15 de agosto de 2012

Los buenos suicidas (Toni Hill)

Datos técnicos
Título: Los buenos suicidas
Autor: Toni Hill
Editorial: Debolsillo
Primera edición: Junio de 2.012

Sinopsis
En una ciudad que ha perdido el brillo, un policía lucha contra las sombras. Noche de Reyes de 2.011. 
El inspector Héctor Salgado, obsesionado por la desaparición de Ruth, su ex mujer, no puede conciliar el sueño y fuma un cigarrillo tras otro. De madrugada, aún insomne, recibe una llamada del nuevo agente a sus órdenes: la secretaria del director general de una conocida empresa de cosméticos se ha arrojado a las vías del metro. 
Parece un caso menor, pero con el paso de los días Salgado irá descubriendo que tras ese presunto suicidio se esconde una compleja y peligrosa red de mentiras. 
Entretanto, la agente Leire Castro, atrapada en casa por una baja médica prematura, a mes y medio de dar a luz, también piensa en el caso nunca cerrado de Ruth. Es un misterio al que no puede resistirse. Y aunque en su estado no debería emprender una investigación, en su carácter está no detenerse, insistir, derribar esas fachadas que siempre ocultan males mayores.


Autor
Toni Hill (Barcelona, 1966) es licenciado en psicología. 
Lleva más de diez años dedicado a la traducción literaria y a la colaboración editorial en distintos ámbitos. Entre los autores traducidos por él se encuentran David Sedaris, Jonathan Safran Foer, Glenway Wescott, Rosie Alison, Peter May, Rabbih Alameddine y A. L. Kennedy. 
Los derechos de traducción de El verano de los juguetes muertos, su primera obra publicada, ya han sido adquiridos en Alemania, Francia, Grecia, Italia, Holanda, Finlandia y Polonia.  
Los buenos suicidas es su segunda novela.

Argumento
Han pasado seis meses desde la desaparición de Ruth, la ex mujer de Héctor Salgado, y él sigue en tratamiento psicológico.
Una noche recibe una llamada de un agente; cuando se presenta en el lugar de los hechos comprueba que se trata de un suicidio.
Al inciarse las investigaciones para hallar la causa del mismo, descubren que, cuatro meses antes, un compañero de la suicida asesinó a su mujer y a su hija y posteriormente se pegó un tiro.
Esto lleva a Salgado a sospechar que las dos muertes deben estar relacionadas, porque resulta demasiado extraño que dos personas que trabajan juntas fueran en extrañas circunstancias con tan poco tiempo de diferencia.
Por su parte, la agente Leire Castro, compañera de Héctor, de baja por problemas durante el embarazo, decide investigar por su cuenta la desaparición de Ruth.
¿Qué relación existe entre ambos suicidIos? ¿Encontrará Leire alguna pista que ayude a resolver el caso de la desaparición de Ruth?.

  • Porque en la madrugada del 5 de septiembre, mientras su esposa dormía, ese padre «tímido pero amable» se levantó del lecho conyugal, entró en la habitación de su única hija, le puso una almohada sobre la cara y apretó con todas sus fuerzas. No podemos saber si la madre se despertó, tal vez llevada por ese sexto sentido que ha alterado el sueño materno desde que el mundo es mundo. En cualquier caso, Gaspar Ródenas, un marido «tan educado» según vecinos y compañeros, tampoco pensaba dejarla con vida. Susana murió poco después, de un solo disparo en el corazón. Luego, como mandan los cánones del asesino machista, Gaspar se dio a sí mismo el tiro de gracia.
  • Héctor miró la pantalla. Era un mensaje con sólo tres palabras, escritas en mayúscula, y con una foto adjunta. 
    NO TE OLVIDES 
    Cuando descargó la foto, Salgado comprendió por qué le había llamado Fort y por qué aquel chaval dominicano había arrastrado a su hermano de la oreja para que devolviera el dichoso móvil. 
    Primero creyó que eran unas cometas atrapadas en un árbol. Luego, tras ampliar la foto y ver bien los detalles, se percató de que no. Había un árbol, sí, de ramas gruesas y sólidas. Pero lo que colgaba de él, los tres bultos que estaban suspendidos mediante cuerdas, eran animales. Los cuerpos rígidos de tres perros ahorcados.

