7 de julio de 2013

No me toques los huevos



¡Hola a tod@s!

Después de dos meses sin publicar, creo que me salió una entrada que da lugar a confusiones

En primer lugar, a mí nadie me dice que tengo o no que leer. 
  • El problema es mío: me había puesto una meta (175 libros) y creo que no la voy a conseguir.
  • Respecto a las editoriales: empecé a colaborar con una que me envió dos libros y cuando reseñé el primero y les envié el post, desaparecí para ellos (posiblemente porque no escribí lo que ellos querían que escribiera, y eso que lo suavicé porque eliott me dijo que no fuese tan dura). Siempre he comprado mis libros, así que no los echo de menos en absoluto. Mi presupuesto para leer, afortunadamente, sigue siendo el mismo.
  • Después de esta aclaración, solamente me queda daros las gracias por haberme entendido, porque muchos habéis pasado lo mismo que yo, mi agradecimiento sin límites por estar ahí y que, como ya comenté en Twitter, ¡¡¡¡SOIS ÚNICOS!!!!

Esto es solamente una aclaración a la entrada de hace unos días, porque hoy, realmente, vengo calentita.

He leído en Facebook que una autora, con la que tengo una relación que espero que se vaya afianzando con el tiempo, porque me parece una “tía extraordinaria” ha comentado que hoy se ha encontrado con dos opiniones negativas de una de sus novelas. Que conste que a mí esa obra en cuestión no me gustó mucho, posiblemente porque no es mi estilo.

Pero sí quería hablar de algo,  porque, como bien dice el título que encabeza este post, ESTOY HASTA LOS HUEVOS, de las zancadillas, de las malas artes, de las puñaladas traperas y de pisotear al de al lado con tal de trepar.

Cuando aún tenía el blog prohibido al público, conocí, por accidente, la obra de Eva García Saénz, la autora de La saga de los longevos. Ella es la única, creo, que no ha entrado en grupos para promocionarse. Se lo ha guisado y se lo ha comido ella solita. Y su obra sigue siendo un éxito de ventas en una gran editorial.

El resto de autores “indies” han fichado por una editorial que, a mi entender, en más grande que la que fichó a Eva (aunque esa editorial me tenga vetada), pero que publicita a sus autores “menos tres”. Debe pensarse que los autores extranjeros son más grandes que los nuestros y, en eso, está bastante equivocada.

A lo que iba. Esa editorial ha fichado a autores buenos, regulares y malos (o muy malos). Autores a los que nos les importa pisar al de al lado con tal de subir; algunos, incluso, se atreven a hacer un montón de kilómetros con tal de salir en un telediario porque una noticia está de moda;  o el que se promociona como finalista de un premio (algo que, a mi entender, le resta credibilidad), cuando en ese premio en cuestión o se gana o se es segundo, pero ser finalista no te da opción a nada. Autores que, por ejemplo, después de reseñarles dos libros (que había pagado yo) con una nota muy buena, no soportan que les digas que su tercera obra no está a la altura; u otros que, a pesar de darles un 9,5 en una obra suya, se atreven a ponerte a parir porque les parece poco (¿qué quiere, que le ponga unos festones y unas jaretitas?).

Pero los que siguen siendo anónimos, se unen en grupos para hacerse promoción unos a otros. Pero, en la mayoría de los casos, esta promoción no es sincera. Muchos de ellos se apoyan en los que son más conocidos, o tienen “más tirón” en las redes sociales, para darse a conocer, pero, por detrás, “muerden la mano que les da de comer”.

Estoy harta de que escritoras a las que adoro estén siendo boicoteadas con comentarios en las plataformas donde venden sus libros. No son lectores anónimos, porque nosotros no escribimos así. Esos comentarios solamente pueden venir de compañeros de profesión, a los que les corroe la envidia y no pueden soportar como ellas triunfan y ellos no. ¿Se han planteado que a lo mejor es porque son malos y no llegan al lector?.

Según dicen, la envidia es el deporte nacional en este país. Pero jamás hubiese pensado, antes de entrar en este mundillo, que aquí también sucediera lo mismo. Por favor, trolls de la literatura, dejad en paz a los buenos escritores y dedicaros a lo vuestro. Si sois incapaces de escribir algo bueno y que emocione el corazón del lector, hacer petit point o crochet, pero no nos toquéis más los huevos, ni a los autores ni a los que los leemos. Antonia Romero, Antonia J. Corrales o Marta Querol, por poner solamente algunos ejemplos, han triunfado por méritos propios. Si vosotros no valéis, dejadnos en paz, porque los que leemos no somos tontos, tenemos criterio.

