16 de abril de 2013

El aire que respiras (Care Santos)

Datos técnicos
Título: El aire que respiras
Autor: Care Santos
Editorial: Planeta. Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos
Primera edición: Febrero de 2.013

Sinopsis
Virginia acaba de heredar el negocio familiar: la librería Palinuro. Entre el montón de ejemplares, polvo y papeles que su padre acumuló, pronto aparece la historia de Carlota Guillot y la búsqueda de un libro, escurridizo y caprichoso, que formó parte de una de las bibliotecas particulares más sibaritas de la Barcelona napoleónica.
Una historia prolongada a lo largo de las décadas más convulsas del siglo XIX en que la ciudad asistió, incrédula, a su mayor transformación: el derribo de las murallas y la urbanización de su paseo más emblemático, La Rambla.
El aire que respiras es un canto de amor a los libros, pero también a la ciudad de Barcelona. Después de leer esta gran historia coral, la ciudad no volverá a ser la misma.


Autor
Escritora y crítica literaria española nacida en Mataró el 8 de abril de 1.970. 
Cursó Derecho y Filología Hispánica en la Universidad de Barcelona, pasando a ejercer después como periodista en medios como Diari de Barcelona, ABC y El Mundo
Fue fundadora de la Asociación de Jóvenes Escritores Españoles, de la que llegó a ser presidenta, y coordinadora del prestigioso sitio web de crítica literaria La tormenta en un vaso.
Como escritora ha publicado especialmente en lengua española, habiendo sido traducida a media docena de idiomas. 
Ha recibido gran cantidad de premios tanto de novela (finalista del Primavera y ganadora del Ateneo Joven de Sevilla) como de relato (premio Ciudad de Alcalá, premio Ana María Matute y premio Alfonso Cossío, entre otros).
Sin embargo, es como autora de narrativa juvenil como ha brillado especialmente, ganando los premio Gran Angular y Edebé, entre otros.
Entre sus títulos destacan Los que rugen (2.009), La muerte de Venus (2.007) y Habitaciones cerradas (2.011).

Argumento
Una escritora, cuyo nombre ignoramos, pero que podríamos considerar el alter ego de Care Santos, lee en un periódico que ha muerto Antoni Rogés, el padre de una amiga suya de la facultad, y propietario de la Librería Palinuro.
Asiste al entierro y allí la hija del fallecido, Virginia, le dice que quiere entregarle unos papeles para que los investigue.
La vida de los Guillot, un libro desaparecido y la historia de la ciudad de Barcelona durante la primera mitad del siglo XIX se dan cita en esta novela, en la que los libros se convierten en unos personajes más.



  • Una fina llovizna empieza a jaspear la polvorienta berlina en la que viajan, camino de Barcelona, dos fugitivos franceses. Estamos en los boscosos alrededores de la villa de Hostalrich y en el invierno del año 1793. Las nubes avanzan negras por el horizonte. El viento azota el mundo sin misericordia. Los viajeros, que llevan ya mucho camino bajo sus magras posaderas, no tienen ganas de hablar.
  • Llevaba casi veinte años sin ver a Virginia cuando supe de la muerte de su padre. «Muere el presidente del gremio de libreros anticuarios de Barcelona», rezaba un titular que alguien desconocido había dejado en mi muro de Facebook, tal vez porque sabía de mi lejana relación con la familia. Toda una incoherencia enterarme de ese modo, porque Antoni Rogés nunca quiso saber nada de nuevas tecnologías. Ni siquiera aprendió a manejar un ordenador. Consideraba un lujo mantenerse apegado a los métodos de siempre. Incluso la pluma estilográfica le parecía demasiado moderna y prefería sumergir el plumín en un tintero de cristal que le aguardaba, en su incongruente resignación, sobre la madera de roble de su escritorio. Escribía largas y hermosas cartas, de caligrafía difícil.
  • Saqué de mi mochila las tres carpetas: una amarilla, una verde y otra naranja. La amarilla estaba llena de recibos y facturas antiguos. La mayoría llevaba la dirección de una casa de la Rambla de Santa Mònica. Sobre la verde, la letra de Antoni Rogés anunciaba: «Papeles de Ángel Brancaleone.» Y sobre la naranja: «Papeles de monsieur Guillot.» Elegí esta última para comenzar. Los documentos eran de tamaños muy diversos y estaban numerados a lápiz. Al final, había una especie de índice, escrito con la letra picuda y meticulosa de Antoni Rogés, en tinta verde.

