9 de marzo de 2017

A grandes males (César Pérez Gellida)

Datos técnicos
Título: A grandes males
Autor: César Pérez Gellida
Editorial: Suma
Primera edición: 9 de marzo de 2017

Sinopsis
Erika Lopategui y Ólafur Olafsson han llegado a Buenos Aires siguiendo el rastro de la única persona que puede ayudarlos a destapar la organización criminal que se esconde tras la Hermandad de los Hombres Puros. Encontrar el Cartapacio de Minos, un misterioso documento que contiene la identidad de los integrantes de la cúpula de esta organización, es su única meta.
Pero no solo ellos lo buscan... Pronto descubrirán que una cara conocida está más cerca de lo que a ellos les gustaría.
A grandes males es un thriller donde la realidad y la ficción se confunden para sumergir al lector en una trama cargada de incógnitas cuyas respuestas se encuentran entre los muros del edificio Barolo, un rascacielos levantado para albergar las cenizas de Dante Alighieri.



Autor
César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y máster en dirección comercial y marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Ha desarrollado su carrera profesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que, en 2011, decidió trasladarse con su familia a Madrid para dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.
César Pérez Gellida irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. 
Constituía la primera parte de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», que continuó con Dies Irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 como reconocimiento a su ardua labor de documentación. 
En noviembre de 2014 le otorgaron el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre, y en marzo de 2015 apareció su cuarta novela, Khimera. Actualmente sigue escribiendo y colabora como columnista en El Norte de Castilla.
Con esta novela se cierra la trilogía «Refranes, canciones y rastros de sangre», compuesta, además, por Sarna con gusto y Cuchillo de palo.

Opinión personal
Parecía que no iba a llegar nunca pero, por fin, ya conocemos el desenlace de esta historia que se ha montado «el chico de Valladolid» en su cabeza para tenernos a todos a su merced durante casi once meses. Sí, todo ese tiempo ha pasado desde que empezó a hacernos sufrir con el secuestro de Marga y medio año desde que nos puso el corazón en un puño con la trata de blancas.
Porque eso sí, este muchachote es polivalente, lo mismo le da hablar del rapto de una adolescente desde todos los puntos de vista, como se monta un sarao con una secta de seudomasones que se hacen llamar los «hombres puros» (que ni pintao el nombre, oiga, porque menuda panda de cabrones). 
Pues ya estamos aquí, con una novela que para mí no ha sido lo que esperaba, porque ni en mis mejores sueños (o peores pesadillas) podía imaginarme que César iba a ser tan valiente como para tirarse desde el trampolín, haciendo un triple salto mortal con tirabuzón, a una piscina vacía.
¿Que por qué digo esto? Porque esta novela es inetiquetable y no se puede encasillar en ningún sitio. Le he puesto thriller porque tiene muchísima tensión y el autor maneja la intriga como el gran maestro que es, pero nadie puede atreverse a meter en un género al uso a esta obra.
Gellida es rompedor, tiene una legión de fans, los gellidistas, entre los cuales me incluyo con mucho orgullo, y ha creado una nueva manera de hacer novela negra, el gellidismo. 
Pero con la novela que hoy se publica ha dado un paso más y ha decidido romper con todos los moldes y estereotipos y se ha dedicado a escribir para disfrutar y para que nosotros disfrutemos.
Una apuesta muy arriesgada, porque muchos van a pensar que este no es el Gellida que conocemos y va a haber más de una comparación (odiosa, eso sí) con el megaselleriano Brown (que ya quisiera el americano servir para limpiarle los zapatos al de Pucela). Pero este tipo de novelas de «búsqueda» existen desde que el mundo es mundo, no son un invento de Dan, y César lo ha utilizado para poner un broche de oro a una trilogía magnífica.
Cuando hice el post de Sarna con gusto comenté que la tercera seguro que era merecedora de las 6 plumas (que ya sabéis que me cuesta mucho darlas). Y no suelo equivocarme cuando apuesto, siempre lo hago a caballo ganador. 
Esta no va a ser una reseña como las que hago habitualmente, porque no quiero romper la magia ni la sorpresa. Y me voy a dedicar a explicaros por qué le he dado esas 6 plumas, ya que va a ser muy difícil que se las dé a un libro de estas características:

  • Porque me ha roto los esquemas y no ha tenido nada que ver con lo que esperaba. Pensaba que iba a ser una sucesión y resolución de los delitos cometidos por los hombres puros y... para nada.

