5 de febrero de 2013

Curvas peligrosas (Susana Hernández)


Datos técnicos
Título: Curvas peligrosas
Autor: Susana Hernández
Editorial: Odisea. Colección: Safo
Primera edición: Julio de 2.010

Sinopsis
La aparición de un cadáver en un contenedor cercano al Parque de Atracciones del Tibidabo es el primer caso de la recién licenciada subinspectora Rebeca Santana.
Pero resolver este horrible crimen no es el único reto que debe afrontar la subinspectora: tendrá que lidiar, además, con el complicado carácter de su compañera, la inspectora Miriam Vázquez; deshacerse del espantoso y traumático pasado que la persigue; tomar con firmeza las riendas de su vida sentimental y defenderse ante las burlas de algunos compañeros de la Jefatura de la Policía Nacional.

Autor

Nació en Barcelona. Estudió Imagen y Sonido e Integración Social y compagina estudios de Investigación Privada y de Psicología en la Universidad de Barcelona. Ha colaborado en varios medios de comunicación escritos, ejerciendo como crítico musical y redactora de deportes, así como en medios radiofónicos, y, actualmente, imparte cursos literarios y colabora en distintos medios como crítica literaria y redactora.
Ha publicado la novelas: La Casa Roja (Premio Ciudad de Sant Adrià 2.005), La puta que leía a Jack Kerouac  (2.007), Curvas Peligrosas (2.010), que ha sido considerada por Lorenzo Silva una de las tres mejores novelas negras publicadas en 2.010, y el libro de relatos Enamórate (2.012) junto a otros autores. Asimismo, sus relatos y poemas han sido incluidos en diferentes antologías y publicaciones literarias.
En su haber cuentan diversos premios de novela, relato y poesía: I Premio Poesía Lésbica Versales 2.009, Finalista Premio de novela Katharsis 2.009, I Premio Ciudad de Sant Adrià de Besòs de Novela 2.005, Premio Contradiction 2.003, Premio Villa San Esteban de Gormaz 2.002, y Premio de relato «Mujeres» de Santa Cruz de Tenerife 2.001, entre otros.

Argumento
Rebeca Santana ha soñado toda su vida con ser policía de homicidios. Pero cuando llega el día de presentarse en la Comisaría está aterrada.
En el mismo momento en que conoce a la que a partir de ahora será su compañera, Miriam Vázquez, ve que las cosas no van a ser demasiado fáciles.
Cuando el cadáver de una joven discapacitada es hallado en un contenedor, Rebeca debe enfrentarse a su primer caso como subinspectora, lo que le lleva a descubrir que hubo una muerte en circunstancias similares un tiempo atrás.
Su vida personal tampoco es un camino de rosas: un pasado trágico, la obligación de tener que ocultar su orientación sexual y su complicada vida sentimental, la obligan a estar siempre en permanente estado de alerta.
¿Hay un asesino en serie de mujeres discapacitadas suelto en Barcelona? ¿O, por el contrario, ninguno de los dos casos está relacionado?


  • Eh, Gloria. ¿Qué haces por aquí tan tarde? Ella sonrió. —He perdido el bus y el paraguas —repuso. —Anda, sube. Te llevo a casa. El hombre le dedicó una sonrisa amistosa y abrió la puerta del coche para que entrase. Gloria dejó la cartera en el asiento de atrás y cerró con un golpe fuerte.
  • Lo había soñado millones de veces; se había visto a sí misma entrando en la comisaría de la policía nacional, con galones de subinspectora para formar parte de la brigada de homicidios y desaparecidos, y ahora que el sueño se hacía realidad, le acometía aquel miedo extraño, la congoja incómoda y sudorosa de que todo pudiera irse al traste. Estaba dentro del cuerpo. 
  • ¿Para qué toda esta sangría cuando ya estaba muerta? No tiene mucho sentido. Los asesinos torturan a sus víctimas en vida por el placer de verlas sufrir o las mutilan post mortem a fin de deshacerse del cuerpo, por ejemplo. Sin embargo, la víctima no sufrió. Parece que la mató de un golpe en la cabeza, entonces, ¿por qué todo esto? Es chapucero.
  • Te compadezco, Santana —le estrechó la mano—. Si necesitas ayuda para soportar a La Marquesa existe un grupo de apoyo, lo fundé yo. 