Sé que con este post levantaré muchas ampollas. Me da absolutamente igual, porque no le debo nada a nadie. Hay montones de autores esperando que les den su oportunidad en papel (así, a bote pronto, Félix Jaime, Mª José Moreno, Sara Ventas o Gabri Ródenas, por citar solo a algunos) y otros publicados que no valen ni para limpiar las suelas de los zapatos de estos escritores. Las editoriales son las que apuestan su dinero y las que hacen lo que les da la real de la gana. Pero los lectores somos los que tenemos la última palabra y todo el derecho a opinar.

Resumiendo: terroristas de la literatura, por favor ¡dejádnos en paz! Estamos muy mayores para vuestros malos consejos y para vuestras peores recomendaciones. Si lo vuestro no es escribir, porque está claro que no lo es, dedicaros a otros menesteres, pero dejadnos de tocar los huevos, que ya los tenemos, por lo menos yo, a punto de reventar.

Esto no es Vettel contra Webber, en el que el propio equipo putea a uno de los suyos. Debe ser una competición limpia: el que “sea mejor piloto” llegará el primero a la meta, o subirá el podio. Los demás…. dedicaros a otra cosa, porque ni sois escritores ni nada que se le parezca.

P.S.: el que se de por aludido, será bienvenido, pero ojito…. porque no publicaré comentarios ofensivos. Como dice el refrán: el que se pica, ajos mastica…

Y, repitiéndome: los buenos permanecerán. Los malos escritores, que, además, son malas personas, dormirán el sueño de los... envidiosos.


3 de julio de 2013

La niña que aprendió a soñar



Ya sabéis que yo acostumbro a publicar entradas originales, hechas por mí. Pero algunas veces, como en este caso, prefiero hacer un corta y pega de alguna que ha hecho eliott en su blog, porque no sería capaz de hacerla mejor.

Aquí os la dejo. Espero que os guste:







Hace unos meses os comentaba un proyecto de un grupo de psicólogos, se llama Educando con Cuentos. Mi entrada sobre este tema la podéis leer aquí.

Os recuerdo que consiste en elaborar un cuento personalizado para que los padres se lo lean al niño de manera que, apoyados en indicaciones que el propio cuento incluye, el niño interactúe con el contenido del cuento, que está orientado a ayudar a modificar alguna situación difícil en el comportamiento que el niño o niña tenga.

Esta entrada viene a contaros que Educando con Cuentos ha subido a la iBookstore de Apple un cuento para que lo podáis bajar de forma gratuita.

Se titula "La niña que aprendió a soñar" y si tenéis niños que les cuesta irse a la cama por la noche os va a venir muy bien.

Es muy importante que leáis la Guía para la Lectura que acompaña al cuento, así podréis leerselo al niño de manera que éste vaya motivándose para modificar aquellas conductas que buscamos cambiar.



Por supuesto todo el cuento es interactivo con imágenes, sonidos...

En resumen, como comenté en mi anterior entrada sobre el tema, una gran idea que este grupo de psicólogos infantiles han llevado a cabo con el fin de ayudar a los padres y madres en el complicado trabajo de la educación de sus hijos.


Aquí os dejo en enlace para que os lo descarguéis gratuitamente:




2 de julio de 2013

De vuelta: Gracias a todos por esperarme






¡Hola a tod@s!

Hace mucho tiempo que no publico ninguna entrada, porque no tengo nada que contaros, por la sencilla razón de que no leo. En los últimos dos meses he leído solamente un libro, porque he entrado en una apatía total.

Creo que la razón fundamental es que el blog ha empezado a agobiarme. Cuando Carmina hizo una entrada diciendo lo que le estaba sucediendo, me sentí completamente identificada con ella. Es fácil leer y luego transmitir tus opiniones, lo malo es cuando lees porque te sientes obligado a ello.

También Shaka estuvo a punto de cerrar el suyo porque no tenía nada que contar: estaban cargándose la cultura en su ciudad (igual que en todas) y pensaba que ya no tenía nada que contarnos (yo no lo veo así, porque sus reseñas son estupendas y tiene mucho que decir, aunque el dolor lo lleve por dentro).

