18 de diciembre de 2012

La caja negra (Michael Connelly)

Datos técnicos
Título: La caja negra (The Black Box)
Autor: Michael Connelly
Editorial: RBA. Serie Negra
Primera edición: Noviembre de 2.012

Sinopsis
¿Qué relación puede guardar un asesinato reciente con un crimen acontecido dos décadas atrás?.
 El inspector Harry Bosch debe plantearse dicha pregunta cuando, por alguna extraña razón, la investigación de un homicidio le hace regresar a la peor época que recuerda de su larga trayectoria profesional: las revueltas raciales que arrasaron Los Ángeles en 1.992. 
A medida que avance en el nuevo caso, Bosch deberá volver sobre aquellos turbulentos días en que la ciudad pareció volverse loca y en los que una joven fotógrafa murió bajo extrañas circunstancias. 
Quizá la resolución del crimen del presente sea también la respuesta a aquella muerte jamás resuelta del pasado.
Autor
Michael Connelly (Filadelfia, 1.956).
Es uno de los autores estadounidenses de género negro más vendidos de la actualidad. Periodista de formación con una amplia experiencia en sucesos, comenzó a escribir ficción partiendo de sus propias experiencias en las calles de Los Ángeles. Su primera novela, El eco negro, ya fue merecedora de un Edgar Award e introdujo la figura del que sería su personaje fetiche: el inspector.
Harry Bosch, que hasta la fecha ha protagonizado dieciocho de sus obras.
Tras veinte años de exitosa carrera, Connelly se ha convertido en un habitual de las listas de best-sellers, con más de 50 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo y habiendo sido traducido a 40 idiomas.
Su última novela, La caja negra, ha sido merecedora del VI Premio Internacional de Novela Negra RBA en 2.012.
Connelly es autor, además, de El poeta, Pasaje al paraíso, El vuelo del ángel, Luna funesta, Deuda de sangre, Más oscuro que la noche, Llamada perdidaCiudad de huesos, El inocente, Cauces de maldad, entre otras muchas.
Las novelas de Michael Connelly han recibido los premios Edgar, Anthony, Macavity, Nero Wolfe (Estados Unidos); Grand Prix, .38 Caliber (Francia) y Maltese Falcon (Japón).

Argumento
Harry Bosch, que sigue trabajando en la Unidad de Casos Abiertos/No Resueltos, tiene que investigar el homicidio, ocurrido veinte años antes durante los disturbios raciales en Los Ángeles en 1.992, de la periodista danesa Anneke Jespersen; el jefe de policía ha decidido que se intenten resolver todos los asesinatos cometidos en ese año, porque se está acercando el vigésimo aniversario y eso quedaría muy bien de cara a la galería.
La única pista fiable es una bala, hallada en la escena del crimen, a la que solamente pudo dedicarle una hora   veinte años atrás.
¿Será Bosch capaz de resolver un caso tan complicado, en el que parece que están implicadas varias pandillas de la ciudad? ¿O tal vez la muerte de la periodista se produjo como consecuencia de algún artículo que estaba escribiendo cuando fue "ejecutada"?.
Pero todos los casos, igual que los aviones, tienen una "caja negra". Solamente hay que descubrirla... ¿Lo conseguirá?.


  • Al inspector Harry Bosch y a su compañero Jerry Edgar los obligaron a salir de la comisaría de Hollywood y les encomendaron un equipo de vigilancia «B», del que también formaban parte dos agentes de patrulla armados con escopetas y con funciones de protección. Su misión era dirigirse allí donde su presencia fuera necesaria, es decir, en cualquier lugar donde apareciese mi cadáver. Los cuatro hombres circulaban en un coche patrulla blanquinegro, y se trasladaban de una escena del crimen a otra, sin permanecer demasiado tiempo en ninguna. No era la forma adecuada de investigar homicidios, ni por asomo, pero era lo máximo que se podía hacer bajo las circunstancias surrealistas de una ciudad que se había venido abajo de sopetón.
  • Dos días antes, las grietas raciales, sociales y económicas soterradas bajo la ciudad habían emergido a la superficie con una intensidad sísmica. El juicio a cuatro agentes del LAPD —el cuerpo de policía de Los Ángeles— acusados de haber propinado una fuerte paliza a un conductor de raza negra después de una persecución a toda velocidad, había terminado con la absolución de todos los cargos. Una vez hecha pública, la decisión —tomada por un jurado íntegramente formado por blancos en el juzgado de una zona residencial situada a más de sesenta kilómetros de distancia— tuvo consecuencias casi inmediatas en South Los Ángeles. En las esquinas empezaron a formarse pequeños grupos de indignados por lo sucedido. Y la situación pronto se tornó violenta. Los medios de comunicación, siempre atentos a lo que se cuece, empezaron a cubrir las noticias en directo y, desde helicópteros, retransmitían las imágenes para cada hogar de la ciudad y, muy poco después, del mundo entero.
  • Tenía las piernas marcadamente dobladas por las rodillas, y Bosch se dijo que dicha postura podía ser tanto el resultado del rigor mortis como una indicación de que estaba de rodillas justo antes de morir. La piel visible en los brazos y el cuello aparecía oscurecida allí donde la sangre se había coagulado. Tenía las manos casi enteramente negras, y el olor a putrefacción comenzaba a impregnar el aire.
  • Frankie decía que lo mismo sucede en relación con una escena del crimen o un caso de asesinato: que siempre hay un elemento en particular que hace que todo lo demás cobre sentido. Si encuentras ese elemento, te ha tocado la lotería. Es como encontrar la caja negra de un avión. Y resulta que tú ahora me estás dando una caja negra.


