10 de abril de 2012

Lo que dicen tus ojos (Florencia Bonelli)

Datos técnicos
Título: Lo que dicen tus ojos
Autor: Florencia Bonelli
Editorial: Punto de Lectura
Primera edición: Febrero de 2.007

Sinopsis
Francesca de Gecco es una joven que, a pesar de su extracción humilde, con la ayuda de su rico padrino ha sabido labrarse una sólida educación.
Nada más iniciar su brillante carrera en el diario que dirige su padrino, la joven sufre un terrible desengaño amoroso. Sólo el tiempo y la distancia podrán curar una herida tan profunda, y por eso la muchacha acepta un puesto en la embajada de su país en Ginebra.
Sin embargo, esa ciudad sólo será la primera etapa de un viaje mucho más largo. Al otro lado del mundo, en los palacios más deslumbrantes del desierto de Arabia, Francesca encontrará una segunda oportunidad para ser feliz.



Autor

Florencia Bonelli (Córdoba, Argentina, 1.971) estudió Ciencias Económicas y trabajó de contadora pública, profesión que abandonó después de leer El Árabe de Edith Hull, libro que la impulsó a dedicarse profesionalmente a la escritura.
Inició su exitosa carrera de escritora en 1.999. Con títulos como Bodas de odioIndias BlancasEl cuarto arcano y Me llaman Artemio Furia, todas ellas enmarcadas en los acontecimientos históricos del siglo XIX argentino, se convirtió en la referente actual de la novela histórico romántica de Argentina.
Otras novelas como Marlene, que transcurre en el barrio de La Boca a principios del siglo XX, o Lo que dicen tus ojos, en la exótica Arabia Saudí, han terminado de confirmar su éxito entre miles de lectores en todo el mundo. Sus libros se han publicado en América Latina, España, Portugal y Alemania. 
Su última obra, la trilogía Caballo de Fuego está compuesta por París, Congo y Gaza.


Argumento
Francescca de Gecco, una joven de 21 años de clase humilde, se enamora de Aldo Martínez Olazábal, uno de los hijos de la dueña de la hacienda donde Antonina, su madre, trabaja como cocinera.
Cuando la madre de Aldo se entera de la relación, amenaza con desheredarlo si no se casa con su prometida y, él, como un cobarde, obedece.
Francescca, rota por el dolor, decide aceptar el puesto que le ofrecen en el consulado argentino en Ginebra (Suiza). Allí, durante la celebración de la fiesta nacional de Venezuela, un príncipe árabe queda prendado de ella.
¿Conseguirá el amor vencer los convencionalismos sociales y las diferencias culturales entre oriente y occidente?


  • Era la primera vez en mucho tiempo que veía a Aldo Martínez Olazábal. Diez años atrás se había marchado a Francia para estudiar en La Sorbona. Rico, buen mozo, con un título bajo el brazo y el prestigio de quien vuelve del extranjero, Francesca pensó con sarcasmo que debía tratarse del soltero más codiciado de Córdoba.
  • A Francesca la verdad le pesaba más que la culpa por el mal consejo, y durante días meditó si debía revelársela a su amiga, pero la mirada ausente de Sofía, su voz insegura y el temblor permanente de sus manos la ayudaron a comprender que, si lo hacía, le asestaría el golpe de gracia a su debilitada cordura. Calló, aunque ignorando si obraba correctamente.
  • - ¿Casarte con ella¿ ¿Un Martínez Olazábal con la hija de unos inmigrantes incultos y burdos? ¡La hija de la cocinera! ¡Nunca si yo puedo impedirlo!.
  • Lo miró a los ojos y el mundo se calló: sólo tenía conciencia de sí y del príncipe que la observaba con fijeza, sin pestañear. En torno a ellos se generó un vacío abrumador y sugerente: la mirada dominante de él la hipnotizaba y, aunque pugnaba por tomar el control otra vez, paradójicamente una fuerza en su interior la asía al encantamiento, desbaratando los motivos que la llevaban a detestar a los árabes. Una sonrisa de Al-Saud la devolvió a la realidad.



Opinión personal
Lo que dicen tus ojos puede considerarse la precuela de la trilogía Caballo de Fuego, porque narra la historia de amor que vivieron los padres del protagonista, Eliah al Saud. Pero no es necesario leerla antes, porque yo lo he hecho después de leerme París, la primera parte de la trilogía mencionada.
El título y la portada son muy sugerentes y la sinopsis invita a leerlo. 
El tema fundamental, el amor, aunque también la ambición es importante en esta historia.