Opinión personal:
Esta reseña estaba preparada para poder publicarla el miércoles a las 00:02 horas, como todas las anteriores. Pero por un problema familiar, mañana posiblemente no estaré "disponible", así que he decidido adelantar su edición.
Conocí a esta autora gracias a la reseña de Kayena de su segundo libro (desde aquí, muchísimas gracias). He descubierto que, desde que he dejado de ser tan "asocial" y comento en los blogs (antes solamente leía las entradas, ahora también los comentarios y gracias a eso voy descubriendo más blogueros), junto con apuntarme al reto de la novela negra, policíaca y de misterio, se me está abriendo un amplio abanico de posibles lecturas (que, hasta este momento, ha sido algo muy bueno; también tiene su parte negativa, que es que mi interminable lista de "libros que quiero leer" se va multiplicando exponencialmente y cada vez es más larga).
Después he recordado que un día, hace unos meses, hablé un momento con la autora en Twitter, y me dijo que al día siguiente se presentaba su novela Contra las cuerdas (cuya entrada subiré en cuanto pueda, que espero sea mañana por la tarde/noche); vi la sinopsis, me gustó, pero no se me ocurrió apuntar el título, fiándome de mi buena memoria, y se me olvidó.
Y ahora viene "morderme la lengua" o soltar el veneno, y he decidido hacer lo último, porque este es mi espacio y aquí me desahogo maravillosamente bien. ¿Por qué motivo el último libro de esta autora no está bien expuesto? Porque en la librería de aquí al lado (espero poder hacer un día una foto, pero siempre que paso por ella está cerrada con su reja y saldría fatal) yo no lo he visto; eso sí, está el del futbolista que no sabe ni hablar (ojo, que no es porque sea madridista, que si fuese Falcao diría lo mismo). ¿En este país nos hemos vuelto todos locos o es que la gente no tiene criterio?. Me desquicio totalmente: inspira, espira, inspira, espira... Ya.
Me sorprende la cantidad de libros de este género que estoy leyendo últimamente que se desarrollan en Barcelona, sin ir más lejos, por ejemplo, El asesino de La Pedrera de Aro Sáinz de la Maza; pero si lo pensamos fríamente, un asesino en serie solamente puede situarse en Barcelona, Madrid o en ciudades muy grandes, porque en una población de 500 habitantes no sería nada creíble.
Otra cosa que me ha llamado la atención es que Susana Hernández haya hecho protagonistas de sus obras a dos mujeres, algo anómalo en este tipo de literatura (que yo recuerde, solamente Alicia Giménez-Bartlett y su Petra Delicado, pero tiene a Fermín Garzón, igual que Chamorro, de Silva, tiene a Vila; pero dos mujeres, es extraño; si estoy equivocada, corregidme, por favor).
Pero, además, una de ellas es lesbiana, algo que hay que resaltar, no porque a mí me importe la orientación sexual de nadie, que cada uno puede hacer con su vida lo que quiera, sino porque la de policía se sigue viendo como una profesión de hombres y es un cuerpo bastante machista.
Aquí quiero hacer un inciso, porque es algo que me ha chirriado durante toda la novela: aunque la autora dice He adaptado a la conveniencia de la novela el funcionamiento y las peculiaridades del sistema policial y judicial de Barcelona, nadie ingresa por oposición libre en la Escala de Subinspección; solamente se puede hacer por promoción interna. 
Pero la nota no ha variado por eso, como ha sucedido con otros libros: simplemente me he leído los dos libros seguidos, sin descansar ni un minuto entre uno y otro, y Contra las cuerdas me ha gustado muchísimo más.
Ya he mencionado que este libro lo he leído por una recomendación; de no haber sido así, jamás lo habría hecho, porque no me gusta absolutamente nada la portada. 
Ambientada en Barcelona durante el año 2.009, la novela está estructurada en 22 capítulos, con unos títulos que tienen relación con lo que pasa en ellos, y un epílogo.
Escrita en tercera persona, con un narrador omnisciente, siguiendo un orden cronológico lineal con algunas retrospecciones (en los que vamos conociendo la tragedia personal de Rebeca), tiene un lenguaje sencillo y directo, que casi podríamos definir como coloquial, y en la novela se mezclan a partes iguales la narración y el diálogo.
Estos diálogos están bien trabajados y son uno de los puntos fuertes de la obra, porque, además de permitirnos conocer a los personajes, nos sacan más de una sonrisa, porque la mayoría de las conversaciones entre las dos protagonistas están llenas de un humor ácido y son mordientes.
La trama está muy bien hilvanada y tiene un ritmo vertiginoso que se mantiene constante a lo largo de toda la novela, lo que me ha tenido enganchada a sus páginas y ha hecho que me la leyera en un par de horas sin parar.
Me ha gustado el guiño que hace la autora a Almudena Grandes, poniendo en boca de Vázquez Malena es nombre de zorra cuando habla de una abogada de oficio (que, casualmente, es la poseedora de las "curvas peligrosas" que dan título a la novela).
Por otra parte, hay escenas de sexo lésbico, no muchas, pero no me han escandalizado en ningún momento, aunque a mí es difícil hacerlo; por eso no comprendo que el título de la colección de la editorial sea Safo. ¿Acaso este novela es literatura lésbica? Cada vez entiendo menos, de verdad. Será porque detesto las etiquetas y los clichés.
Los personajes perfectamente conseguidos, con dos mujeres protagonistas, Santana y Vázquez, fuertes, duras y con mucho carácter; la última, a la que los compañeros llaman La Marquesa, porque es una fanática de la moda y de las cosas de marca, es borde hasta decir basta (posiblemente me haya identificado más con ella porque me he visto reflejada, aunque os garantizo que, en mi caso, es mera fachada por timidez). 
Santana me ha gustado menos, porque no puedo empatizar con alguien a quién le atraen todas las mujeres que se cruzan en su camino, aunque tenga pareja; pero sí me ha llegado su pasado familiar y como eso ha influido en su vida a lo largo de casi veinte años, algo que le provoca grandes altibajos anímicos y emocionales; y la relación con su abuelo es de las que tocan el corazón.
Los escenarios y ambientes bien conseguidos, con una descripción que nos permite pasearnos por barrios de Barcelona como si los frecuentáramos asiduamente.
El desenlace tiene una serie de giros argumentales que nos conducen a un final inesperado e impactante.
Desde aquí os digo que ya ¡¡¡SOY UNA FAN INCONDICIONAL DE VÁZQUEZ Y SANTANA!!!, por ese orden, que espero con impaciencia la tercera entrega y que si aún no las conocéis, estáis perdiendo tiempo.