Opinión personal
Ya os lo conté en otra entrada, y tuve que hacer una nota aclaratoria porque me debí explicar fatal, pero os lo voy a volver a contar: yo pude asistir a la entrega de este premio y haber conocido para mí al más grande entre los grandes haciendo novela negra en la actualidad: Michael Connelly. Pero las cosas no siempre salen como uno quiere y no pude acudir por motivos profesionales (gracias de nuevo, Manel, por como te portaste conmigo y como intentaste por todos los medios que fuera).
Si lloré rechazando el premio, cuando me enteré quién era el galardonado de este año me quise morir tres veces. Espero poder tener el gusto de conocerle algún día, aunque sea en una firma en la Feria del Libro de Madrid (aunque lo veo bastante complicado, no pierdo la esperanza).
Lo primero que quiero es hacer una mención a la dedicatoria, porque me he sentido completamente identificada con ella: PARA TODOS LOS LECTORES QUE HAN MANTENIDO A HARRY BOSCH CON VIDA A LO LARGO DE VEINTE AÑOS. MUCHAS, MUCHÍSIMAS GRACIAS. Desde aquí, un millón de gracias a ti, porque nos has dado a Harry Bosch y espero poder seguir disfrutándolo otros veinte años más (cuarenta casi mejor).
Lo segundo (como iba yo a hacer solamente una puntualización) es que Connelly es para mí Dios redivivo y que con sus novelas no puedo ser nunca objetiva. Vamos, que si Vida e infancia de Jesús en lugar de @Pontifex lo hubiese escrito el americano yo me lo habría creído todo, hasta lo de la mula y el buey, de los que en ningún momento se dice que no existen (no, tranquilidad, no lo he leído, pero como si lo hubiese hecho, porque eliott me ha ido leyendo párrafos y párrafos; ya leeréis su reseña, seguro que no va a tener desperdicio).
Y, por último, aunque esta novela haya recibido un prestigioso galardón, considero que deberían haberse  traducido primero las dos novelas anteriores de la serie (The Reversal y The Drop), porque aunque Connelly no es de los que te va destripando sus libros anteriores, algunos detalles sí que se le escapan.
El título la verdad es que no resulta muy atractivo, pero cuando he descubierto el significado ¡me ha encantado! (no sé si entre la policía norteamericana será normal su utilización; yo jamás lo había oído, pero creo que va a pasar a la posteridad como su teoría de la "bala única", que aparece en su libro La oscuridad de los sueños:  Todo el mundo tiene una persona por ahí, una bala. Y si tienes suerte en la vida, conoces a esa persona. Y una vez que lo haces, una vez te disparan en el corazón, entonces no hay nadie más. No importa lo que ocurra (muerte, divorcio, infidelidad, lo que sea), nadie más puede volver a acercarse. Esa es la teoría de la bala única).
En cuanto a la portada, un poco macabra, con esa cámara fotográfica (el instrumento de trabajo de la fotoperiodista asesinada) manchada de sangre. Respecto a la sinopsis, no suelen gustarme mucho las oficiales, porque al final cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, aunque en este caso he de decir que se aproxima bastante (pero lo del "asesinato reciente" me ha tenido despistada durante toda la lectura; posiblemente de eso se trataba).
Ambientada en Los Ángeles en 1.992 (el prólogo) y en 2.012 el resto de la novela, está estructurada en  tres partes con su respectivo título (De paseo con una pistola 2012, Imágenes y palabras, y El inspector pródigo), divididas en 35 capítulos. además de un prólogo y un epílogo titulados de la misma manera, Blancanieves, en los que solo varía la fecha (1.992/2.012).
Escrita en tercera persona, con un narrador testigo (aunque es omnisciente en cuanto a Harry Bosch se refiere), con un estilo natural y conciso, la trama está muy bien armada, manteniendo la tensión en todo momento, y todas las piezas que en principio no tenían ningún sentido se van imbricando poco a poco hasta construir una historia muy sólida.
El ritmo es ágil y la intriga se mantiene durante toda la novela; eso sí, cuando piensas que la historia va por un camino, Connelly le da un giro de 180º y te deja pensando: ¿llevas toda la novela tomándome el pelo, verdad?. Para eso es único; ese golpe de efecto es el que ha hecho que la nota de la novela subiese hasta el 9, porque a partir de ahí es cuando empieza la auténtica novela negra con mayúsculas.
Respecto a los personajes, quiero hacer una pequeña matización, para los que no seáis seguidores de esta serie: en este libro no sucede, pero a Michael Connelly le encanta juntar en sus novelas protagonistas de otras entregas, para que así conozcamos perfectamente su mundo imaginario.
Como en todas sus obras, muy bien caracterizados, aunque el mejor conseguido siempre es Harry Bosch (ha crecido en orfanatos, asilos y hogares de acogida; es un fanático del jazz, estuvo en la guerra de Vietnam  y ahora vive con su hija Maddie); me ha encantado la evolución de Mendenhall,  y también quiero destacar el del  O’Toole, el jefe (un caimán de moqueta, como definía el primer jefe que tuve a los que no tienen ni puñetera idea de nada y solamente se preocupan de estadísticas, del politiqueo y de hacerles la vida imposible a los demás), que el pobre no es más tonto porque no entrena (en una palabra, un capullo integral).
Las escenas y ambientes muy bien logrados, con unas descripciones que te hacen meterte completamente en la historia y vivir junto a los personajes lo que el autor nos está relatando (ni os podéis imaginar el dolor de piernas que he tenido acompañando a Bosch por el barro; y ni os cuento cuando me he acordado de la madre de Michael Connelly mil veces porque he visto que.... ahí os lo dejo, para que me odiéis, como yo lo he hecho con el escritor). Es una novela muy cinematográfica, en la que puedes ver todas y cada una de las escenas como si de los planos de una película se tratase.
El desenlace imprevisto e insospechado, con unos cuantos giros inesperados, que llevan a un final casi de infarto, pero que ojalá sucediese en la vida real (para los que hayáis leído el libro, sí, soy muy radical, para mí no existen las medias tintas).