  • Porque ha descompuesto y desordenado los mimbres de la novela negra clásica para entregarnos una novela que termina bebiendo de las fuentes más puras de ese género, aunque para ello haya destrozado todas mis ideas preconcebidas.

  • Ya iba siendo hora que alguien se atreviese a romper con los moldes del género y le añadiera ingredientes de otros, desde el de aventuras/acción, pasando por los tintes de la histórica hasta una historia de amor. Hay que tenerlos muy bien puestos para hacerlo. Me quito el sombrero ante ti, colega. Eres un valiente.

  • Y si ha sido valiente en ese sentido, lo ha sido más al tener los cojones de convertir a Sancho en un secundario, cuando es la estrella del universo Gellida. Y aun así, me ha tenido completamente enganchada y entregada.

  • Pero ha ido más allá, sabiendo que se va a enfrentar a las críticas de todos... y hasta aquí puedo leer.

  • Detesto con todas mis fuerzas que Dante aparezca en una novela y empiecen los círculos, porque me vuelvo completamente loca y desisto. Es algo que me supera y que saca lo peor de mí (y hay mucho más de lo que veis).  Pero César ha conseguido que logre enterarme de todo y que pueda ir siguiendo las pistas fácilmente, la mayor parte del libro sin esfuerzo por mi parte.

  • Consigue mantener la tensión en todo momento, sin que decaiga, con algunos giros narrativos maravillosos. Pero, además, se permite un desenlace apoteósico,  de los nos dejan pensando: ¿y este tío de dónde se ha escapado? ¿Cómo puede ser tan buen escritor y darme justamente lo que necesito?

  • Ha conseguido que me posicionase desde el primer momento del lado de un personaje, con el que me he ido encariñando cada vez más y más, para luego decirme: todo tuyo, bonita, eres boba, y no lo has visto venir. Un puñetazo en toda la boca de esos que duelen más en el orgullo que físicamente.

  • Porque cumple el pacto de no engañar al lector. Todas las pistas estaban ahí, delante de mí, y soy yo la que no las he visto. El autor en ningún momento se saca ni un conejo de la chistera ni un as de la manga. Están todas muy claras, pero nos pasan desapercibidas porque estamos pensando más allá.

  • Porque he dudado hasta de la duda, porque se ha encargado de ir adelantándome lo que iba a pasar y que esa escena tardara mucho en reanudarse. Y eso me gusta, mucho, aunque cuando estoy leyendo me acuerde de todo el santoral.

  • Porque se documenta exhaustivamente para sus novelas y no nos mete todo lo que ha aprendido con calzador. No nos abruma ni nos satura con datos, datos y más datos, como hace, por ejemplo, Brown, que necesita dieciocho páginas para describirnos cómo es el color de la túnica de una Virgen (pues azul, leches, de qué color va a ser).

  • Ha habido momentos en que no sabía cómo iba a resolver semejante quilombo, pero ha interiorizado tanto la forma de ser de los argentinos que ahora tenemos que hablarle de vos, aunque solamente sea porque la escena de Perito Moreno me ha puesto los pelos de punta y me ha provocado tal angustia que casi me tengo que tomar una tonelada de Orfidal.

  • Al principio he dicho que no creo que vuelva a darle nunca 6 plumas a un libro de este tipo. Pero es que esta novela es mucho más que «este tipo de novelas», porque te hace pensar. Porque César no ha hecho un thriller para que lo cerremos y ya está. Ha hecho una trilogía para que después de terminarla la reposemos y analicemos todo lo que nos ha contado, que ha sido demasiado para procesarlo nada más terminar de leer.

  • Y, sobre todo, porque me lo he pasado muy bien leyéndola y la he disfrutado mucho y eso, chicos, no tiene precio. 


Resumiendo, que dice el Maestro: una novela negra atípica, con ingredientes de todos los géneros (desde el thriller al de aventuras, pasando por la histórica y con unos toques de la romántica), con una forma de sostener la tensión durante la obra que nos mantiene en vilo durante toda la lectura, con un magistral uso de la técnica de cortar los capítulos o las escenas adelantándonos lo que sucederá y dejarnos con dos palmos de narices esperando a que llegue el momento de continuar, con una ambientación fabulosa, con una documentación exhaustiva que se percibe pero que no nos  abruma y con un desenlace brutal para los que, como es mi caso, os guste la justicia poética, que nos hace preguntarnos cuando cerramos el libro: ¿cuándo podré leer el siguiente? Tengo mono de Gellida. ¡Hay que joderse! Un imperdible, sin ninguna duda.