Valoración: 9

Leído el 4 de Febrero de 2.013




12 comentarios:

  1. ¡Tiene buenísima pinta! La verdad que aunque no he leído mucha policiaca, todo lo que ha caído en mis manos por el momento me ha gustado y lo he devorado. No sé si habrás leído 'Hombres de honor', de Xavier Bosch (publicada en Destino). Me pareció muy entretenida y adictiva. Sin duda te la recomiendo.

    Lo que dices de los libros y su colocación en librerías es totalmente cierto.

    Yo me apunto la recomendación :)

    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María!
      No lo he leído, pero apuntaré tu recomendación.
      Lo de los libros me enerva totalmente y cada vez que puedo saco el tema en mi "espacio".
      Besindios.

      Eliminar
  2. Tienes razón con lo de Barcelona, madre mía, pronto no vamos a atrevernos a ir. El libro me llama pero no me acaba de convencer, y esas libertades en determinados libros que pretenden ajustarse a la realidad no me gustan nada. Para eso te creas un mundo literario y ya pones las normas que te dé la gana. Y una cosa, te entiendo con lo de la librería, es para darse de cabezazos pero no sé qué es peor si que los editen o que la gente los lea. Seguro que el futbolista que no sabe hablar (qué raro, ¿verdad?)no ha puesto ni una coma.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Norah!
      Pues sí. Menos mal que a Lorenzo Silva no le ha dado por ambientar sus novelas aquí, en Getafe, que es donde vive, jajaja!
      Lo de las libertades me ha chirriado, pero no me ha hecho pasarlo mal, que hubiese sido ya harina de otro costal, tanto que lo hubiese abandonado.
      El futbolista que no sabe ni hablar, que, por cierto, es de los pocos que visten de blanco y me caen bien, no ha puesto ni una coma ni media.
      Besindios.

      Eliminar
  3. Conocía a la autora pero por otro título y este no, pero la verdad es que tiene muy buena pinta y me pasa como a tí, si no fuera por tu recomendación lo habría dejado pasar porque la portada no me gusta, me lleva a otro tipo de historia y con todo lo que hay por leer no me habría parado a ojearlo. Pero bueno, me lo llevo anotado por si consigo hacerle un hueco
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tatty!
      Es un buen libro, pero menos que la segunda novela de la serie, cuya entrada publicaré en 12 horas.
      Siempre hago hueco a lo que me llama la atención. Además, este mes solamente leo novela negra, policíaca o de misterio. Estoy abducida por el reto.
      Besindios.

      Eliminar
  4. Me encanta que hayas descubierto a Susana Hernández gracias a este mes temático. Este libro no lo he leído todavía, pero yo también me he hecho seguidora incondicional de Santana y Vázquez, aunque no podría decirte el orden.

    Y sólo me queda decirte que espero ansiosa tu particular visión de "Contra las cuerdas".

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kayena!
      Gracias al mes temático, no. Gracias a ti. Te las doy nuevamente.
      Yo no tengo ninguna duda: Vázquez, que es igual que yo, o yo igual que ella, no lo sé.
      La reseña la leerás mañana, aunque ya te adelanto que tiene más nota que éste, porque es muchísimo mejor.
      Besindios.

      Eliminar
  5. Es el segundo libro de esta autora sobre el que leo una reseña y vuelven a pintarlo bien, creo que investigare más sobre ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Fesaro!
      Dentro de un rato publico la de "Contra las cuerdas", que me ha gustado muchísimo más.
      No dejes de leerlos.
      Besindios.

      Eliminar
  6. Hola

    Yo sólo quiero puntualizar una de tus dudas sobre la editorial. Odisea Editorial se dedica (entre otras cosas) a publicar literatura homosexual, la parte dedicada a las chicas se llama Safo y Curvas peligrosas se publicó en esta editorial seguramente porque contenía un personaje lésbico. Las etiquetas, que a pocos nos gustan, engloban además en este caso multitud de novelas sean del género que sean y acostumbran a estar cortadas por el mismo patrón. En este caso esta novela no cumple esas normas pero tiene que ser englobada en ella para su publicación...

    No sé si me he explicado bien o lo he liado más.

    D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, dsdmona!
      Te has explicado perfectamente. Muchísimas gracias por la aclaración.
      Besindios.

      Eliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...