2 de marzo de 2012

Te esperaré toda mi vida (Megan Maxwell)

Datos técnicos
Título: Te esperaré toda mi vida
Autor: Megan Maxwell
Editorial: Eride
Primera edición: Junio de 2.011


Sinopsis
¿Qué ocurriría si una mujer de siglo XXI, como tú, viajara en el tiempo al siglo XVII? 
Averígualo sumergiéndote en las páginas de esta novela de la mano de Montse y sus dos amigas, Julia y Juana; unas españolas afincadas en Londres. 
Una rifa, un premio, un viaje, una ciudad: Edimburgo. Tierra de leyendas y escoceses. 
Allí, en aquel momento, en aquel lugar, ocurrirá algo que cambiará para siempre la vida de la protagonista y sus amigas.

Autor

Megan Maxwell, nacida en Nuremberg, hija de española y norteamericano, es el seudónimo bajo el que escribe Carmen, una romántica empedernida nacida en Alemania, pero criada por su madre y su familia en Madrid.
Durante años trabajó como secretaria, hasta que, por causas del destino, un buen día decidió escribir novelas románticas, destacando entre ellas, además de la que nos ocupa, Deseo concedido, Fue un beso tonto, Las ranas también se enamoran, Te lo dije y Olvidé olvidarte.

Argumento
En el prólogo, Megan nos cuenta una historia que ocurrió en el siglo XIV. Durante la celebración de una justa en una boda, una flecha mata por error al hijo de Keeva, la hechicera. Ésta maldice a todos los Carmichael: no volverán a ser felices nunca. Perderán al ser querido cuando más dichosos sean. El hechizo se romperá el día en que las dos mitades del  colgante de la familia vuelvan a estar unidas.
En el presente, conocemos a Montse, Juana y Julia, tres amigas que viven en Londres. Cuando tenía seis años, Erika, la gitana que cuidaba de Montse porque su padre se despreocuba de atenderla, le ofreció pedir tres deseos tocando su bola de cristal. Dos de ellos ya se han cumplido y el tercero era que la felicidad y el amor estaban en el pasado.
Desde entonces, nuestra protagonista principal tiene un sueño recurrente: un castillo y un jinete, al que nunca consigue verle la cara.
En un sorteo, a una de ellas le toca un viaje a Escocia, pero es solo para dos. Deciden acercarse a una agencia de viajes para intentar poder  ir las tres juntas y lo consiguen. En una de las visitas turísticas van al castillo de Elcho y Montse descubre que es el mismo castillo con el que sueña desde hace casi 25 años.
Asisten a una fiesta medieval, donde encuentran por casualidad a Erika, que le ofrece de nuevo pedir tres deseos y Montse pide que ella y Juana encuentren el amor,  y que las tres juntas tengan una aventura que dure tres meses. No tienen oportunidad de pedir el último, porque se produce un apagón. Intentan llegar a su hotel, pero todo lo que ven les resulta desconocido, hasta que descubren que están en el mismo lugar, pero ¡en 1.689!
Allí conocerán a Declan Carmichael y “su gente”. Y también la maldición que pesa sobre ellos: ninguno podrá ser feliz hasta que el colgante vuelva a estar entero.
Montse descubre que Declan es el hombre de su sueño, pero también que no es, ni muchísimo menos, como ella esperaba: es frío, arrogante y duro. 
  • Viviréis para ser testigo del dolor que sufrirá vuestro hijo el día que sea feliz. Porque yo, Keeva Raeburn, hechicera de Montrose, maldigo a todos los Carmichael a partir del nacimiento de este niño.
  • Meses atrás, les había confesado, emocionada, que Jeffrey y ella estaban planeando casarse y celebrar un bodorrio por todo lo alto en la misma catedral en la que, años atrás, se habían casado el príncipe Carlos y lady Diana Spencer. Aquello les dejó atónitas. Sus amigas pensaban que si había algo destinado al fracaso, era aquella relación. Jeffrey era un inglés demasiado adinerado para ella. Montse se había criado con un padre feriante que apenas la cuidó durante su infancia. Su madre murió cuando ella nació, por lo que para él, la niña siempre fue más un estorbo que un beneficio.
  • El olor a tierra mojada y musgo fresco inundaba sus fosas nasales. Montse corría por un frondoso bosque plagado de enormes robles y flores multicolores y, de pronto, un rayo de electrizante luz azulada cruzó el cielo. El sonido del potente trueno la asustó. Se quitó las enormes gotas de agua de los ojos y vio a lo lejos la fortaleza de piedra. ¡Su castillo! Sin pensárselo corrió hacia él. Un caballo desbocado de color oscuro apareció tras los árboles, galopando directamente hacia ella. El corazón estuvo a punto de salírsele del pecho cuando le reconoció. Sobre aquel imponente alazán estaba la figura del hombre con el que soñaba desde niña, aunque por más que intentaba aclarar su vista para verle la cara, le resultaba imposible. El viento, la oscuridad y la lluvia se lo impedían.
  • ¿Puedo pedir un deseo colectivo? — preguntó la joven, dejándose llevar por las tonterías que decían sus amigas.
    — Sí — sonrió aquella— . Nunca se sabe lo que se puede cumplir.
    Un trueno hizo retumbar el suelo y Montse se sorprendió a sí misma cerrando los ojos y diciendo.
    — Deseo conocer al hombre que aparece en mis sueños.
    — Mmmmm ¡Qué romántico! ¿Puedes pedir otro hombre para mí? — sonrió Juana divertida.
    — ¡Vale! Incluyo un hombre para Juana en el lote. — Se rió al decir aquello.
    — ¿Tu segundo deseo? — preguntó la gitana de ojos brillantes, mientras la lluvia golpeaba el exterior de la caravana.
    — Que esa aventura dure tres meses y esté acompañada por mis dos amigas.
    — Oh, sí, ¡qué maravilla! — jaleó Julia la propuesta.
    — ¿Y tu tercer deseo? — volvió a preguntar la gitana.
    Pero cuando Montse fue a responder, se escuchó un ruido infernal y la luz se apagó. Asustadas, salieron de la caravana. Un rayo había caído cerca y había partido un enorme roble en dos, además de ocasionar un apagón general en Edimburgo. Al ver la situación, Montse miró a la gitana.
    — Creo que es mejor que nos vayamos, Erika ¿Estarás por aquí mañana? — dijo, agobiada por la situación.
    — No te preocupes, cielo, me encontrarás.