Valoración: 10

Leída el 9 de marzo de 2017




















Esta novela participa en la Yincana Criminal en la sección: es una novela policíaca



https://detintaenvena.blogspot.com.es/2017/01/yincana-criminal-2017.html



36 comentarios:

  1. Eres una bestia parda. Sin paliativos. Una reseña de 6 plumas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana:
      Viniendo de ti, que fuiste, eres y serás uno de mis referentes en este mundo del «reseñeo» es todo un piropazo.
      Me estabas echando la bronca porque no reseñaba, ni para la yincana ni para nada, pero aquí estoy.
      Besotes y muchas gracias.

      Eliminar
  2. ¿Pensabas que te iba a dejar un comentario de dos líneas escasas y que me iba a ir de rositas? Pues no. Vayamos por partes:

    1.- La reseña es para quitarse el sombrero.

    2.- Si nadie conociese a Gellida y se encontrase esta reseña por casualidad, no solo es que compraría el libro, sino toda la trilogía y la anterior.

    3.- No hay nada que me guste más que me argumenten por qué debo leer algo. Por lo menos, en mi caso, cuando leo reseñas busco información del lector. Quiero que me explique por qué esta novela y no otra y tú lo has conseguido de calle.

    4.- Puedo seguir dándote razones, si quieres, pero lo resumiré brevemente: No voy a reseñar esta novela, aunque la leeré, porque superar esta será imposible.

    5.- ¿Me has entendido? Pues eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Ana.
      No puedo decirte otra cosa, porque me has dejado con la boca abierta.
      Besotes.

      Eliminar
  3. Jooo, yo -y que conste que me da mucha vergüenza confesarlo- aun no he leído nada de Gellida, pero a partir de ahora voy a ser una gellidista de nota. Gracias por la reseña de 10 que nos has regalado. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ángela:
      Pues no sabes lo que te pierdes. Lo que pasa es que lo del gellidismo es una droga dura. Una vez que empiezas ya no puedes parar.
      Besotes.

      Eliminar
  4. Me ha encantado tu reseña. Una buena forma de desgranar el universo Gellida, Montse. A mí me encanta y estoy deseando leerla aunque quizá tenga un poco de miedo por esa parte en la que se introduce a Dante y temo volverme loca como tú dices. A ver cómo me las apaño, que al final, aun volviéndome loca, el calvito este me hace disfrutar de lo lindo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mª Ángeles:
      No te preocupes por la parte de Dante que por mucho que lo detestes puedes hacerlo igual que yo, nunca más, porque es imposible. Es muy sencillo de sobrellevar, es más, a la tercera página ya ni te das cuenta de que habla de algo que odias.
      El calvito va a seguir haciéndote disfrutar, ya lo verás.
      Besotes.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Hola!
      Deberías, así te lo digo. Es casi obligatorio.
      Un besote.

      Eliminar
  6. ¡Qué ganas de leerlo! Menos mal que hoy sale a la venta y va a ser mío :-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:
      Espero que ya lo tengas en tu poder y que se te haya pasado el ansia.
      Besotes.

      Eliminar
  7. ¿Y ahora qué? Muy bien la miel en los labios se dice...
    Yo no sé si podré aguantar el día sin empezarla, porque tenerla, ya la tengo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, pequeña:
      Pues ahora a leerlo, digo yo.
      Y no me hables de agendas ni de cosas raras porque nada de eso tiene que ver conmigo.
      Besotes.

      Eliminar
  8. Aquí una gellidista con ganas de tener, y más después de leer tu reseña, este pedazo de libro en mi poder. Ayer me lo pidió mi novio para su cumpleaños y no sé si aguantaré hasta el 24 de marzo, además él lo leerá primero porque fue quien me introduzco en el mundo Gellida. Ah y también porque es su regalo jajajaja. Enhorabuena por la reseña. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María:
      Muchísimas gracias.
      ¿Has probado con el chantaje emocional? Suele ser muy efectivo siempre que no abusemos de él, porque los chicos suelen ser muy simples (en el buen sentido del término, porque lo que sucede es que nosotras somos unas brujas que los manipulamos a nuestro antojo).
      Disfrútalo mucho.
      Besotes.

