4 de febrero de 2013

Muerte en primera clase (J. M. Guelbenzu)

Datos técnicos
Título: Muerte en primera clase
Autor: J.M. Guelbenzu
Editorial: Destino. Colección: Áncora&delfín
Primera edición: Septiembre de 2.012

Sinopsis
Julia Cruz, íntima amiga de la juez Mariana de Marco, recibe una invitación para asistir a un crucero de lujo por el Nilo, uno de esos viajes que tienen como principal objetivo que personas influyentes se relacionen entre ellas. Mariana trata de rehacerse tras la profunda conmoción sufrida después de una aventura que ha herido su dignidad y maltratado su corazón, y Julia decide que un crucero es justo lo que necesita su amiga.
El grupo de invitados al viaje parece orbitar en torno auna figura central, una mujer de unos sesenta años llamada Carmen Montesquinza, cuya elegancia natural y firmeza de carácter le otorgan una distinción que enseguida llamará la atención de la perspicaz Mariana, que comenzará a observar con expectación los movimientos alrededor de la dama.
Sin embargo, después de una velada memorable en la que una joven del grupo protagoniza un escandaloso y provocador número de baile, Carmen desaparece, sin motivo aparente, y, a pesar de la insistencia de Julia, Mariana de Marco se sentirá incapaz de desmarcarse del asunto y emprenderá una investigación en solitario que sacará a la luz una oscura trama familiar y financiera.

Autor
José María Guelbenzu nació en Madrid en 1944.  Realizó estudios de Derecho y Dirección de Empresas en Icade y en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid.
En 1964 se incorporó a la recién fundada revista "Cuadernos para el Diálogo" como confeccionador y colaborador; más tarde, se hizo cargo de la jefatura de producción de la sección de libros hasta 1969. Fue también uno de los co-directores del Cine-Club Imagen de Madrid y colaboró en periódicos nacionales de la época ("Informaciones", "Madrid" y el semanario "Signo") y en diversas revistas literarias.
En 1970 se incorpora a la editorial Taurus y en 1977 asume la dirección editorial de la misma. En 1982 se hace cargo, simultáneamente con la anterior, de la dirección literaria de la editorial Alfaguara. Desempeña ambos cargos hasta 1988, en que abandona las dos editoriales para dedicarse exclusivamente al ejercicio de la literatura,
Es colaborador regular de las secciones de Opinión y Cultura y ejerce la crítica semanalmente en el suplemento de libros Babelia, todas ellas del diario "El Pais", periódico en el que escribe desde su fundación. Colabora también regularmente en "Revista de Libros". 
Ha sido jurado de diversos premios literarios entre los que figuran los Nacionales de Literatura, el premio Nadal de novela y el premio Café Gijón de novela. Fue presidente y profesor de la Escuela de Letras de Madrid durante los primeros cinco años de existencia de la entidad. Ha pronunciado numerosas conferencias, dirigido seminarios e impartido clases de literatura en diversas Universidades e Instituciones nacionales y extranjeras.
Ha obtenido el Premio de la Crítica de narrativa en 1981, el Premio Internacional de Novela Plaza & Janés en 1991, el Premio Fundación Sánchez Ruipérez de Periodismo en 2007 y el Premio Torrente Ballester de Narrativa en 2010.
Entre sus novelas, destacan las dedicadas a la jueza Mariana de Marco, de la que ésta es su sexta entrega. Las anteriores son, por orden cronológico No acosen al asesino, La muerte viene de lejos, El cadáver arrepentido, Un asesinato piadoso y El hermano pequeño.

Argumento
Julia Cruz, amiga de Mariana de Marco, invita a ésta a realizar un crucero de gran lujo por el Nilo. 
Junto con ellas se encuentra un variopinto grupo de personas, entre los cuales destaca Carmen Montesquinza, que viaja acompañada de muchos miembros de su familia, como si de un séquito se tratase.
Pero la aristocrática dama desaparece una noche sin dejar rastro. Todos afirman que ha sido un accidente, pero la jueza de Marco piensa que ha sido un asesinato. 
Cuando otra persona desaparece en las mismas circunstancias, Mariana se da cuenta de que las casualidades no existen y que no hay probabilidad alguna de que dos personas se esfumen del mismo sitio y de la misma manera.
¿Qué oscuros intereses se ocultan detrás de estas desapariciones? Los móviles de los crímenes siempre son el dinero, los celos o la venganza, pero ¿puede haber algo más en este caso?. Las sospechas de que no han sido accidentes pueden poner a Mariana en el punto de mira del asesino...