Opinión personal
Tenía muchísimas ganas de leer esta novela, porque la anterior no solamente me encantó, sino que terminé locamente enamorada de su protagonista, Héctor Salgado. 
Además, con el cliffhanger que "se sacó de la chistera" el autor al final de la obra, estaba deseando que llegara a mis manos su continuación. Por si esto fuese poco, me encantan las sagas; encantar es poco: soy una adicta a ellas.
Pero hay una cosa que no consigo comprender y si esta reseña la lee alguien de la editorial que publica a Toni Hill me gustaría que me lo explicaran (aunque también pueden decirme, con toda tranquilidad, ¡¡¡Y a ti que te importa!!!): no alcanzo a entender que con el éxito que obtuvo El verano de los juguetes muertos esta segunda novela haya salido directamente en formato de bolsillo, cuando merece salir en rústica, y, además, con la palabra "inédito" en la portada, algo que a mí me echa muchísimo para atrás (siempre pienso que es algún libro que alguien ha encontrado en un cajón y ha decidido editarlo para rellenar huecos). Pero bueno, es una opinión, tan válida como cualquier otra.
Ambientada en la Barcelona de principios del año pasado y estructurado en partes tituladas con los nombres propios de algunos de los personajes de la novela, partes que se dividen a su vez en capítulos numerados que se subdividen en escenas, con un prólogo y un epílogo, el libro está escrito en tercera persona, con un narrador omnisciente, siguiendo un orden cronológico lineal, roto en algunos momentos por algunos flashbacks y raccontos. 
La trama está muy bien hilvanada; Toni Hill ha armado una buena historia, entrelazando perfectamente las dos principales: los suicidios que dan título a la obra y, por otro lado, las investigaciones sobre Ruth.
Con un estilo ágil y fluído, el ritmo es rápido, gracias a los constantes cambios de escenarios y personajes (incluso, a veces, dentro del mismo capítulo), a los giros imprevistos, a la interrupción de los capítulos  dejándonos con la intriga, y a la mezcla de narración y diálogo, a pesar de que, para mi gusto, sacrifica muchísimo la acción en aras de la descripción de los personajes. 
Éstos están magníficamente caracterizados, tanto los protagonistas como los secundarios,  y las escenas y ambientes perfectamente logrados. 
El de Héctor Salgado es el mejor con diferencia: Toni Hill ha conseguido crear un personaje peculiar y original (aunque lo haya hecho basándose en arquetipos, como el del policía atormentado, solitario y violento), que no tiene nada que envidiar a los de los mejores escritores de novela negra americanos y nórdicos.
El desenlace de la novela en sí es insospechado e inesperado, pero lo mejor de todo es su epílogo: en él conocemos quién fue la última persona que vio a Ruth y el autor, con un golpe de efecto sorprendente  (podríamos decir que un cliffhanger) nos deja con la boca abierta. En mi caso, algo más: he pegado tal chillido que mi pareja me ha tenido que decir que no eran horas de gritar (y tenía razón, porque ya eran más de las 00,00 horas).

Valoración: 8,5

Leído el 15 de Agosto de 2.012







14 comentarios:

  1. Qué ganas tengo de leer al autor!!
    No hacen más que recomendarme sus libros =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo iba a poner en la reseña y me he cortado, así que lo haré por aquí: ya quisieran algunos nórdicos, como Asa Larsson por ejemplo, escribir como Toni Hill.
      No te lo pierdas; seguro que caes rendida a los encantos de Héctor Salgado.
      Un besazo.

      Eliminar
  2. yo también voy como loca con tanta recomendación de sus libros, y sin ponerle remedio... pufff!!
    Besos y gran reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejes de leerlo, porque estoy segura de que te encantará. Es único para "dejarte muda" con sus finales.
      Besitos y gracias.

      Eliminar
  3. Lo leí hace no mucho y me gustó incluso más que el primero. Me gusta Toni Hill, sabe cómo mantenernos en vilo.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me ha gustado mucho más que el primero, aunque creo que se ha pasado caracterizando personajes.
      A esperar la tercera parte!!!!!
      Besitos.

      Eliminar
  4. Me apunto a Tony Hill. Creo que aún no lo conocía, y por tu reseña me llama bastante la atención. Una buena novela de intriga siempre tiene sitio en mi estantería. Si el final es inesperado, ya ni te cuento.

    Sí me echa para atrás que sea una serie, aunque también tengo momentos en que me da por las sagas :)

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inesperado el final? Ni te imaginas el chillido que pegué. Lo de las sagas es cuestión de gustos, pero Hill publica de año en año, así que no nos tiene muy "esclavizados".
      Besos.

      Eliminar
  5. Aún tengo pendiente "El verano de los juguetes muertos", del que sólo oigo maravillas. Por supuesto,tanto esta como la otra me las llevo apuntadísimas.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  6. Hill es bastante mejor escritor que la mayoría de los nórdicos, pero manda el marketing :((((
    Esta novela es mejor que la anterior, que era buenísima.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  7. No se que decirte, Montse, a mi El verano de los juguetes muertos no terminó de engancharme así que no me he animado del todo...
    Me lo tengo que pensar que hay mucho por leer.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si no te enganchó, como bien dices, hay mucho que leer. Aunque éste es mejor que el primero.
      Besitos.

      Eliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.