En mi caso han sido muchos los motivos que me han llevado a este "asqueamiento":

    1. He conocido a gente estupenda en la blogosfera. Personas que sin tener más relación conmigo que la de hacer algo más o menos parecido, se vuelcan en hacértelo todo más fácil.
    2. Pero también he sufrido lo contrario: "individuos" que son auténticos "terroristas" de la red y que lo único que les interesa es su propio interés. Esos nos están estafando a todos, haciéndonos creer que son blogueros y lo único que quieren es ser famosos. Siempre me han tocado las narices las competencias: lo de yo leo más, yo tengo más visitas, yo tengo más seguidores... Eso no es sinónimo de calidad, simplemente de montártelo muy bien. No hace falta que diga nada más, porque todos nos entendemos y sabemos de qué estoy hablando.
    3. Respecto al tema editorial, pues tres cuartos de lo mismo: las que te vetan y luego regalan "puntos de lectura" en la que está escrito tu nombre, el de tu blog y un extracto de tu reseña (eso sí, para ellos no existes; algo que me ha tocado muchísimo las narices, porque era una cosa que ya sabía, pero cuando una escritora que llegará muy lejos, como es Mayte Esteban, me lo hizo saber, me llevaron los demonios). También tenemos las que te proponen enviarte un montón de libros iguales para que lo reseñes y les escribes y les dices que con uno es suficiente, pero cuando llega el mensajero ves que ni siquiera se han leído tu respuesta... 
    4. Y todo lo contrario, las editoriales pequeñas, que están empezando, y que te están eternamente agradecidas porque un día hiciste una reseña de un libro suyo y te siguen enviando libros aunque sepan que no tienes tiempo para reseñarlos, pero te quieren demostrar su gratitud de alguna manera y lo que en un momento dado hiciste por ellas.
    5. Un punto importante es el de los autores, que, como bien sabéis, son de dos tipos: los que mandan su novela a todo "bicho viviente", sin ni siquiera haber visto nuestros blogs, y que te piden cosas que no son de nuestro estilo; o los que antes de escribirnos le han echado un buen vistazo a lo que hacemos, y se basan en nuestros gustos (a los que siempre agradeceré que se fijen en mi trabajo).
    6. Tampoco entiendo que blogs como, por ejemplo (y sin que me ciegue la pasión ni el amor) el de eliott,  no estén donde merecen estar. Es lo mismo que digo en el punto 2: tener más seguidores no es sinónimo de calidad. eliott ni se vende ni lo hará jamás. Por eso estamos juntos, porque en ese punto, igual que en la mayoría, tenemos la misma manera de pensar: ninguno de los dos hará nunca algo que no quiere hacer porque es lo que se lleva, lo que "vende" o lo que se espera de nosotros. Como dice Sabina, nosotros no pertenecemos a la escandalosa mayoría.
    7. Y, por último, las personas anónimas que llegan al blog por accidente y que te hacen, como ha sido mi caso, que pienses que lo que haces es importante, aunque solamente sea para una persona, y que por ella merece la pena seguir. Gracias, María, por haberme dado el empujoncito que necesitaba. Espero que no te importe que te cite....

Hola Montse!

Gracias por tu reseña de Atomka! No sabía como dejarte un comentario en el blog sin q saliera anónimo, y yo no soy anónima!.jeje.. Lo se, soy bastante torpe.. Nunca he comentado en un blog, pero me ha gustado mucho como escribes y, sinceramente, estoy completamente de acuerdo. Yo me enganché a Thilliez con El síndrome E y Gataca y ahora empiezo con este..
En fin, sólo quería felicitarte, ahora echaré un vistazo al resto del blog porque seguro que merece la pena.
Por cierto, que te parece Jean Christophe Grange?
Un saludo y gracias!
Maria

Estaba asqueada, porque tanta competitividad en algo que, bajo me punto de vista, deberíamos tomarnos de otra manera, me estaba repugnando. Y el parón, particularmente, no me estaba viniendo mal, porque mis seguidores han seguido creciendo (debe ser que gusto más con la boca cerrada que cuando saco la lengua a paseo). Pero el comentario de María me ha hecho ver las cosas de otra manera.  

Resumiendo: que he vuelto, que os estoy eternamente agradecida a tod@s los que os habéis preocupado por mí (no hace falta que os mencione, porque los que lo habéis hecho ya sabéis quienes sois), aunque a partir de ahora me lo tomaré con más calma. No quiero ser esclava de algo que empezó como un divertimento. 

Besos para tod@s.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...