      Eliminar
  9. Y yo sin leer a este autor...tengo Memento Mori esperando en la estantería desde hace bastante tiempo. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bibi:
      Pues deberías ponerte con él, preciosa, porque sabes que aquí no hay trampa ni cartón, que se dice lo que se piensa aunque no se piense lo que se dice.
      Besotes.

      Eliminar
  10. Hola Montse,
    Me daba miedo la parte de Dante, así que me dejas más tranquila, y con unas ganas locas de leer la novela!!! Lo malo es que luego hay que esperar al siguiente :(
    Fantástica entrada/no reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Abril:
      Muchísimas gracias.
      Aquí no hay siguiente, este es el cierre de la trilogía.
      Y que Dante no te de miedo, porque es imposible que nadie le tenga más manía que yo.
      Besotes.

      Eliminar
  11. Tengo al autor más que apuntado y todas vuestras reseñas no hacen más que gustarme más por lo que voy a encontrar. Saludos y gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José Ángel:
      Pues no sé a qué estás esperando para estrenarte. Porque luego te vas a arrepentir de no haberlo hecho antes.
      Gracias a ti siempre.
      Besotes.

      Eliminar
  12. Y ahora cómo digo que no a este libro!!Lo malo es que tengo un retraso. ..de casi todos sus libros!! Tendré que poner remedio.
    Felicidades por tu reseña
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mari:
      Muchísimas gracias.
      Pues si es de casi todos no vas mal, tienen que ser menos de seis :)))
      Besotes.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Hola, Soldadito marinero:
      Muchas gracias.
      Besotes.

      Eliminar
  14. Montse, me guardo esta reseña para leerla en los momentos bajos. Mil gracias, de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, César:
      Mil gracias a ti, siempre, por ser y por escribir, «chico de Valladolid».
      Besotes.

      Eliminar
  15. Es la segunda reseña que leo sobre este libro. Voy a tener que pensarme lo de darle una oportunidad.
    Mil gracias por tu post.

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pérfida:
      Encantada de conocerte, aunque seguro que tu nombre no tiene nada que ver con tu personalidad, ¿o sí?
      Mil gracias a ti por pasarte por aquí.
      Tienes que darle la oportunidad ya, o te arrepentirás.
      Besotes.

      Eliminar
    2. UF!. Pues yo leí la primera trilogía y no me convenció y la verdad no pensaba leer ninguna mas, pero tu reseña me ha hecho replantearmelo, asi que quien sabe, igual dentro de nada estoy leyéndola.. Besinos y me quedo por aquí.

      Eliminar
  16. Tengo ante mi un gran reto, y es que no he leído nada de Gellida y en casa tengo esperando Memento Mori, en fin que como el de Pucela me encandile tanto como a tí, me doy un atracón de Gellidismo que no salgo viva de la experiencia, lo estoy viendo venir

    ResponderEliminar
  17. Es el último título que me queda por adquirir de César, aunque reconozco que no le he hincado el diente a esta segunda trilogía. Disfruté mucho con "Memento mori" y con "Khimera", las dos reseñadas en mi blog, aunque la lectura del resto de títulos han coincidido con una etapa de bajón de reseñas por falta de ganas. Creo que este verano intentaré leer la trilogía toda seguida (con este título tengo que hacerme sí o sí), aunque no sé si encontraré fuerzas para reseñarlos, después de lo que has hecho tú. Está bien eso de encontrar un autor que es sinónimo de disfrute, y César, de momento, lo está demostrando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. He pasado por encima de tu reseña ya que tengo esta novela pendiente. Gellida nunca falla.

    ResponderEliminar
  19. Impresionado estoy, desde luego que no me la pierdo. Muchas gracias por esta magnífica reseña. Un beso

    ResponderEliminar
  20. Una reseña de lujo! Ya tienes víctima para la yincana, puedes matarme, no he leído a este autor y tengo dos libros de la primera trilogía.
    Besitos

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a mi blog y gracias por comentar. Pero si lo que quieres es promocionar el tuyo o tu novela, no publicaré tu comentario; para eso mejor que utilices un mail; tampoco si lo haces de manera anónima o si tus comentarios son irrespetuosos. Un beso.