Aunque su género principal es el romántico, los hechos históricos narrados, reales, denotan un arduo proceso documental. También contiene algunas dosis de intriga y de aventuras.
Estructurada externamente en capítulos, a su vez formados por diversas escenas, la trama está muy bien hilvanda. Ambientada en Argentina, Suiza y Arabia, y enmarcada en el contexto histórico de la fundación de la OPEP y la consolidación del reino saudí, las distintas historias que la componen están muy bien trabadas.
Escrito en tercera persona, con un narrador omnisciente, sigue un orden cronológico lineal, apenas roto por algunos flashbacks.  
El estilo es  sencillo y directo, ágil y fluido, con un vocabulario muy rico y una prosa muy cuidada, que nos transmite todo tipo de sensaciones, incluso silencios.
El ritmo, medio,  aunque se vuelve rápido en el último tercio del libro, no llega a ser lento por la inclusión de diálogos en el texto. En esta novela, la autora sacrifica la acción en aras de la descripción.
Los personajes son auténticos retratos y el de Kamal es redondo. A través de sus páginas, vamos conociendo los pensamientos más íntimos tanto de protagonistas como de antagonistas: amor, miedos, rencores, celos, odios, ambiciones, deseos, envidias… Muy bien lograda la mezcla de personajes históricos y de ficción.
Las escenas y los ambientes están perfectamente descritos, sobre todo los palacios árabes, las costumbres islámicas, el desierto, el pueblo beduino y, fundamentalmente, el abismo cultural que separa oriente de occidente.
El desenlace, predecible, pero no por ello menos emotivo.
Florencia Bonelli no será nunca un Premio Nobel, pero es una autora que, con la magia de sus palabras, consigue conmovernos con una hermosa historia de amor, que me ha recordado mucho a los cuentos infantiles. En mi caso, al de Cenicienta (Francescca es una chica pobre) y Blancanieves (aunque nuestra protagonista femenina, en lugar de madastras, encuentra en su camino unas "suegras" potenciales que hacen buenas a las brujas de las leyendas).
Si te gustan los libros llenos de amores imposibles y pasiones desbordadas, y quieres que el corazón se te anude al estómago y a la garganta, ¡¡¡NO DEBES PERDÉRTELA!!!.
Éste párrafo resume, para mí, la verdadera esencia de la novela:
  • La vida es un continuo optar. Algunas veces acertamos, otras veces nos equivocamos. Yo creo que sea cual sea la decisión, errada o acertada, debe salir del corazón, del propio convencimiento y no como consecuencia del miedo. En realidad, ahí está la verdadera valentía, ¿no te parece?.






Valoración: 8


Leído el 10 de Abril de 2.012

7 comentarios:

  1. Hola Montse: No te lo puedo creer que ya te leiste este también. Como haces? Te recomiendo que busques las páginas que arman las admiradoras de Florencia acerca de sus personajes. Francesca es tal como te la imaginás. Y Kamal, está más bien que Eliah.
    Me asombras, participas en el grupo de lectura y te lees un libro por día o cada dos días, Impresionante, amiga. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Miranda!
    El tiempo que otros pierden viendo la tele, lo dedico a leer. Pero también lo hago muy rápido, de siempre. No leo, devoro.
    Ya conozco las páginas, aunque me gusta más imaginar como son los personajes.
    Un beso enorme y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  3. De la novela y casi que resume la esencia de la propia vida. Tremendo el párrafo, la rotundidad y delicadeza a la vez con que expone la situación que enfrenta al ser humano con la decisión.
    Y tu sipnósis, muy buenas las que he leído, destaca en la novela el conflicto que las decisiones pueden acerrear en mundos aun anclados en sus raíces.
    Me uno a la pregunta de Miranda :) tiene mérito leer tanto! Un besindio

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Carlos.
    Sí, estoy de acuerdo contigo: la vida es una continua toma de decisiones, y sea cual sea la opción elegida, siempre tendremos que afrontar sus consecuencias.
    Leer tanto no tiene ningún mérito cuando se hace por placer y no por obligación.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Además de placer, también tienes que tener tiempo. Yo no se si no puedo organizarme, pero por ej. hace más de una semana que estoy con un libro y no puedo avanzar.Yo trabajo muchas horas por día fuera de mi casa. Lo tuyo es admirable, no te hagas la modesta jajaj. Un beso

    ResponderEliminar
  6. El tiempo me lo quito de dormir, preciosa. Porque también trabajo fuera de casa y dentro, aunque he de reconocer que si me pongo con un libro que me gusta, me cunde. No como ahora, que no "me encuentro" bien con ninguno.
    Besazos.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.