22 de octubre de 2016

Patria (Fernando Aramburu)

Datos técnicos
Título: Patria
Autor: Fernando Aramburu
Editorial: Tusquets. Andanzas
Primera edición: 6 de septiembre de 2016


Sinopsis
El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron. 
¿Podrá convivir con quienes la acosaron antes y después del atentado que trastocó su vida y la de su familia? ¿Podrá saber quién fue el encapuchado que un día lluvioso mató a su marido, cuando volvía de su empresa de transportes? 
Por más que llegue a escondidas, la presencia de Bittori alterará la falsa tranquilidad del pueblo, sobre todo de su vecina Miren, amiga íntima en otro tiempo, y madre de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y sospechoso de los peores temores de Bittori. 
¿Qué pasó entre esas dos mujeres? ¿Qué ha envenenado la vida de sus hijos y sus maridos tan unidos en el pasado? 
Con sus desgarros disimulados y sus convicciones inquebrantables, con sus heridas y sus valentías, la historia incandescente de sus vidas antes y después del cráter que fue la muerte del Txato, nos habla de la imposibilidad de olvidar y de la necesidad de perdón en una comunidad rota por el fanatismo político.

Autor
Fernando Aramburu (San Sebastián, 1959) es licenciado en filología hispánica por la Universidad de Zaragoza y desde 1985 reside en Alemania.
Narrador destacado, es autor de tres volúmenes de relatos y de las novelas Fuegos con limón, Los ojos vacíos, El trompetista del Utopía, Bami sin sombra, Viaje con Clara por Alemania, Años lentos, La Gran Marivián, Ávidas pretensiones y Las letras entornadas.
Ha merecido, entre otros, el Premio Euskadi, el Premio Mario Vargas Llosa, el Premio Real Academia Española, el Premio Tusquets Editores de Novela y el Premio Biblioteca Breve.

Opinión personal
Este mes, concretamente el día 20, se han cumplido cinco años desde que la banda terrorista anunció el cese definitivo de su «actividad armada». Ha sido una casualidad que haya coincido la lectura de este libro con este aniversario y que lo acabese justo el día anterior.
En esta novela, Fernando Aramburu, con el terror provocado por estos asesinos como telón de fondo, recrea la vida de dos familias en Guipúzcoa durante más de cincuenta años y hace un retrato fidedigno de cómo ha sido la vida de los vascos mientras estos indeseables han campado a sus anchas, una vida marcada por el miedo y el terror.
No es una historia real, es ficción, aunque si lo que nos cuenta no pasó así, seguro que lo hizo de una manera muy similar. Porque después de haber visto  cómo hace unos días unos cobardes pegaban una paliza a dos guardias civiles y a sus parejas, solamente por el hecho de ser policías, no creo yo que el rencor que provoca el nacionalismo haya desaparecido, las diferencias entre víctimas y verdugos siguen siendo una herida abierta que tardará años en cicatrizar. Únicamente que esas diferencias ahora no están salpicadas de la sangre de muchos inocentes.
Porque lo que sobrevuela en esta obra, que empieza con ese cese de la lucha del que os hablaba al principio, es quién es la víctima y quién el verdugo ahora. Los que han perdido a alguien durante esta «guerra sin sentido» ya pueden llorar a sus seres queridos con normalidad, pero sus asesinos están siendo victimizados, como si lo que hicieron tuviese justificación. Una de las protagonistas de la novela dice, más o menos, que ella tiene que desplazarse cientos de kilómetros para visitar a su familiar en la cárcel y que, sin embargo, los que visitan las tumbas las tienen al lado. Entonces llegué a la conclusión de que esto no puede ser algo aislado, sino que los que piden el acercamiento de estos asesinos (que ni en mil vidas que estuvieran presos pagarían todo el dolor que han causado) piensan exactamente igual.
Pero esta no es una novela sobre ETA, aunque todo gire en torno a ella. Dos amigas, Miren y su alter ego, Bittori, junto con sus esposos e hijos, nos van contando en sus páginas la historia de dos familias que habían sido íntimas y cómo el nacionalismo las convirtió en enemigas, porque víctimas y asesinos jamás podrán convivir en paz.
Con unos personajes muy potentes, fundamentalmente las dos madres, que terminan asustando y dando miedo (Miren porque asume el papel de Virgen Dolorosa y se convierte en una auténtica radical, y Bittori porque es una mujer manipuladora y controladora), y sus familiares, que son unos secundarios de lujo, o unos protagonistas eclipsados por la personalidad arrolladora de estas dos «amas», nos narran  medio siglo de sus vidas.
Con un narrador omnisciente que alterna la tercera y la primera persona, y con un estilo pulcro, Aramburu nos permite conocer su vida tanto desde fuera como desde dentro utilizando un hilo cronológico discontinuo con el que arma una trama sin fisuras como si de un rompecabezas se tratara, en el que todas las piezas encajan en su lugar en un engranaje perfecto.  
De esta manera sabemos qué opina cada uno de los personajes sobre todos los temas tratados en la novela: el terrorismo y el fanatismo llevados a la máxima expresión; el vacío que sienten los señalados por ETA y sus víctimas en un pueblo (algo que no sucedía en la ciudad de una manera tan extrema) en el que vivimos un auténtico pacto de silencio (una especie de omertà que espeluzna tanto como la de la mafia) de sus habitantes contra todos los que no piensen como ellos (porque o estabas con ellos o en su contra); la vida de un terrorista, su primer atentado, su experiencia vital en la cárcel; la homosexualidad; el cuerpo como una «cárcel del alma»; las distintas maneras de sentir, exteriorizar y llevar el dolor; la iglesia (¡cómo no!, si no se pierde un «fregao») como nido y apoyo de asesinos; los asesinos como «víctimas» del estado y de las auténticas víctimas...
Resumiendo, que dice el Maestro: LA MEJOR NOVELA QUE HE LEÍDO EN MUCHO TIEMPO, así en mayúsculas, posiblemente con El libro del desasosiego de Pessoa la que más he subrayado en toda mi vida, de la que le he leído a Elías párrafos y párrafos porque al escucharlos en voz alta se me hacía menos doloroso asumir lo que leía, con unos personajes redondos que tienen una evolución impecable y sorprendente (aunque excepto con Arantxa no he logrado empatizar con ninguno), con una historia estremecedora y desgarradora pero con un poso de esperanza.
Disculpadme, pero yo ni olvido ni perdono. No entiendo lo de luchar por esa que ellos consideran su «Patria» asesinando a inocentes y destrozando la vida de los que se quedan, no entiendo que esa iglesia que aboga porque nos amemos los unos a los otros haya sido y sea su principal valorada y su apoyo, no comprendo que se «arrepientan» y los tengamos en las instituciones... 
Solo espero que esta lacra haya desaparecido realmente de nuestras vidas, porque han dejado las armas, pero todavía no las han entregado, y hay muchas familias rotas que no se merecen que estos asesinos sean considerados seres humanos, porque no lo son. Ellos son los verdugos y a las víctimas no debemos olvidarlas nunca.


