19 de marzo de 2012

Treinta postales de distancia (Sara Ventas)

Datos técnicos
Título: Treinta postales de distancia
Autor: Sara Ventas
Editorial: Autoeditado
Primera edición: Febrero de 2.012


Sinopsis
Un pasado que creía superado, una amiga histriónica en la distancia, un mejor amigo encantador y un vecino algo peculiar. 
Sofía lo tenía todo, o creía tenerlo porque un buen día se encontró rodeada de "ex" (propios y ajenos), casualidades, malentendidos y un buzón lleno de postales.
Dicen que el amor lo podemos tener justo al lado, sólo hace falta mirar para verlo. Para Sofía, el amor se encontraba a treinta postales de distancia.


Autor
Nació en Madrid, aunque reside en Málaga desde 2005. Su interés por las letras la llevó a abrir un blog titulado “Sueños a contraluz” a principios de 2010, donde ha publicado numerosos relatos, micro relatos y alguna poesía.
En 2011 participó en el proyecto “In Absent(i)a”, donde fue seleccionado su poema “El viejo desván” para una antología poética editada por Nanoediciones. 
Su primera novela Treinta postales de distancia ha sido publicada el pasado mes de febrero en Amazon.

Argumento
Sofía, una ortodoncista, se traslada desde Mallorca a Málaga para cambiar de aires, después de una ruptura sentimental.
Un año antes, y a través de Facebook, se había reencontrado con un amigo de la infancia, Manu, que es el que la ayuda a instalarse.
En el ascensor de la finca donde vive, coincide todos los días con Jaime, un hombre que al principio le parece muy estirado, pero con el cual, por uno de los muchos malentendidos que se suceden en la novela, comienza una relación de amistad.
¿Por qué el amor de Sofía se encuentra a Treinta postales de distancia?


  • - No me digas que te has montado ahora un trío onírico, porque me hago un abono de tus sueños ya.
  • <<Me importa un pimiento lo que diga Manu, este tío o es bipolar o se huele la tostada. No es normal que antes fuera tan sieso y ahora de repente tan simpático, un poco más y me acompaña hasta mi casa. Pero lo lleva claro como esté pensando que quiero algo con él por el simple hecho de ponerme roja cuando me lo encuentro, este no sabe que me pongo roja con todo. El próximo día que me lo encuentre saco el tema y se lo digo. Cómo se lo voy a decir vaya cosas se me ocurren. Anda Sofía vete a dormir>>.
  • - Ah, perdona, te he subido. -¡Hola! No te preocupes, si por un piso más no voy a llegar más tarde de lo que voy. <<Si supieras que he dejado pasar tres ascensores>>.
  • -¡Qué va! Si yo no tenía intención de ir. Se me ocurrió regalárselas a algún conocido para ponerle a Miguel como excusa, que me las habían quitado de las manos unos amigos que estaban locos por ir. Pero no se las pude encasquetar a nadie; así que subí a casa de esta vecina, pensando que ella podría ir con su novio, y cuando se las di ella creyó que la invitaba a ir conmigo.
  • - Sí que es guapo, sí. ¿A qué se dedica? Manu no me ha querido contar nada. - Es estríper. - ¿Estríper? ¿De esos de... estríper?- Sí, Carmen, de esos de las despedidas de soltera y de soltero, porque además hace de los dos tipos, claro. - Pero imagino que sólo de bailar ¿no? - ¡Ay, Carmen, no seas mojigata como mi madre!. Estríper completo: de bailar, de llevar tanga, de quedarse en bolas y, si le da una buena propina, pues de lo que surja... Creo que también hace viajes.


Opinión personal
Conocí esta novela a través de Twitter, por una de las muchas casualidades que tiene el destino. Me gustó mucho la sinopsis, pero pensé que era una historia de amor, de esas de mucho llorar que tú detestas y me chiflan a mí, que diría el Nano. Pero cual no sería mi sorpresa cuando nada más empezarlo empecé a reírme a carcajada limpia. Y pensé: "esta novela promete aún más de lo que me esperaba".
Escrita en tercera persona, con un narrador omnisciente múltiple, que nos cuenta las escenas desde los distintos puntos de vista de los dos protagonistas (Sofía y Jaime), tiene un estilo ágil, ameno, chispeante y con un gran sentido del humor. Hay que destacar los monólogos interiores de los personajes principales, hilarantes y muy irónicos.
Estructurada en capítulos con su correspondiente título, mezclando los diálogos con la narración, Treinta postales de distancia es una novela chick lit auténtica: chica traicionada, un gay (el amigo que todos quisiéramos tener), amiga histriónica, situaciones surrealistas, malentendidos, casualidades.
Y aunque yo pensaba que en este género estaba todo inventado,  la autora ha dado un paso más y ha escrito una novela con un argumento muy original:  las "treinta postales" que dan título a la obra.
La trama, con un orden cronológico lineal, roto por algunos flashbacks a través de los cuales conocemos la vida pasada de Sofía y Jaime, está muy bien armada, y tiene un buen ritmo.
Los personajes están muy bien conseguidos, tanto física como psicológicamente, y en ningún momento nos podemos imaginar por donde van a salir. Porque en una novela que es un cúmulo de situaciones surrealistas, casualidades y sinsentidos, cualquier cosa es posible.
Me ha encantado el guiño de hace a Mendoza y su Sin noticias de Gurb, uno de los libros con los que más me he reído en toda mi vida. Es más, casi me atrevería a decir que se convirtió en uno de mis autores favoritos gracias a esa novela, aunque sea casi un sacrilegio decirlo.
Si quieres pasar un rato entretenido y evadirte de todo, ¡¡¡ÉSTE ES TU LIBRO!!! Te garantizo que no pararás de reír; eso sí, también te aviso de que tu mandíbula corre el peligro de desencajarse, como estuvo a punto de pasarle a la mía.


Valoración: 8,5

Leído el 19 de Marzo de 2.012

7 comentarios:

  1. Pues me quedo con las ganas de la reseña, ya que has puesto la nota...
    Venga, venga!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Mientras, reseño los fines de semana. Pero, me temo, que este libro no es de tu estilo. Aunque para echarse unas risas es muy bueno y el argumento me ha parecido muy original.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que me haga reir queda automáticamente apuntado en la libretita de las tentaciones literarias. Buena reseña como siempre...te juro que no entiendo de donde sacas tanto tiempo para leer...o lees más rápido que el resto de los humanos...serás un ser mágico?...no se...estoy segura de que si. Besos

    ResponderEliminar
  4. Si una bruja es un ser mágico, entonces lo soy, Bego. Con esta novela te garantizo que se te desencajará la mandíbula, porque todas las situaciones son de lo más surrealista.
    Gracias por pasarte x aquí, preciosa.
    Muakisssssssssss a cienes.

    ResponderEliminar
  5. Con la falta que nos hace reírnos...!!

    ResponderEliminar
  6. Es un libro divertidísimo, Elena. Sara ha reinventado el género del chick-lit con él.
    Terminé con la mandíbula casi desencajada.
    También eché alguna lagrimilla.
    Recomendable 100%.
    Besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  7. Coincido totalmente contigo, Montse. Una novela divertidísima que no me canso de recomendar y un argumento de lo más original.

    Además, algo que siempre suele flaquear en este género, muy creíble y realista. No hay nada que me aparte más de la lectura que unos personajes que no se cree ni su autor, cosa que no sucede en absoluto en esta historia.

    Muy buena reseña, como siempre.

    ;)

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...