  • Sin embargo, estaban de vacaciones. Una semana en Egipto para realizar un crucero por el Nilo. La iniciativa había partido de Julia, invitada por un conseguidor, uno de esos tipos bien relacionados que se ocupan de poner en contacto a inversores para entablar negocios, de los que una interesante cantidad del alto flujo económico que generan se les queda entre los dedos.
  • Unos pasos detrás de ellas, una serie de personas de ambos sexos se agrupaban en torno a una dama de edad. Mariana los observó discretamente, pero su interés se centraba en la dama. Esbelta, de una elegancia natural y unos sesenta años muy bien llevados con esa personalidad que otorga una antigua pertenencia a la clase alta; su rostro afilado, que debió de ser muy bello y ahora era altivamente singular, manifestaba determinación y carácter; era evidente que tenía a todos los que la rodeaban a sus órdenes; sin embargo, no daba la impresión de ser una mujer que ejerciera dominio de manera ostensible, no era la característica energía de las mujeres con mando familiar lo que predominaba en su aspecto sino, más bien, una complacencia satisfecha y hasta un punto dependiente de las atenciones de las que era objeto. Pero era el centro.
  •  —¡No está en su camarote! ¡No está en su camarote!  No pudo ver a la persona a la que se lo decía, pero detrás de él apareció la secretaria de Carmen apresurándose y Mariana la detuvo con la mano.  —¿Qué sucede?  —Carmen. Ha desaparecido.  —¿Cómo que ha desaparecido? —No está en su camarote, no la encontramos. —Pero ¿han buscado en el resto del barco?  —Eso estamos haciendo y no aparece. —Voy con vosotros —dijo resueltamente Mariana.


Opinión personal
Como ya he comentado, Muerte en primera clase es la sexta entrega de una serie. No es necesario leerlas por orden, aunque yo lo aconsejo, porque así vamos conociendo al personaje de la protagonista. Además, creo que las novelas han ido de más a menos, para mi gusto.
Con el primer libro, No acosen al asesino, me sucedió una cosa muy curiosa. Me puse a leerlo un domingo por la tarde y cuando iba por la página 30 y ya estaba enganchada vi que lo que está leyendo no tenía ninguna relación con lo anterior; seguí pasando páginas y cuál no sería mi sorpresa cuando descubrí que habían intercalado páginas de Luna funesta de Michael Connelly. Al día siguiente fui a descambiarlo y la persona que me atendió y yo tuvimos que buscar un libro que estuviera bien, porque la mayoría tenían el mismo defecto. Después me ha sucedido en varias ocasiones, a pesar que desde la primera vez procuro revisar bien los libros antes de traérmelos; pero, algunas veces, se me pasa alguno y generalmente la "errata" llega en lo más interesante.
En primer lugar quería puntualizar que la he etiquetado como novela negra, aunque el autor se empeñe en decir que él hace novela policíaca. No suelo entrar en este tipo de disquisiciones, pero si Guelbenzu hace una brutal crítica social en esta obra, además de otra sobre la justicia en España, para mí es género negro y no policíaco. La disección que hace de la "microsociedad" que viaja en el barco es extrapolable a la sociedad en general, con su entramado de intereses económicos y financieros, los nuevos ricos con mucho dinero pero sin ningún escrúpulo.
Ambientado en Egipto, los hechos se desarrollan en una semana de mediados de marzo de 2.003 (la fecha exacta no figura en el libro, pero hablan de la invasión de Irak por los estadounidenses con el apoyo de nuestro expresidente), por lo que es sencillo deducirlo.
Siguiendo un orden cronológico lineal, la novela está estructurada en 72 capítulos cortos.
Escrita en tercera persona, con un narrador omnisciente, con una prosa muy elaborada, el estilo es directo y fluido, en el que se mezclan, casi a partes iguales, la narración y el diálogo (algunos con un humor cáustico fantástico).
La trama está muy bien urdida, aunque las subtramas que Guelbenzu acostumbra a introducir en sus novelas nos hacen distraernos en algunos momentos de la historia principal y que nos preocupemos por hechos poco o nada relevantes, y el ritmo va in crescendo, siguiendo la estructura interna de la novela: más lento en el planteamiento (en el que nos va presentando a los personajes), un poco más ágil en el nudo (que casi parece gordiano y pensamos que no nos va a quedar otro remedio que cortarlo en lugar de intentar deshacerlo) y rápido en el desenlace.
El autor rinde homenaje en esta obra a dos grandes de la literatura: Wilkie Collins, para mí el padre de las novelas de este tipo, porque Mariana está leyendo Sin nombre, y a Agatha Christie, mencionándose a Poirot por su similitud entre lo que está sucediendo en el barco y Muerte en el Nilo de la escritora británica.
Además, esta novela tiene banda sonora: el jazz es una parte importante en el argumento.
Los personajes están muy bien perfilados, desde Mariana de Marco, a la que venimos conociendo desde hace tiempo, para las que estas vacaciones son una huida por los problemas que tuvo en su último caso, pasando por Julia Cruz, un actante de lo más interesante, cuya principal característica es lo dura que es con la jueza, aunque solamente lo hace para que ésta se despabile y agarre el toro por los cuernos, hasta Ada, que nos puede parecer una mosquita muerta durante muchos capítulos, pero que no lo es en absoluto. 
La familia de Carmen Montesquinza (hija, ex marido, ex hijastro y demás especímenes que viven a sus expensas), una galería heterogénea de "parásitos", fielmente retratados.
Los escenarios y ambientes están tan bien logrados que podemos disfrutar del crucero por el Nilo, de las visitas a los monumentos y museos, de la música, en definitiva, de un lujo y un glamour que, por lo menos en mi caso, solamente podré gozar a través de las novelas.
Como ya he comentado, el libro va de menos a más, y el desenlace, con giros inesperados muy bien llevados por el autor, es insospechado y sorprendente. Mariana de Marco, que primero tiene intuiciones y luego emplea lo lógica, va encajando poco a poco las piezas del puzzle, hasta que todas terminan en su lugar, pero a nosotros nos descoloca totalmente.
A pesar de todo, no es el mejor libro que he leído de Guelbenzu. Me sigue encantado el personaje de Mariana, tan fuerte, tan independiente, tan justa, tan metomentodo, pero a mí me gusta el ritmo más ágil en las novelas de este tipo (llámense policíacas o negras, que me da igual), y en ésta, para mi gusto, es demasiado lento, excepto al final. Pero esto es, solamente, mi opinión personal. A pesar de esto, cuando se publique el séptimo libro, lo compraré y lo leeré (el autor quiere que la serie completa conste de diez), porque siempre es una apuesta segura.
Y para terminar, un párrafo fabuloso que tiene relación con la que nos está cayendo en estos momentos:

  • Hay de todo; hay muchos jueces competentes y honestos a carta cabal, que no se dejan llevar por la parcialidad, la pereza o la ideología, pero hay otros que sí, por la ideología y por la soberbia. Y en las alturas, que es lo peor, se están dejando comer por la dinámica interesada de las asociaciones. Yo no apruebo la existencia de lobbys entre los jueces, va contra el fundamento mismo de su función, pero las asociaciones son ahora parte del sistema. También la política se está entreverando con la judicatura.




Valoración: 8

Leído el 1 de Febrero de 2.013





Montse Martín 


Esta reseña participa en el reto:





26 comentarios:

  1. No tiene mala pinta, pero no me termina de convencer. Y tengo tantos libros ya de este género apuntados, que me parece que de éste voy a pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari!
      A mí tampoco me ha convencido mucho, aunque voy a continuar con la serie cuando publique el próximo.
      Pero a éste le falta algo y le sobra mucho.
      Besindios.

      Eliminar
  2. Lo tengo fichado, me gustaría echarle un ojo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Shorby!
      Pues no es el mejor de los de Mariana, ni muchísimo menos, por lo menos para mi gusto. Demasiado lento.
      Besindios.

      Eliminar
  3. Sí que tarda un poco en arrancar, después de situarnos hay una parte que parece que no pasa casi nada pero el final me pareció muy entretenido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Norah!
      Tardó demasiado para mi. El final está bien, porque todos los desenlaces de Guelbenzu son apoteósicos. Pero éste no es su mejor libro.
      Besindios.

      Eliminar
  4. no me llevo tu recomendación. Para leer este género necesito que algo concreto me llame la atención y este no lo ha hecho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, albanta!
      Que te llame la atención y que te llegue por casualidad.
      Éste, con lo poco que te gusta el género, no te lo recomiendo.
      Besindios.

      Eliminar
  5. Lo tengo ahora mismo entre manos y he leído tu entrada con pinzas, espero me guste aunque no haya leído ningún otro de la serie, pero me tocó en un sorteo y lo he aprovechado para ese mes temático, ya te cuento cuando lo termine

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmina!
      Siento que empieces por éste, porque ya has leído que no lo considero el mejor.
      Espero que lo disfrutes más que yo.
      Besindios.