Valoración: 10

Leída el 19 de octubre de 2016
















13 comentarios:

  1. Estoy segura de que es una novela de las que marcan, pero no sé si podría enfrentarme a ella. El tema me resulta demasiado doloroso. No, las huellas de lo que durante décadas machacó aquella tierra no se borran con facilidad. Los odios enconados, las víctimas, los verdugos que, aunque ya no maten, se envalentonan y se consideran mártires de una causa justa... cuánto dolor, cuánta rabia. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo Montse, yo tampoco olvido y mucho menos perdono. Una reseña magistral,as usual.

    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  3. Me ha impactado muchísimo esta novela y me ha hecho reflexionar sobre muchas cosas que desde el punto de vista de mi lejanía jamás me había pardo a pensar. Para mí la mejor lectura de este año.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola, Montse. Por recomendación de mi querida Inés, la compré. Por motivos personales la leeré. Mis padres huyeron de Donosti, de donde soy yo, por precisamente este tema. Mi tío murió en un atentado y mi padre siempre me contaba anécdotas de su vida en el País vasco en una época difícil, por su profesión y sus ideologías.
    Espero disfrutarla tanto como tú.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estoy contigo, ni olvido ni perdono. Las víctimas son quienes murieron, quienes mataron, y todas las familias que destrozaron. Ellos son las únicas víctimas. No hay más. Que no nos quieran hacer creer lo contrario.
    Una gran reseña. Me dejas muy claro que tengo que leer este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Al principio no me llamaba este libro, pero después de leer las reseñas y más después de leer la tuya tendré que leerlo. Un besote

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo bien anotado. Tengo muchas ganas de adentrarme en esta historia que tan bien valoráis. Fantástica reseña. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  8. Coincido contigo con que es uno de los mejores libros que he leído en mucho tiempo lo que ocurre es que yo (se lo comenté al autor en una entrevista) que he sufrido en mis carnes la barbarie de esos atentados, he visto el punto pacificador y de perdón para todos que busca Aramburu en su novela. Creo que nadie puede quitar el dolor de los que sufren pero este libro sienta bien.

    ResponderEliminar
  9. Lo voy a leer en unos días y estoy segura de disfrutarlo tanto como tu. Si normalmente ya reseñas bien, hoy te has salido. Estupenda reseña guapa.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me quedo con tu última frase y con ganas de leer el libro.

    ResponderEliminar
  11. Totalmente de acuerdo contigo. Acabo de leerla y acabo de publicar una reseña. No puedo por menos de decir que es de lo mejor que he leído en mucho tiempo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, me he hecho seguidora de tu blog y aunque aparezco como Carga2 (cosas de google+ que no sé cómo solucionar) soy Rosa Berros Canuria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Inmejorable.Te remueve mucho cuando de algún modo ha influido en tu vida. Lectura obligada

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...