Opinión personal
Este libro, como todos los de Megan, está protagonizado por mujeres con un carácter muy fuerte y muy marcado. Tenemos historia de amor (no una, si no varias), porque si no no sería Maxwell.
Pero, además, aquí introduce un toque “fantástico”: un viaje en el tiempo. A nuestra protagonista le habían predecido que hallaría la felicidad en el pasado y ahí es donde viaja al pedir su primer deseo, encontrar el amor.
Su estilo ameno (divertido, fresco y original), directo, ágil y sin artificios, invita a introducirse con facilidad en la historia, que está escrita solo para entretener, para que pasemos un buen rato y para que nos olvidemos de todo mientras nos vamos sumergiendo en ella.
Sus diálogos chispeantes y su maravillosa descripción de espacios y ambientes, nos enganchan desde el principio y no podemos parar de leer, porque, en este caso, el final es bastante imprevisible, aunque sí lo podamos intuir. Me mantuvo con el corazón encogido muchísimas páginas.
Su sentido del humor característico, en esta novela se agudiza:  las expresiones coloquiales y actuales que ella siempre utiliza, aquí producen situaciones aún más hilarantes, porque el lenguaje del siglo XVII no es igual que el del siglo XXI.
He leído cuatro libros de Megan y, a pesar de que con el que más me he reído ha sido con Las ranas también se enamoran , los dos que más me han gustado han sido Deseo concedido (que tiene ya, ¡por fin!, segunda parte) y éste, los dos en los que aparecen highlanders como protagonistas.
Con esta novela he llorado, me he reído y he vuelto a creer en que los sueños se pueden cumplir y, he aprendido que, cuando lo hacen, no podemos dejar pasar la oportunidad. 




Valoración: 8

Leído el 2 de Marzo de 2.012

4 comentarios:

  1. Me encanta saber que esta novela te gustó, te hice sonreír y te lo pasaste genial. Muchísimas gracias por esta maravillosa reseña. Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por escribir, Megan. Me chiflan tus libros, pero los dosifico, porque son un auténtico vicio. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. A mi esta novela me ha gustado muchisimo, que entretenida y divertida, a la par que romántica...PRECIOSA!!

    ResponderEliminar
  4. Te esperaré toda mi vida esta relacionado con otros de sus libros,Megan? Por cierto,sin geniales.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.