      Eliminar
  6. Pese a tu reseña lo dejare pasar porque tengo el género un poco abandonado y llegado el momento prefiero otros títulos dentro del mismo. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Meg!
      Te entiendo perfectamente.
      Ahora mismo hay títulos, recién publicados, muchísimo mejores
      Besindios.

      Eliminar
  7. Esta novela la he elegido entre otras novedades que publiqué y parece ser que no me equivoqué. Aunque no te veo muy entusiasmada, si le das el aprobado final.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Enzo!
      Pues no estoy entusiasmada porque los anteriores de la serie son mejores.
      Además, influye que los dos últimos que he leído son muchísimo mejores y, siempre, queramos o no, tendemos a comparar.
      Pero a lo mejor tú lo disfrutas más que yo.
      Besindios.

      Eliminar
  8. Es el único libro que he leído de Guelbenzu y me gustó mucho, aunque entiendo que si tú conoces la saga al completo, sabrás cuales son los mejores.

    Por otro lado, me ha sorprendido la anécdota que has contado del otro libro ¡vaya bocadillo de caballa!

    Por lo demás, una reseña fantástica.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kayena!
      Lo de la anécdota es cierto. Y me ha sucedido más veces después. Con "La cuarta mano" de Irving venían la mitad de las páginas en blanco (pero ese día no miré bien el libro porque tenía mucha prisa y cuando llegué a casa me encontré la sorpresita).
      He leído todos y éste, para mi gusto no es de los mejores. Pero es cuestión de gustos.
      Besindios.

      Eliminar
  9. No se que decirte, no te veo muy convencida y es uno de tus géneros favoritos así que esta vez lo dejaré pasar de largo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mientras!
      Has acertado de pleno.
      Pero es solamente mi opinión, a lo mejor a ti te gusta más que a mí.
      Besindios.

      Eliminar
  10. Le tenía echado el ojo a este libro, y no descarto leerlo. Me gusta seguir las sagas en orden, y de Guelbenzu sólo he leído "No acosen al asesino", y me gustó bastante el estilo de este autor. El ejemplar que yo leí no tenía ningún fallo, por cierto.
    Me está costando seguir con la saga, por aquí no encuentro los libros ni en bolsillo. Habrá que pedirlos.

    Fantástica reseña.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Loli!
      Jajaja! Mejor para ti, que no tuviste que revisar 30 libros con la dependienta, buscando un libro en condiciones (porque otros traían el fallo en la página 270, no se me olvidará jamás).
      "No acosen el asesino" es el mejor de la serie, junto con el segundo. Sigo pensando que ha ido de más a menos, pero eso me pasa con todas las que sigo, que son muchas, excepto con el Bosch de Connelly, que siempre me sorprende.
      Besindios.

      Eliminar
  11. No tiene mala pinta pero preferiría leerlas en el orden de la serie, siempre te pierdes algo si no lo haces. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Emma!
      Yo También leo las series en orden, porque siempre hay algo que se nos escapa, completamente de acuerdo contigo.
      Por eso tengo una "deuda" pendiente con Connolly. He de leerme los diez publicados sí o sí.
      Besindios.

      Eliminar
  12. No he leído nada del autor aunque lo conocía, pero lo que comentas me llama la atención. Eso sí, si decido leerme sus novelas empezaré por la primera. Esta me atrae mucho la verdad, porque es sobre un crucero por el Nilo y todo lo egipcio me atrae sobremanera. Lo que tengo claro es que se las aconsejaré a mi madre que devora los libros de Agatha Christie y Anne Perry de dos en dos.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, L.I.M.!
      Fui muy de Perry, como tu madre, durante muchos años. Luego me harté. Igual que lo fui de la Rendell. Soy bastante radical.
      Si decides leerlas, comparto tu decisión de hacerlo desde el principio.
      Besindios.

      Eliminar
  13. No sabía que formaba parte de una serie. Lo tengo en casa porque me atrajo bastante pero me he desinflado un poco después de leerte. Ya veremos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Concha!
      Pues sí: éste es el sexto.
      Mejor que empieces por "No acosen al asesino" y sigas el orden (si puedes, claro, porque con la saturación que tenemos es difícil).
      No te desinfles por mi impresión, porque posiblemente es porque he seguido la serie entera.
      Besindios.

      Eliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...