12 de abril de 2012

Área 81 (Stephen King)

Datos técnicos
Título: Área 81 (Mile 81)
Autor: Stephen King
Editorial: Plaza&Janés
Primera edición: Marzo de 2.012


Sinopsis
Área 81, es un área de servicio abandonada y cerrada desde hace tiempo. Pete Simmons, un curioso niño de 10 años, decide ir con su bici hasta esta área abandonada donde sabe que los chicos mayores van para fumar, colocarse y montárselo con sus chicas. 
Y allí se encuentra una botella de vodka medio llena que decide probar. Pete acaba emborrachándose y cuando se despierta, descubre un coche aparcado allí, un coche sin matrícula y cubierto de barro. 
La puerta está medio abierta, pero no se ve a nadie dentro...


Opinión personal
Hoy no haré una reseña al uso, porque es un libro tan cortito que,  si se me escapa algún detalle, podría impedirte disfrutar completamente de él. Así que he decidido contarte una historia.
Mi relación con Stephen King ha sido de amor-odio. El primer libro que leí suyo, It, hace más de dos décadas, me gustó de tal manera que me volví una auténtica adicta. Tanto, que en mi casa hay más de 30 títulos suyos. Recuerdo esos libros de la Colección Jet de Plaza&Janés, negros, con una dibujo espeluznante en la portada, y en un cuadrado con fondo amarillo, en rojo su nombre y en negro el título de la novela. ¡Si no habías empezado a leer y ya estabas temblando del terror que provocaba la imagen!
Pero un día, por esas casualidades que tiene la vida, entré en una librería y me fui a la sección de terror, y vi unos ejemplares que creía que eran suyos, porque el diseño era similar. Y cuando lo tuve en mis manos descubrí que su autor no era él, sino un tal Dean R. Koontz, y que sus sinopsis eran muy parecidas. Decidí probar y sucedió lo que os imagináis. Que la forma de escribir de este último me gustó mucho más que la del maestro, porque  el ritmo que imprimía a la narración era infinitamente más rápido. Y dejé de ser fan del de Maine y me convertí en ferviente seguidora del  de Pennsylvania (y aún sigo siéndolo, aunque menos).
Desde ese momento, fui alternando libros de ambos, hasta que llegó un momento que King se me atravesó. Y por muchas veces que lo he intentado, no había conseguido volver a leer un libro suyo entero: en las estanterías me esperan, por ejemplo Tormenta de nieve, El cazador de sueños o Cell, por mencionar solo algunos.
Hasta ayer. King me conquistó con su libro, posiblemente, más voluminoso, y me he vuelto a reencontrar con él con su obra más corta (o lo he redescubierto, que también podría ser). A ello han contribuido la publicidad, en la que se anunciaba que no era una obra antigua sino que se había puesto a la venta en Estados Unidos en septiembre y rápidamente había llegado al número 1 en las listas de los más vendidos, las pocas páginas de las que constaba, y, porque no decirlo, su buen precio. Así que decidí arriesgarme y leerlo, porque lo máximo que podía perder era algo menos de dos euros y un rato de mi tiempo.
La acción trascurre en apenas una mañana. Pete, un niño de diez años, quiere ir a jugar con su hermano y sus amigos, pero éstos no le dejan porque es demasiado pequeño. Ante la negativa,  decide hacer algo para impresionarlos y demostrarles que los pequeños también pueden enfrentarse al peligro:. Y se le ocurre que puede ir a un área de servicio abandonada. Una vez allí encuentra una botella de vodka y con solo dos tragos empieza a sentirse mareado. Se acuesta para que se le pase un poco la borrachera y cuando despierta descubre que hay  cuatro coches aparcados fuera … ¿Qué ha sucedido durante el tiempo que ha permanecido dormido?.
Lo  mejor del libro, el ritmo: la novela transcurre en un período tan corto de tiempo que todo tiene que suceder muy deprisa. Además, las descripciones de las escenas son muy buenas, porque va directo al grano y nos narra lo esencial. Que haya niños de por medio, provoca, por lo menos en mi caso, aún más angustia. Y no hay que olvidar el guiño que hace a sus lectores y a sí mism recordando  Christine y Buick 8, dos de los coches más aterradores y perversos de la historia de la literatura.

