21 de enero de 2014

Si no vales para reseñar, dedícate a otra cosa: fuera caraduras de la blogosfera






¡Hola a tod@s!

No hubiera querido hacer esta entrada nunca, porque sé lo que habéis sufrido algunos de vosotros con temas aún peores, pero o saco mi lengua a paseo o me la muerdo y enveneno a media humanidad. Así que aquí estoy.

El sábado, de pura casualidad, vi que una entrada mía estaba copiada, literalmente, en un blog.

Había un enlace diciendo que era mía, aunque el nombre de mi página estaba mal puesto. eliott me dijo que no era plagio porque mencionaba la fuente, pero aun así le puse un comentario para que me escribiese y hablásemos.



Hoy, después de 3 días sin respuesta, le he dejado otro, y al ver que no contestaba pero estaba en Twitter, he reventado.

¿Qué derecho tiene este individuo a mantener un blog con entradas que no son suyas? Y lo mejor es que pone en el archivo "mis lecturas". ¿Cómo que tus lecturas si lo he leído y reseñado yo? Lo mejor de todo es que no era seguidor mío, de lo que se deduce que anda rastreando la red para encontrar lo que más se adecua a sus intereses.

Todo el mundo piensa que los enlaces son buenos, y yo también. Pero no en este caso. Lo son cuando alguien, sin querer obtener ningún beneficio, habla de ti en una entrada, como hago yo.

Mantener un blog a costa de lo que escriben los demás en la capital del sur se llama se un caradura o un parásito. Como dice el refrán, Manolete, si no sabes torear, para que te metes.

Algunas personas me han pedido permiso para hacerlo y les he dicho que no. Este tío ni se ha molestado. Con todos sus santos huevos, sin encomendarse a nadie, ha decidido que mis entradas eran suyas y las ha colgado en su blog. Pues va a ser que no, rico.

Bonito, ya que no has tenido la dignidad de pedir excusas, porque lo que has hecho no lo considero como tal, ahora te dedico esta entrada para que se te caiga la cara de vergüenza, si es que la tienes. Y, sobre todo, para que mis compañeros blogueros sepan de ti (porque ya sabemos que de tu calaña hay muchos). 




Lo que más me fastidia es que voy a hacerle publicidad gratuita, pero quiero que casos como el de este "señor" se conozcan.

Lee, ten dos cojones para reseñar como el resto y deja mis posts en su sitio, que es donde tienen que estar, a no ser que yo te autorice a que publiques en mi nombre o a que los utilices.

Gracias a todos por vuestro apoyo en Twitter, especialmente a mis #leoycomparto".

Besindios.

Montse Martín