos personajes perfectamente trazados. Enhorabuena a las dos, a Antonia por la novela y a ti por la magnífica reseña de la misma.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Félix. Completamente de acuerdo contigo en que es una gran novela y que debe ser leída tanto por adultos como por adolescentes para conocer la enfermedad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.