Opinión personal
Después de haberme "enamorado" de la forma de escribir de Care Santos con Habitaciones cerradas (tanto que es el libro que he regalado en el Sant Jordi bloguero organizado por Kayena), tenía muchas ganas de volver a leer una obra suya.
Y un día, por casualidad, leí en un blog que Sandra Bruna Agencia Literaria envíaba un libro por suscribirte a sus newsletters. No lo dudé un momento y me apunté, me dijeron que el libro estaba disponible y la semana pasada llegó a casa. En cuanto pude me puse con él, eso sí, teniendo clarísimo que era imposible que este libro superara al anterior (que es la mejor manera de no llevarnos un gran batacazo). 
El título procede de una poesía de Carolina Coronado, titulada ¡Oh, cuál te adoro!:  Tiemblo a tu voz y tiemblo si me miras y quisiera exhalar mi último aliento abrasada en el aire que respiras. La portada, con un manuscrito, es, simplemente, deliciosa.
Ambientada en la ciudad de Barcelona durante la primera mitad del siglo XIX, la novela está estructurada en un prólogo (Un episodio heredado de otro tiempo) y cuatro partes, divididas a su vez en escenas. Esta estructura no tiene la rigidez acostumbrada y la autora corta los pasajes con un dibujo de una hoja de acacia (el ex libris con el que está marcado el libro desaparecido) cuando lo desea. Finaliza con una Breve nota biográfica de los trece libros prohibidos de Monsieur Guillot
Con dos ejes narrativos diferentes, el pasado y la actualidad, escrita desde puntos de vista distintos (algunas partes en primera persona, con narradores protagonistas, otras en tercera, con narrador omnisciente, lo que enriquece la narración por las diferentes formas de ver los hechos de cada uno), con un orden cronológico discontinuo, en el que se van produciendo continuos saltos espacio-temporales, el estilo es impecable, con una forma de contar que nos transporta y nos mete en la historia como unos protagonistas más, adaptando el lenguaje a la época, a la clase social y al nivel cultural de cada personaje.
La trama, muy compleja, muy sólida y muy bien armada, formada por multitud de historias cuyo único nexo de unión es un libro desaparecido (y la relación que tuvieron con él diferentes personas que de otra manera jamás hubiesen coincidido), que terminan finalmente encajando como las piezas de un puzzle.
Creo que es encomiable su labor investigadora y documental, pero hay momentos en que tanto personaje, tanto dato y tantos hechos pueden hacer que perdamos el hilo y que terminemos por no recordar quién es quién y que papel representa. Y para contarnos todas estas historias se vale de un montón de recursos: intercambio de correspondencia, biografías, diarios, apuntes del librero, edictos, artículos del Código Penal, Reales Cédula...
El ritmo es ágil y dinámico, aunque con algunos altibajos provocados por los cortes que provoca la biografía de los personajes históricos que la autora intercala en el texto (que, por una parte, viene muy bien para situarlos en su contexto y conocer su vida, pero, por otra, además de romper el ritmo, puede llevarnos también a perdernos aún más).
Los personajes de esta novela coral, bien dibujados, mejor los de la parte antigua que los de la presente, que apenas están esbozados, y mezcla magistralmente los históricos con los de ficción. Guillot, Girabancas, Brancaleone, Rita..., se mezclan con los que existieron realmente, como el general Lechi, Madame La Ruga o el librero Xifré (en el libro se intercala una especie de diccionario para que conozcamos la vida de estos personajes reales). Y Barcelona, de nuevo, como protagonista indiscutible (parece que se ha puesto de moda tratar a la ciudad como un personaje más, como si estuviese dotada de vida).
Los espacios y ambientes bien conseguidos, con unas buenas descripciones de la Ciudad Condal en la época: desde la Guerra de la Independencia, al liberalismo, pasando por el absolutismo, las reuniones de "sabios", el derrumbe de la muralla y la construcción de La Rambla. Pero, sobre todo, el ambiente de las librerías y de los libreros, la forma de conseguir sus ejemplares, lo importante que era para algunos tener tal o cuál volumen para sobresalir...
El gran "pero" de la novela, para mí, es la aparición de lo "sobrenatural": creo que no era necesario y que le resta credibilidad a la obra. Aunque era lo que estaba de moda en el Romanticismo y que Care Santos se ciñe fielmente a la realidad.
El desenlace, con un giro argumental inesperado, es sorprendente e imprevisible, magistral.
¿Te recomiendo el libro? Pues no lo sé, porque aunque a la mayoría de los lectores compulsivos nos encantan las novelas que tratan sobre libros y posiblemente, como a mí, te gusten también los libros que contienen una historia dentro de otra historia y otra a su vez dentro de ésta, esta obra es diferente. Así que por esta vez, dejo en tus manos la elección.
He disfrutado mucho con toda la parte del pasado, con la buena ambientación del contexto político y cultural de la Barcelona decimonónica, con la investigación llevada a cabo por la "escritora", pero he de reconocer que en algunos momentos resulta complicado seguir el argumento, fundamentalmente por los cortes con los datos biográficos de los personajes reales.
Os dejo con algunas citas magníficas sobre libros:



  • Los libros tienen su destino.
  • Habent sua fata libelli. Sí, los libros tienen su destino.
  • En la capacidad del lector, tienen los libros su destino.
  • Quién ama los libros y tiene que vivir lejos de ellos poco a poco va perdiendo su alma.
  • Entre las páginas de los libros antiguos se esconden las ánimas de quienes los amaron, y allí conviven, en buena compañía con el papel y la tinta, para siempre.

Valoración: 8,5

Leído el 11 de Abril de 2.013







25 comentarios:

  1. Pues voy a escoger que no, primero porque esos batiburillos de narradores no me van nada y me marean, luego porque si lo sobrenatural sobra y ensucia la historia me enfado y para acabar porque eso de dejar las cosas a medias para andar pegando saltos narrativos, tampoco me va. Y sobre todo porque veo que no te ha entusiasmado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Norah!
      En eso no coincidimos: cuando más se complique, más me gusta.
      Lo de lo sobrenatural a mí no me ha gustado, pero unos comentarios más abajo Lidia Casado opina lo contrario.
      Aunque parezca lo contrario, me ha gustado mucho, pero no me atrevo a recomendarla.
      Besindios.

      Eliminar
  2. Justo lo terminé ayer y mis sensaciones son parecidas a la tuya. Me parece una novela compleja aunque sólida. Pero creo que tampoco es lo que parece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, albanta!
      Es una novela muy sólida, porque la Santos es una grande.
      Besindios.

      Eliminar
  3. Tengo aún pendiente Habitaciones cerradas, así que éste tendrá que esperar más pero tiene una pinta estupenda. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manuela!
      "Habitaciones cerradas" es muchísimo mejor que ésta.
      Besindios.

      Eliminar
  4. A mí me ha encantado. He leído este mes "El aire que respiras" y "Habitaciones cerradas" y, respecto a lo que comentas sobre el elemento sobrenatural... puede ser cierto que sobre pero ¿no te parece que, al final, es ya seña de identidad de la autora? Por lo menos en los dos libros hay ese guiño a lo extraordinario...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lidia!
      Parto de la base que "Habitaciones cerradas" para mí es casi una obra maestra. Tanto que alguien se la llevará de regalo en el "bloguero invisible de Kayena". Por lo demás, es posible que sea su sello de identidad, porque ha escrito fantástica. Pero a mí, en éste, no me gusta nada.
      Besindios.