Valoración: 9

Leído el 18 de Diciembre de 2.012





Montse Martín 







11 comentarios:

  1. Me chifla la novela negra y con esta reseña, no tengo por menos que apuntarmela. Aunque ya tengo bastantes novelas de otros géneros apuntadas, ésta va a ser de las primeras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Enzo!
      te recomiendo que empieces por el primero de la serie, o que leas los de la serie del periodista o el abogado.
      Besindios.

      Eliminar
  2. Y yo sin leer nada de este autor... Le tendré que poner remedio, que me has tentado!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Margari????
    Que no leíste a Connelly??? Tienes que remediarlo urgentemente, jajaja!
    Besindios.

    ResponderEliminar
  4. Uy, uy! Pues yo tampoco he leído a Connely así que a la saca!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marilú!
      Por Dios, por la Virgen y por los clavos de Cristo, que voy a tener que hacer una ampliación en la reseña para pegaros la bronca a todos los que no conocéis a Connelly y su Harry Bosch.
      Os va a encantar.
      Pero, por favor, empezad por el primero de la serie (ahora no recuerdo cuál es).
      Besindios.

      Eliminar
  5. Hola Montse, desde que me recomendaste a Connely y a harry bosch llevo cinco y sumando.. me rechifla... graciasssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. Hola Montse, desde que me recomendaste a Connelly y a su inseparable Bosch no he parado de leerlo, llevo cinco y sumando.. he encontrado otro escritor de novela negra favorita al que seguir.. muchiiiiiiiiiiiiisimas gracias por todo. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María!
      Pues tienes que leer a Harlan Coben y su serie de Myron Bolitar (son diez).
      Te va a gustar muchísimo también.
      Besindios.

      Eliminar
    2. Gracias... me pongo a ello, ya te contaré.. bss

      Eliminar
    3. Pero de Myron no te enamores que yo lo vi antes... Si acaso, de su amigo Win.
      Besotes.

      Eliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...