  • La última vez que Jimmy Golding había creído en coches-monstruo fue cuando vio la película "Christine", de niño, pero sí creía que a veces los monstruos podían estar al acecho dentro de un coche. Y dentro de aquel había alguien. ¿Cómo se había abierto la puerta, si no?

¿Te atreves a sumergirte en las páginas del Área 81 y averiguar que se esconde en ellas? ¡¡¡NO TE ARREPENTIRÁS!!!


Valoración: 8

Leído el 12 de Abril de 2.012

9 comentarios:

  1. Montse: Con Stephen King, me ha pasado algo parecido, Considero que tiene libros que me atraparon,( Misery, El resplandor, Cementerio de animales ) pero otros pesadisimos totales, que los he dejado por la mitad. También tengo en mi biblioteca unos cuantos de él que compré cuando armé la colección y allí esperan, es como que siempre tengo algo más atrayente para leer y van quedando. Si algún día me cruzo con este nuevo lo intentaré. Gracias por compartir esto tan lindo. Besisssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Miranda, creo que a ti y a todos. Llegó un momento que nos saturó.
    Éste es tan cortito (se lee en menos de hora y media), que se le puede dar una oportunidad.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Oido cocinaaaaaa. Por cierto, yo también me enganche con Dean Koontz, que casualidades. Pues creo que me animaré con It, a ver que tal.

    Gracias "consejera"

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Que gusto ver por aquí a uno de mis "culés" favoritos. Ese libro es tan pequeño, que solo podía contar una historia, porque si no me arriesgaba a "destriparle".
    Me alegro que coincidamos en tantas cosas (Koontz, Eva...).
    Un beso enorme y muchísimas gracias a ti por pasar y por quedarte.

    ResponderEliminar
  5. A mi tambien me enganchó Kontz como post-King, aunque siempre me quedará It como libro de cabecera.

    Alguno de los ultimos "largos" de King (p. ej. La cúpula) ya los he encontrado largos.

    Me anoto este de Area 81 que por tu reseña creo que no me defraudará, ya te cuento.

    Gus.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Gus!
    Lo mío fue algo paralelo y sigo siendo de Koontz y de Simmons, pero hasta ahora no me reencontré con King.
    Es tan cortito que no puedes arrepentirte nunca de haberlo leído, porque solo es hora y media de tu tiempo.
    Pero seguro que no te defraudará, porque todo es muy conciso y sin nada de "paja" (algo raro en King, que es el mayor experto).
    Un beso enorme y gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Hola, Anabel!
      Muchísimas gracias. Es de lo más bonito que me han dicho desde que reseño.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  8. Acabo de aterrizar en tu blog, y me está gustando mucho. Esoy repasando el apartado Autores, y como no, tenía que pararme en King, al que adoro, a ver que se cocía por aquí. No he leído este que nombras, pero he leído muchísimo suyo, y aunque es verdad que hay cosas que no me han gustado demasiado, por lo general los devoro. Corazones en Atlántida, Misery, It, 1963, La tienda,...buf...un montonazo que me encantan. Y también lo intenté con Kootz...pero no sé, leí un par y no me convencieron.
    Pero bueno, para gustos colores, ya se sabe. Me apunto este que nombras, y seguro que me gusta...jajajaj.
    Me gusta este blog, porque has hecho unas clasificaciones de todo tipo, y si tengo que buscar qué leer (ese momento que todos tenemos de vez en cuando...), me puedo poner a buscar por género, por autor, por año.-...Está muy bien, mis felicitaciones. EVA.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...