      Eliminar
  5. Lo tengo pendiente y no se cuando lo atacaré porque no es el único que está a la espera sin embargo le tengo ganas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmina!
      Te va a gustar, lo presiento. Ya voy conociendo vuestros gustos y sé cuál sí y cuál no, jajaja!
      Besindios.

      Eliminar
  6. Tengo muchas dudas con este libro... La sinopsis me recordó un poco a los libros de Ruiz Zafón, aunque luego parece que divergen y eso de lo paranormal no va mucho conmigo... Puede que acabe cayendo, pero no es una prioridad. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tizire!
      Acabas de meter el dedo en la llaga: no me gusta Zafón, nada de nada de nada...
      Lo paranormal era lo vigente en el Romanticismo y la autora se ciñe a la realidad.
      El libro es muy bueno, aunque no me haya atrevido a recomendarlo.
      Besindios.

      Eliminar
  7. Acabo de leer otra reseña sobre este libro y tras leer la tuya sigo pensando lo mismo. Tengo que leerlo. De Care Santos ya he leído otras novelas. Habitaciones cerradas me gustó muchísimo, así que estoy convencida de que este también me gustará. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marisa!
      "Habitaciones cerradas" es casi una obra maestra, pero éste no está a la altura, aunque es muy bueno.
      Besindios.

      Eliminar
  8. Si no sabes si recomendarlo yo no tengo claro si leerlo, hay cosas que dices de esta novela que me parecen interesantes y que me gustarían pero tus dudas y otros pequeños detalles me desaniman. Me lo pienso un poco más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Enzo!
      Tengo que estar muy segura para aventurarme a recomendar un libro y éste tiene una trama que puede resultar muy farragosa en algunos momentos.
      Ya veré si te decides.
      Besindios.

      Eliminar
  9. El libro anterior (Habitaciones cerradas) que tanto gustó, a mi me aburrió y no conseguí acabarlo. Puede que fuer el momento, pero no me atrevo con otro de la misma autora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro!
      Pues si "Habitaciones cerradas" no te gustó, no sé que decirte. Eres la primera persona que conozco que opina así de ese libro. Menos mal que ese libro no va destinado a ti :))))
      Besindios.

      Eliminar
  10. Yo de momento sí lo apunto, me gusta la época y el protagonismo de los libros. No he leído aún a esta autora aunque también tengo apuntada Habitaciones cerradas y todavía no he encontrado el momento de ponerme con ella. Quizá al final no me decida a leerla pero tampoco quiere descartarla.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jara!
      Pues lee en orden inverso: primero éste y después "Habitaciones cerradas", porque se gustará aún más.
      Besindios.

      Eliminar
  11. De momento lo dejo en el aire, últimamente leo de tanto en tanto y si dices que cuesta seguir el argumento en ocasiones, imagínate si retomo la lectura cada dos días, me vuelvo loca. La que sí me apunto es su primera novela de la que casi todos los blogueros y blogueras habláis maravillas.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  12. Pues no te he visto muy convencida del todo.
    Me lo pensaré, en un principio me llama pero no lo suficiente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. No pareces muy convencida, pero luego le pones un 8,5, así que está claro que sí te ha gustado. No he leído nada de esta autora, ya veré cuál leo primero.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. A mí también me encantó Habitaciones cerradas y por lo tanto estoy deseando leer esta que ya está en la estantería esperando su turno, en general me resulta atractivo todo lo que cuentas y creo que mi problema puede venir también por lo sobrenatural, que no es algo que me guste mucho
    besos

    ResponderEliminar
  15. Lo tengo pendiente de lectura y caerá pronto, pero he leído en varias reseñas que se quedan con Habitaciones cerradas antes de este...y ya no sé..el anterior no lo tengo ni lo leí...Saludos

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.